Edición n° 2660 . 04/03/2024

Samarcanda en la encrucijada: de Timur “el conquistador” a la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI)  y laOrganización de Cooperación de Shanghái (OCS)

Desde su antiguo papel en la Ruta de la Seda hasta el proyecto BRI de China, Uzbekistán seguirá siendo un importante centro geoeconómico en Asia Central.

POR PEPE ESCOBAR>The Cradle

SAMARCANDA: la ciudad definitiva de la Ruta de la Seda, ubicada en una encrucijada comercial euroasiática sin igual, es el lugar ideal desde el que examinar hacia dónde se dirige la aventura de las Nuevas Rutas de la Seda. Para empezar, la próxima cumbre de jefes de estado de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) tendrá lugar en Samarcanda a mediados de septiembre.

La antigua ciudad deslumbró a Alejandro Magno en el 329 a. C. y enloqueció a la dinastía Tang por sus melocotones dorados. Este era un centro cosmopolita que abrazó la adoración del fuego de Zoroastro e incluso coqueteó con el cristianismo nestoriano, hasta que los conquistadores árabes bajo la bandera del Profeta llegaron en 712 y cambiaron todo para siempre.

En el siglo XIII, los mongoles irrumpieron en escena con el proverbial estruendo. Pero luego, Timur, el conquistador turco-mongol que fundó la dinastía Timurid a fines del siglo XIV, se dispuso a embellecer Samarcanda en un diamante resplandeciente, atrayendo a artistas de todo su vasto imperio (Persia, Siria, India) para que sea «menos un hogar y más un trofeo maravilloso.”

Y, sin embargo, siempre el nómada por excelencia, Timur vivía en elegantes tiendas y jardines en las afueras de su joya urbana.

El frenesí del comercio de la Ruta de la Seda se extinguió en el sigloXVI después de que los europeos finalmente «descubrieran» su propia Ruta Marítima de la Seda.

Rusia conquistó Samarcanda en 1868. Fue, brevemente, la capital de la República Socialista de Uzbekistán antes de la transferencia a Tashkent y luego, hasta 1991, sumida en la invisibilidad. Ahora la ciudad está lista para revivir su antigua gloria, como un centro clave del siglo euroasiático.

¿Qué pensaría Timur de todo esto?

“Conquistador del Mundo”

Timur nació en un pequeño pueblo a las afueras de Samarcanda, en un clan de mongoles turquizados, solo un siglo después de la muerte de Genghis Khan. Golpeado por flechas en el hombro derecho y la cadera cuando solo tenía 27 años, recibió una bofetada con el peyorativo apodo persa de Timur-i-Leme («Timur el Cojo»), más tarde latinizado en Tamerlán.

Al igual que con Genghis, no querrías enfrentara Timur. Se propuso con determinación convertirse en «Conquistador del mundo» y lo entregó en masa.

Timur derrotó al sultán otomano Beyazid en Ankara (no se lo menciones a los turcos); destruyó la Horda de Oro en las estepas kazajas; bombardeó ejércitos cristianos en Smyrna (hoy Izmir) con balas de cañón hechas de cabezas cortadas.

En Bagdad en 1401 -todavía lo recuerdan, vívidamente, como lo escuché en 2003- sus soldados mataron a 90.000 residentes y cementaron sus cabezas en 120 torres; gobernó sobre todas las rutas comerciales desde Delhi a Damasco; evocó la poesía de Edgar Allan Poe, el drama de Christopher Marlowe, la ópera de Vivaldi.

El occidente colectivo zombificado y “despertado” se burlaría de Timur como el autócrata proverbial, o un «dictador» como Vladimir Putin. Disparates. Fue islamizado y turquizado, pero nunca un fanático religioso como los salafistas yihadistas de hoy. Era analfabeto, pero hablaba persa y túrquico con fluidez. Siempre mostró un enorme respeto por los eruditos. Fue un nómada siempre en movimiento que supervisó la creación de algunas de las arquitecturas urbanas más deslumbrantes de la historia del mundo.

