Edición n° 2650 . 23/02/2024

YPF respetará las decisiones de las comunidades originarias

El presidente de YPF Litio e Y-TEC aseguró que la empresa estatal realizará todos los pasos necesarios para alcanzar la licencia social con los pueblos indígenas que habitan en las proximidades de los humedales altoandinos.

Por Analía Brizuela

El presidente de YPF Litio e Y-TEC, Roberto Salvarezza, aseguró a este medio que la empresa estatal no coaccionará a las comunidades originarias para que acepten proyectos de litio en sus territorios. La aseveración implica que la empresa estatal completará la consulta previa, libre e informada, y aceptará la decisión de sus habitantes, en caso de que opten por no admitir la exploración y explotación del recurso en sus territorios. «Si no están de acuerdo, nos vamos», ratificó el funcionario.

Al concluir su exposición programada en el Seminario internacional sobre litio realizado en Salta en la segunda semana de agosto, Salvarezza se explayó sobre la importancia que le otorga YPF a los estudios sobre las reservas de agua en los humedales del altiplano argentino. «Nosotros necesitamos ese insumo» en las plantas de producción de carbonato de litio «pero también necesitamos asegurarnos que no resulte afectado», dijo. En ese sentido, ubicó a las universidades nacionales como las instituciones idóneas para ejercer el control de esos acuíferos de la Puna y el altiplano.

Salvarezza recordó que la información sobre la disponibilidad de agua en los humedales altoandinos nunca fue completamente relevada. Por esa razón, YPF Litio e Y-TEC buscan implementar un sistema similar al de Chile, en base a sensores, para estructurar la base de datos que permitirá analizar tanto las cantidades de agua que capturan los acuíferos en las salinas y salares, como el modo en que interactúan los flujos en las cuencas de la Puna y el altiplano (algunas abiertas y otras cerradas). 

El presidente de YPF Litio e Y-TEC en Salta (Imagen: Analía Brizuela). 

El funcionario adelantó que la Comisión Nacional de Actividades Espaciales, trazará una línea base para que el SAOCOM capture periódicamente imágenes en su travesía geoestacional. Esa información del satélite argentino permitirá establecer un historial del registro de humedad presente en el suelo de los salares y salinas. Formará parte de la información con la que contarán los investigadores que integran el proyecto Red Interdisciplinaria para la Explotación Sostenible de los Salares del NOA (RIESaS). Se trata de un estudio en el que trabajarán académicos de las universidades nacionales de Salta, Jujuy y La Plata, también el Instituto Nacional de Tecnología Industrial, y el CONICET.

La meta de YPF, explicó Salvarezza, «es aumentar su capacidad y exigencias ambientales», para que «también los privados acompañen». Para el titular de YPF Litio e Y-TEC, es clave que la empresa nacional alcance el estándar más alto posible en el manejo de los acuíferos altoandinos. «También importa el manejo de los residuos», agregó. «En Chile, las empresas primero explotaron el cloruro de potasio y después el carbonato de litio. Por eso las plantas en (el Desierto de) Atacama procesan materiales que -como el caso del cloruro de potasio- resultan del proceso de producción de carbonato de litio», detalló.

Baterías de litio 

Durante la exposición que brindó Salvarezza ante empresarios mineros reunidos en el Seminario Internacional en Salta, explicó por qué Argentina tiene capacidad para la producción de esta nueva tecnología de almacenamiento de energía. «En las baterías ion litio», detalló ante el auditorio, «el 34 por ciento del valor es el cátodo y el 22 por ciento corresponde al material del ánodo». «Hemos elegido como material activo del cátodo el litio-ion-fosfato, o el LFB, que es la tecnología que se está imponiendo. Permite mayor grado de integración nacional y regional, es seguro, menos contaminante, y de ciclo de vida mas prolongado», precisó. Es la apuesta de industrialización de YPF Litio e Y-TEC.

«YPF tiene una historia de integrar los recursos para convertirlos en productos. Ahora estamos haciendo lo mismo para integrar la cadena del litio», respondió Salvarezza tras la consulta sobre el rol de la empresa energética con participación estatal en la producción de las baterías del futuro descarbonizado. «Queremos posicionarnos con baterías de dos tipos», continuó: «una para almacenamiento estacionario», que se producirán en la planta ubicada en La Plata, «y otra para electromovilidad», que se producirán en la planta de Santiago del Estero.

Argentina «es el único país de la región que va a contar con cien megawatts por año de almacenamiento«, adelantó sobre la capacidad anual de producción de baterías medida en energía almacenada. «Con Livent/ Allkem cerramos un contrato de compra y recibiremos el carbonato de litio para las primeras toneladas del LFP que van a abastecer la planta (de La Plata) el mes que viene», anunció el presidente de YPF Litio. «Si queremos escalar la producción a gigawatts, es muy importante buscar socios internacionles para que Argentina pueda colocarse entre los grandes jugadores», tentó a los presentes.

Salvarezza recordó a empresariado presente en el encuentro internacional del litio, que YPF busca el abastecimiento propio de insumos clave. «Los componentes que requieren el LFP», la materia prima que es el carbonato de litio, «YPF Litio se encuentra en etapa de exploración en Fiambalá», dijo sobre el cateo de la empresa en el altiplano de Catamarca. «El fosfato ferroso«, otro componente de las baterías, «tiene un costo bajo y se puede conseguir en la región», agregó. Si bien para el ánodo de las baterías (que constituye el 22 por ciento) se requiere grafito (mineral o sintético) y Argentina no posee grandes cantidades, Salvarezza recordó puede obtenerlo del coque, combustible que se utiliza en la industria de la fundición de aluminio, acero y otros metales (caso ALUAR). Luego se refirió a otro componente estratégico, el electrolito, que constituye el 10 por del costo de la batería. «Hoy es difícil obtener grandes cantidades» debido a su alta demanda, recordó, «pero la Comisión Nacional de Energía Atómica ha logrado aislarlo», lanzó al auditorio.

La CNEA anunció el 19 de julio pasado sus avances en el desarrollo de un sistema para la producción nacional de hexafluorofosfato de litio (LiPF6) o sales de litio. Se trata del insumo imprescindible para los electrolitos de las baterías de ion-litio. Es un compuesto que solo fabrican países asiáticos (China principalmente) y que, por la alta demanda, tienen un stock reducido. Como el litio es un elemento que pertenece al grupo de los metales alcalinos, al oxidarse permite que las baterías tengan una mayor vida útil. Parte de la materia prima (el litio y que no se encuentra en estado puro en la naturaleza) se transforma en hexafluorofosfato de litio para poder usarla en el electrolito. De esa manera, se convierte en uno de los tres elementos presentes en cada celda de una batería de ion-litio, además del ánodo y el cátodo. 

En tiempos pos Paso, con el candidato más votado a presidente de la Nación, Javier Milei, de La Libertad Avanza, anunciando que si es electo cerrará YPF, Argentina avanza en las técnicas para contar con el insumo más estratégico en la producción nacional de las baterías del futuro limpio.

Fuente: Página 12