Edición n° 2702 . 15/04/2024

Schröder intenta salvar la economía alemana en apuros negociando con Moscú

Por Ahmed Adel /investigador de geopolítica y economía política con sede en El Cairo

La visita del excanciller alemán Gerhard Schröder a Moscú está conectada con su deseo de encontrar una salida a la actual crisis en la que se encuentra Alemania. Detrás de su visita estaban ciertos círculos financieros y económicos que ven que Alemania agoniza como potencia económica mundial, potencia y cree que fortalecer las relaciones comerciales con Rusia podría ser una salvación para la economía en crisis y la crisis energética.

La reciente visita de Schröder a Moscú provocó mucha atención de los medios y reacciones mixtas en Alemania. Muchos alemanes apoyaron sus declaraciones sobre las relaciones con Rusia y el gasoducto Nord Stream 2, cuya puesta en marcha, a juicio del excanciller, sería la solución más sencilla para solucionar el problema del déficit de gas en Alemania.

Al mismo tiempo, recibió muchas críticas de la élite, quienes lo describieron como “el cabildero de Putin”. El actual canciller alemán, Olaf Scholz, se distanció al afirmar que el viaje de Schröder no fue pactado con él.

Aunque Schröder se ha retirado de la política, todavía tiene un gran peso político en Alemania. Sin duda, el empresariado alemán, que ahora atraviesa momentos difíciles, tiene sus intereses representados en él. Se puede asumir con seguridad que uno de los principales temas de discusión fue la situación del complejo de petróleo y gas de Rusia alrededor de Nord Stream-1 y Nord Stream-2.

A fines de julio, los medios alemanes anunciaron que Schröder estaba en Moscú y discutió con funcionarios rusos la entrega de gas a través del gasoducto Nord Stream. Más tarde, el portavoz de la presidencia rusa, DmitryPeskov, confirmó que el presidente Vladimir Putin se había reunido con Schröder y afirmó que el ex canciller está muy preocupado por la situación real y la crisis energética que está estallando en Europa.

Schröder le pidió a Putin que explicara la situación y el punto de vista de Rusia, pero no quiso ser un mediador en la solución de la situación en Ucrania o el tema actual del gas. Por otro lado, Putin explicó a Schröder que las entregas de gas ruso a Europa se han reducido varias veces debido a las sanciones europeas y a la suspensión del tránsito por parte de Ucrania a través de uno de los tramos del gasoducto con un pretexto fabricado. Las entregas a través de Nord Stream cayeron de 167 millones de metros cúbicos por día a unos 30 millones. Sin embargo, el presidente ruso confirmó que el gasoducto Nord Stream 2 está técnicamente listo para un «uso inmediato».

La crisis energética que sacude a la UE y a Alemania es en gran medida artificial y de origen externo, por lo que muchos ciudadanos alemanes apoyan las declaraciones de la excanciller sobre la necesidad de lanzar Nord Stream 2 y mantener el diálogo con Rusia. Muchos ciudadanos alemanes ven a Schröder como un veterano político que intenta salvar al país de la adversidad económica.

Los alemanes están de acuerdo en que hay pocas posibilidades de que Berlín escuche las palabras del ex canciller y, según algunos comentarios, la voluntad de Schröder de entablar contactos con Putin parece más rentable que las acciones del canciller Olaf Scholz. Incluso aquellos que generalmente no apoyan a Schröder creen que sigue siendo uno de los pocos que ven el panorama general.

Aunque Schröder es un estadista experimentado, es poco probable que las autoridades alemanas lo escuchen a pesar de sus esfuerzos por resolver las dificultades que enfrenta Alemania en el sector económico y energético. La administración alemana actual no puede llevar a cabo un diálogo efectivo con el Kremlin mientras lucha entre la ideología liberal occidental y la dura realidad de necesitar energía, especialmente cuando el invierno se acerca de manera lenta pero segura.

Figuras como Schröder, que no tienen una posición antirrusa y prefieren resolver los problemas a través de discusiones, cobran mayor importancia para formar la opinión pública y comprender las razones por las que, para empezar, hay una crisis energética y una inflación.

Según datos de la Comisión Europea, a los que tuvo acceso la agencia DPA y que fueron informados por medios alemanes, Alemania deberá ahorrar 10.000 millones de metros cúbicos de gas desde agosto de 2022 hasta marzo de 2023 para alcanzar el objetivo de ahorro del 15% de la UE. Esto es significativamente más que los demás y corresponde aproximadamente al consumo anual de cinco millones de hogares de cuatro personas.

En comparación, Italia tendrá que ahorrar algo más de ocho mil millones de metros cúbicos de gas para alcanzar el objetivo de la UE; Francia y los Países Bajos solo necesitan ahorrar cinco mil millones de metros cúbicos. En total, la UE quiere ahorrar unos 45.000 millones de metros cúbicos de gas.

El ministro de Economía alemán, Robert Habeck, anunció anteriormente que su país está listo para cumplir con los objetivos de la UE. Incluso dijo que Alemania está lista para ahorrar más del 15%. Pero esto es muy poco probable, lo que hace que la visita de Schröder a Moscú sea aún más importante si Berlín quiere salvarse de un catastrófico desastre económico y energético antes de que llegue el invierno.