Edición n° 2744 . 27/05/2024

Venezuela retorna al escenario internacional

Colombia y Venezuela recomponen sus relaciones, en momentos en que se perfila un replanteamiento de la estrategia internacional frente a Caracas.

Unos meses atrás, habría parecido inimaginable: los gobernantes de Colombia y Venezuela, juntos, abogaron por la defensa de los bosques en la COP27, que se celebra en Egipto. El hecho resulta notable porque, hasta hace poco, ambos países no tenían siquiera relaciones diplomáticas. Pero desde la llegada al gobierno del izquierdista Gustavo Petro en Bogotá, el acercamiento se ha puesto en marcha y avanza aceleradamente.

En conversación con DW, el analista político venezolano Francisco Alfaro Pareja, doctor en Estudios de Paz y Conflictos, recuerda que uno de los factores de la prolongada ruptura de las relaciones bilaterales fue el distanciamiento de Venezuela del marco democrático y del Estado de derecho. «Por eso pienso que el acercamiento de Colombia y Venezuela tiene que partir al menos del reconocimiento del conflicto, de sus causas y consecuencias”, dice, lamentando que el presidente colombiano no haya planteado exigencias. No obstante, destaca que, durante su reciente visita a Caracas, Petro señaló que el sistema interamericano de derechos humanos está basado en la democracia liberal. «El hecho de haya mencionado ese elemento y la necesidad de que Venezuela vuelva al sistema interamericano, sin lugar a dudas, es muy importante”, afirma.

Nueva constelación

Lo que sí ha cambiado perceptiblemente es el contexto internacional, y un botón de muestra lo ofrece la presencia de Nicolás Maduro en la COP27, donde conversó unos minutos con el presidente francés, Emmanuel Macron, en un pasillo, e incluso se dio un apretón de manos con el enviado especial de EE. UU. para el Clima, John Kerry.

«Hay un cambio de estrategia del mundo frente a Venezuela. La fatiga por aislamiento no funcionó, el aislamiento fracasó”, apunta Rodríguez.

Además, el cambio a nivel internacional ha sido acelerado por la situación en Ucrania y la crisis energética. En este contexto, Venezuela vuelve a surgir como un actor importante. «Potencias como Estados Unidos y Francia se plantean una nueva forma de abordar a Venezuela, lo que le da oxígeno al régimen de Nicolás Maduro. Eso hace que tengamos que pensar cuáles van a ser las prioridades, cómo mantener relaciones con un régimen no democrático, buscando, sobre todo, una mayor protección de derechos humanos”, dice el analista colombiano.

Alfaro Pareja coincide en el nuevo interés que despierta Venezuela. «Probablemente con un acercamiento se logre restituir, por supuesto, con una inversión de mediano plazo, una fuente de suministro de petróleo y gas importante para Occidente”, dice. Evidentemente, la oposición venezolana se da cuenta de que ha cambiado la constelación, «pero la redefinición de la estrategia todavía está en discusión”, explica. En todo caso, «la estrategia de una ruptura, de un cambio rápido, ya no es factible. Ya parece que se entiende que esto va a ser un cambio progresivo, de reinstitucionalización”.