Todas las noches a las 21 horas, frente a la iluminación psicodélica que envuelve el tesoro arquitectónico del Registan (“lugar de arena”), originalmente un bazar en un cruce de caminos comerciales, en medio de las conversaciones borrosas de innumerables familias de Samarcanda, todavía resuenan las palabras de Timur: “Que el que dude de nuestro poder, mire nuestros edificios.”

Timur murió en 1405 en Otrar -hoy en el sur de Kazajistán- cuando estaba planeando la Madre de Todas las Campañas: la invasión de la China Ming. Este es uno de los mayores «qué pasaría si» de la historia. ¿Habría sido capaz Timur de islamizar la China confucianista? ¿Habría dejado su huella al igual que los mongoles que todavía están muy presentes en el inconsciente colectivo ruso?

Todas estas preguntas se arremolinan en nuestra mente cuando nos encontramos cara a cara con la tumba de Timur: una impresionante losa de jade negro en el Gur-i-Mir, en realidad un santuario muy modesto, rodeado por su consejero espiritual Mir SayidBarakah y familiares como su nieto, el astrónomo estrella UlugBeg.

De Timur a Putin y Xi

Xi Jinping y Vladimir Putin no son material de Timur, por supuesto, y mucho menos del actual presidente uzbeko ShavkatMirzoyoyev.

Lo que sorprende ahora, como he visto sobre el terreno en la bulliciosa Tashkent y luego en el camino a Samarcanda, es cómo Mirzoyoyev se está beneficiando hábilmente tanto de Rusia como de China a través de su política de múltiples vectores para configurar a Uzbekistán como un país de Asia Central y Eurasia. – potencia para la década de 2030.

El gobierno está invirtiendo fuertemente en un enorme Centro de Civilización Islámica en Tashkent, cerca de la emblemática plaza Khast-Imam, hogar del Instituto Islámico al-Bukhari, profundamente influyente, y también está construyendo un complejo comercial completamente nuevo en las afueras de Samarcanda para el cumbre de la OCS.

Los estadounidenses han invertido en un centro de negocios en Tashkent completo con un elegante Hilton nuevo adjunto; a solo una cuadra de distancia, los chinos están construyendo su propia versión. Los chinos también participarán en la construcción de un corredor de transporte esencial de la Nueva Ruta de la Seda: el ferrocarril Pakafuz Pakistán-Afganistán-Uzbekistán de $ 5 mil millones , también conocido como Ferrocarril Transafgano.

Uzbekistán no ha aceptado la idea, al menos no todavía, de la Unión Económica Euroasiática (EAEU), que exige la libre circulación de bienes, personas, capital y servicios. El país privilegia su propia autonomía. Rusia acepta esto porque las relaciones bilaterales con Tashkent siguen siendo fuertes y no hay forma de que esta última se acerque a la OTAN.

Por lo tanto, desde la perspectiva de Moscú, sigue siendo imprescindible volverse más acogedor con el Uzbekistán post-Islam Karimov, al mismo tiempo sin obligarlo a unirse a las instituciones de integración de Eurasia. Eso puede llegar con el tiempo; no hay prisa. Rusia disfruta de altos índices de aprobación en Uzbekistán, aunque no tan altos como en Tayikistán y Kirguistán.

Hasta 5 millones de inmigrantes de los «stans» de Asia Central están trabajando en Rusia, en su mayoría uzbekos y tayikos, aunque ahora también buscan trabajo en el Golfo Pérsico, Turquía y Corea del Sur.

Como una de sus principales esferas de influencia «seguras», Moscú considera a los estados de Asia Central como socios críticos, parte de una visión euroasiática consolidada que contrasta totalmente con las fronteras occidentales y la rápida desintegración de Ucrania.

Todos los caminos conducen a BRI

El ángulo chino, definido por su ambiciosa Iniciativa Belt and Road (BRI), es mucho más matizado. Para toda Asia Central, BRI equivale a desarrollo de infraestructura e integración en las cadenas de suministro del comercio mundial.

Uzbekistán, al igual que sus vecinos, vinculó su estrategia de desarrollo nacional al BRI bajo la presidencia de Mirziyoyev: eso está incorporado en la “Estrategia de Acciones en Cinco Direcciones Prioritarias de Desarrollo” oficial. Uzbekistán también es miembro oficial del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB).

