Edición n° 2744 . 27/05/2024

“Un país donde pueda ser yo…Y ante todo te respete…aunque uses un chupete…»

Especiales / #Motorcumple7

Clara Razu/ Economista/ Docente

El país que quiero

Hoy, 40 años después, con los mismos sueños, más experiencia muchos logros en el camino y también desilusiones, algunos, algunas y algunes seguimos creyendo en construir un país “donde todos, todas y todes entren”.Lo que espero es lo que defiendo y pienso, es ideológico, espero transitar el camino hacia el desarrollo económico con inclusión, donde la explotación sustentable de los recursos naturales sea una herramienta de ese desarrollo y no un objetivo.

Donde la educación y la inversión en investigación nos lleven a la senda de la sustitución de importaciones, y la promoción de exportaciones de bienes con valor agregado.

Que este proceso nos permita acumular los dólares necesarios para independizarnos del Fondo Monetario  Internacional, pagándoles, la deuda que tomaron otros.

Que la producción resultante de ese proceso, derive en la creación de empleo de calidad.

Que el papel del Estado se refuerce para que sea un actor políticamente fuerte que no solo “regule y garantice”, sino que promocione y estimule los derechos de todos, todas y todes los habitantes de esta nación a condiciones de vida digna, a partir de la redistribución del ingreso, con un sistema tributario progresivo.

Espero que definitivamente se reforme la ley de entidades financieras, que se transforme en una ley de servicios financieros, donde las finanzas estén al servicio de la producción y no de la especulación.

Qué la equidad distributiva sea un objetivo posible y que la estructura productiva no estimule los procesos inflacionarios. Y que esa estructura incluya a la economía popular como actor imprescindible y sus trabajadores sean reconocidos como tales.

Que se garantice el derecho a la salud con hospitales no solo con aparatología sino con personal de salud bien remunerado.

Que la seguridad sea que todos tengan los recursos suficientes para satisfacer sus necesidades.

En definitiva aun creo, espero y defiendo  un modelo productivo, de desarrollo, donde la construcción sea “desde el pie”.

De las plataformas políticas en pugna, solo una, representa esta largo listado de expectativas.

“Tenemos con que”…dice uno de los spots publicitarios de Unión por la Patria.

“Con que” incluye, la construcción de obras de carácter energético, la recuperación de las políticas de investigación y desarrollo por parte del Estado, desde Y-TEC (empresa de investigación y desarrollo para la industria energética más importante de la Argentina que une la experiencia operativa de YPF y el capital científico del CONICET) así la recuperación de las exportaciones post-sequía.

La recuperación de los resultados del comercio exterior, permitirá sostener un flujo creciente de dólares, evitando la generación de la depreciación de la moneda en función del aumento de la cotización del dólar.

Por otro lado la inclusión de la Argentina en los BRICS representa un estímulo al flujo del comercio exterior y la posibilidad no solo de acceso a préstamos de carácter productivo extra Fondo Monetario, sino también a realizar intercambios en monedas locales y no en dólares, fundamentales para que podamos acumular esa moneda dura, para cumplir con las obligaciones con los acreedores privados y con los organismos multilaterales, obviamente nos referimos al FMI.

No solo se trata de bajar la inflación, sino de sostener un ritmo de crecimiento económico que permita que la evolución de todos los precios  (el salario y los intereses, también los son) no horaden el poder adquisitivo de todos los sectores que perciben ingresos fijos. Por eso es necesario establecer políticas de control de precios que se centralicen en los formadores de precios.

La inflación no se explica ni con la emisión monetaria, ni con la evolución del gasto público, ni siquiera con la evolución del “dólar blue”, de hecho si se toma la evolución de los precios de la canasta alimentaria desde agosto 2022 hasta el mismo período de 2023, de observa que fue de 400%, mientras que el dólar en su versión informal (blue), alcanzó el 300%. Está claro que tampoco fue el costo “laboral”, ni el gasto público, (controlado por el acuerdo por el FMI) que se mantiene en un 1,9% del PBI, tampoco la emisión monetaria, ya que representa solo el 7% del PBI…entonces solo la sobre estimación de las ganancias de los formadores de precios explican el fenómeno inflacionario, o sea más control estatal, no menos.

Los candidatos de Juntos por el Cambio y la Libertad Avanza apuntan a viejas políticas económicas que nos pusieron en esta situación, más allá de los errores cometidos por la gestión de Alberto Fernandez. No es volviendo al pasado que saldremos de los problemas actuales, solo profundizando el camino al desarrollo con inclusión y justicia social, que no es una aberración, como sostiene uno de los candidatos a los gritos.

Por más derechos, porque esta oportunidad, no puede ser desperdiciada por quienes quieren convertirnos en una factoría colonial.