Edición n° 2790 . 12/07/2024

Caso Vicentín, afirmó el titular del Banco Nación : «Rechazamos el plan de extranjerización y desguace»

El titular del Banco Nación expresó su oposición al «acuerdo» que ofrece Vicentin. «Implica una quita del 80% del valor presente de la deuda con el Banco», aseguró Eduardo Hecker / La empresa anunció un acuerdo con 811 acreedores menores que perjudica a la banca pública.

( Por Raúl Dellatorre/ Página 12/ Motor Económico) La firma Vicentin SAIC informó que tuvo la aceptación de más de 811 acreedores verificados a su propuesta de cancelación de deuda en el marco del proceso concursal. Este número le permitiría dar por cumplida la primera exigencia, a través de la aprobación de la mitad más uno del número de acreedores comerciales. En segunda instancia deberá obtener la conformidad de los acreedores del sector financiero para alcanzar el requisito de la «segunda mayoría», que implica lograr la aceptación de los representantes del 66% del capital verificado, según lo establece la Ley de Concursos y Quiebras. 

Pese a las múltiples irregularidades acreditadas, y que incluso catorce de los directores principales de la compañía fueron imputados por defraudación y estafa por la justicia penal de Rosario, el juez del concurso, Fabián Lorenzini, mantuvo el control de la cerealera en manos del clan familiar, el que además se reparte entre más de cien integrantes el 100% del paquete accionario de Vicentin. Este grupo es el que presentó la propuesta que, de ser aprobada, permitiría avanzar con el plan de sesión del control de la empresa a la sociedad conformada por Viterra Argentina SA (filial local de la suiza Glencore) y ACA (Asociación de Cooperativas Argentinas, vinculada a Coninagro).

Banco Nación, en contra

Eduardo Hecker, presidente del Banco Nación, principal acreedor del grupo Vicentin (por más de 300 millones de dólares en una deuda total de 1400 millones), anticipó su rechazo a la propuesta, al ser consultado por Página/12

«Nosotros mantenemos nuestra firme posición de rechazo, porque es una propuesta inaceptable para el Banco. Implica una quita del 80% en valor presente, posición que ya conocen el resto de los acreedores, la empresa y el juez», señaló el titular de la mayor entidad bancaria del país. 

«Vamos a mantener nuestro reclamo de una propuesta seria, sensata, razonable y que no sea una exacción a los intereses del Estado y de todos los argentinos, que son los legítimos propietarios del Banco Nación. Esa ha sido nuestra posición histórica, la hemos mantenido y estamos en contra de esa propuesta, además, porque puede implicar el desguace y la extranjerización de la compañía, cosa que tampoco vamos a acompañar. Por el contrario, estamos trabajando en nuevas propuestas que mejoren el perfil de la actividad», indicó Hecker.

La propuesta de cancelación de deuda de Vicentin a sus acreedores, presentada en febrero pasado, fue la segunda, ya que la primera había sido rechazada por el juez Lorenzini. En esta última, la empresa propuso el pago de 297 millones de dólares en efectivo, de los cuales 170 millones se destinarían a la cancelación de la deuda con los acreedores por montos inferiores a los 30 mil dólares.

«Con eso queda resuelta la situación de los 792 acreedores de menor monto», habían adelantado en febrero voceros de Vicentin. Esa masa de acvreedores, más otra veintena que sumaría su apoyo, es la que le permite afirmar a la conducción de Vicentin que ya alcanzó la primera meta para el acuerdo: la aprobación de una «primera mayoría», la mitad más uno de las cápitas.

Como parte de la misma propuesta, los directivos de Vicentin presentaron un plan de transferencia del control de la firma a «actores con solvencia económica, financiera y profesional», en referencia al autodenominado grupo de «interesados estratégico» en una salida que garantizara la continuidad del funcionamiento de la empresa. 

Estos eran, al momento de formularse la propuesta, Viterra, ACA y Molinos Agro (grupo Pérez Companc). pero hace menos de un mes, el 30 de marzo, esta última comunicó «su decisión de dejar de formar parte del proceso de elaboración de una propuesta que involucre el capital social de Vicentin y/o sus activos y su utilización». Invocando «criterios de prudencia» ante la «alta volatilidad nacional e internacional» en los mercados, Molinos se bajó de un proceso que presenta más de una arista cuestionable. 

Los representantes del clan Vicentin, sin embargo, volvieron a mostrar este miércoles su decisión de seguir adelante. «Confiamos que, independientemente de haber alcanzado el número formalmente requerido, seguirán sumándose adhesiones en las próximas semanas para alcanzar un consenso aun más significativo», afirman entusiastas en el comunicado hecho público.