La relación de China con Asia Central se basa, por supuesto, en la era soviética, pero también tiene en cuenta las divisiones territoriales y los problemas fronterizos alucinantes.

El colapso de la URSS vio, por ejemplo, un río, una acequia, un grupo de árboles o incluso un monumento brutal al borde de la carretera repentinamente convertido en fronteras exteriores de nuevas naciones soberanas, con resultados impredecibles.

En la era de la Antigua Ruta de la Seda esto no tenía sentido. Timur conquistó todo, desde el norte de la India hasta el Mar Negro. Ahora, es difícil encontrar a alguien en Tashkent que lo lleve a través de la frontera a Turkestán a través de Shymkent, ambos ahora en el sur de Kazajstán, y de regreso, con un mínimo de problemas fronterizos. El sultán Erdogan quiere reforzar la reputación de Turkestán nombrándola la capital de todos los pueblos túrquicos (eso es muy discutible, pero otra larga historia).

Y ni siquiera estamos hablando del semillero del valle de Ferghana, todavía propenso a la fanática influencia yihadista de conjuntos del tipo del Movimiento Islámico de Uzbekistán (IMU).

Todo eso estuvo enconado durante tres décadas, ya que cada una de estas nuevas naciones de Asia Central tuvo que articular una ideología nacional distinta junto con una visión de un futuro progresista y secular. Bajo Karimov, Uzbekistán recuperó rápidamente a Timur como su héroe nacional definitivo e invirtió fuertemente en revivir toda la gloria del pasado timúrido. En el proceso, Karimov no podía perder la oportunidad de diseñarse a sí mismo como el moderno Timur en un traje de negocios.

Volver al centro de atención geoeconómico

La OCS muestra cómo el enfoque de China hacia Asia Central está definido por dos vectores centrales: la seguridad y el desarrollo de Xinjiang. Los estados regionales más fuertes, como Kazajstán y Uzbekistán, tratan con Beijing, al igual que con Moscú, a través de su política exterior multivectorial cuidadosamente calibrada.

El mérito de Beijing ha sido posicionarse de manera experta como proveedor de bienes públicos, con la OCS funcionando como un laboratorio superior en términos de cooperación multilateral. Esto se reforzará aún más en la cumbre de Samarcanda el próximo mes.

El destino de lo que es, en efecto, Eurasia Interior, el corazón del Heartland, es ineludible de una competencia sutil, muy compleja y de múltiples niveles entre Rusia y China.

Es crucial recordar que en su histórico discurso de 2013 en Nur-Sultan, luego Astana, cuando se lanzaron formalmente las Nuevas Rutas de la Seda, Xi Jinping enfatizó que China está “lista para mejorar la comunicación y la coordinación con Rusia y todos los países de Asia Central para esforzarse por construir una región de armonía”.

Estas no fueron palabras ociosas. El proceso implica una conjunción de BRI y SCO, que se ha convertido progresivamente en un mecanismo de cooperación económica tanto como de seguridad.

En la cumbre de la OCS de 2012, el entonces viceministro de Relaciones Exteriores de China, Cheng Gouping, ya se había mostrado inflexible: China no permitiría en absoluto que los disturbios que ocurrieron en Asia occidental y el norte de África sucedieran en Asia central.

Moscú podría haber dicho exactamente lo mismo. El reciente (fallido) golpe en Kazajstán fue abordado rápidamente por la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO) de seis miembros dirigida por Rusia.

China está invirtiendo cada vez más en el uso de la OCS para impulsar una sobremarcha geoeconómica, incluso cuando algunas de sus propuestas, como el establecimiento de una zona de libre comercio y un fondo conjunto de la OCS y un banco de desarrollo, aún no se han materializado. Eso puede suceder eventualmente, ya que a raíz de la histeria de las sanciones rusofóbicas occidentales, la OCS y la BRI convergen progresivamente con la EAEU.

En cada cumbre de la OCS, los préstamos de Beijing son aceptados alegremente por los actores de Asia Central. Samarcanda el próximo mes puede presagiar un salto de convergencia cualitativa: Rusia y China aún más involucradas en traer de vuelta a Asia Interior al centro de atención geoeconómica.