Edición n° 2761 . 13/06/2024

Se pierden casi $600 mil millones al año en desechos de automóviles por una vieja normativa

La Cámara de Recuperadores y Venta de Autopartes (CARVA) advirtió que la ley solo permite recuperar 30 piezas de cada auto que llega al final de su vida útil. Piden modificarla para crear más de 16.000 puestos de trabajo y combatir la comercialización de repuestos en el mercado ilegal.

La Cámara de Recuperadores y Venta de Autopartes (CARVA) reclamó que se actualice una vieja normativa vigente en Argentina que solo permite recuperar 30 piezas de cada auto que llega al final de su vida útil, lo que genera pérdidas de casi $600 mil millones por año en desechos de automóviles.

CARVA advirtió que cada año se desechan 150.000 neumáticos reutilizables y 35.000 kilos de piezas de chapa en excelente estado, además de partes como ópticas, faros, espejos, asientos y paragolpes. Esto tiene un impacto económico, laboral e incluso de seguridad, ya que favorece la comercialización ilegal de repuestos.

«El problema es que en Argentina la legislación vigente (Ley 25.761 y Resolución de la Secretaria de Industria) establece que de cada vehículo solo se pueden recuperar 30 piezas y el resto debe ser destruido», explicó el titular de la entidad, José Luis Álvarez.

Señaló que «esto limita el crecimiento de las empresas dedicadas a esta actividad, así como la generación de empleo, generando además mayor impacto ambiental dado que no se reutilizan la mayoría de las partes». Si se modifica la normativa, estimó que podrían generarse más de 4.000 puestos de trabajo directos y más de 12.000 indirectos.

«Actualmente se descartan más de 35.000 automotores por año bajo esta modalidad. En los países desarrollados los tratadores de autos descartados recuperan entre el 85% y el 95% de las 4.000 piezas que los componen, que a su vez pueden ser de hasta 40 materiales diferentes», destacó.

En Argentina existen 164 empresas legales dedicadas a la recuperación y comercialización de repuestos recuperados que generan empleo para más de 1.500 personas. Sus premisas fundamentales son la adquisición lícita de autopartes usadas, la ética comercial y el cuidado del medio ambiente.

Las autoridades de CARVA mantuvieron reuniones con funcionarios de las secretarías de Industria y de Comercio Exterior de la Nación para plantear el tema y próximamente serán recibidos por una comisión de legisladores. «Queremos ser parte de la solución, que la gente sepa que podríamos aportar al mercado los repuestos que hoy son escasos, pero necesitamos un cambio en la normativa», subrayó Álvarez.