Edición n° 2768 . 20/06/2024

Rosario se manifestó en repudio al decretazo del presidente Milei

Distintos gremios locales concentraron en la Plaza 25 de Mayo y marcharon al Monumento, en rechazo a las medidas anunciadas por el Ejecutivo este miércoles.

Por Carlos Colombo

La Plaza 25 de Mayo se convirtió en el epicentro de la concentración del Movimiento Sindical Rosario para repudiar el decreto de necesidad y urgencia (DNU) del presidente Javier Milei. La modalidad de la protesta fue sin discursos y con aplausos y cantos contra el jefe del Estado.

Con un rechazo contundente al DNU presidencial, al que calificaron de “atropello institucional”, los gremios junto a otras organizaciones sociales y de derechos humanos movilizaron y desbordaron la Plaza 25 de Mayo para reflejar su “disconformidad con esta medida que avasalla las instituciones, a la Constitución y al Congreso, y que se arroga facultades de otros poderes del Estado”, señaló el secretario general del Sindicato de Empleados Municipales, Antonio Ratner.

Ratner no dudó en señalar que estas movilizaciones que dieron en distintos puntos del país podrían ser “las bases para un paro general”.

En ese sentido, el secretario general del Sindicato de Dragado y Balizamiento, Edgardo Arrieta, contó que estuvo durante todo el día en contacto con dirigentes nacionales de la CGT, a quienes advirtió de la necesidad de movilizar a las bases.

De la concentración participaron, además de municipales y Dragado y Balizamiento, Luz y Fuerza, bancarios, Judiciales, Prensa, recolectores, camioneros, estatales, marítimos (Siconara), sanidad, salud (Siprus), Apur (no docentes UNR), Cadetes de Rosario, Coad, Amsafé, entre otros, además de partidos de izquierda y el movimiento de inquilinos.

“Milei basura, vos sos la dictadura”, “abajo el decretazo de Milei”, “paro y movilización”, “unidad de los trabajadores y al que no le gusta se jode”, fueron algunas de las consignas que se corearon en la plaza, donde además de los gremios se acercó mucha gente suelta para repudiar las medidas económicas.

“Estas medidas nos involucran a todos y a cada uno en alguno de sus puntos”, señaló Ratner y agregó: “A los que alquilan, los empleados, en las reformas laborales a los trabajadores, en las reformas previsionales a los jubilados, le vuelve a poner impuestos al trabajo y avasalla las instituciones, a la Constitución y al Congreso”.

El Sindicato de Prensa Rosario expresó —a través de un comunicado— su más enérgico rechazo por el contenido del discurso de Milei, cuando con un decreto de necesidad y urgencia “derogó, o modificó de manera profunda, alrededor de 300 leyes. La forma y el fondo del DNU que los argentinos conocimos es en sí mismo una muestra total de antidemocracia, de autoritarismo, y de acciones anticonstitucionales con las que se quiere borrar las históricas luchas y conquistas del pueblo argentino y de sus movimientos populares”.

“Milei se llevó puesto el valor de la Argentina como República, desdeñó la división de poderes y el mandato dado a legisladores. El Congreso Nacional pasó a ser un dibujo arrugado sobre su escritorio de trabajo: con excepción de los sectores concentrados de la economía y las finanzas, el resto de la población está severamente afectada por el DNU. Desde el patrimonio nacional en venta a dejar liberada la posibilidad de fijación de cualquier precio para los alimentos, alquileres y servicios desregulados: toda nuestra vida está afectada. Aquello que necesitamos como personas y como sociedad quedó atrapado en el DNU que es como tropa extranjera pisoteando el territorio argentino”, agregó el gremio de los periodistas.

Ratner reclamó a los legisladores nacionales para que “ocupen el lugar en que la sociedad los ha puesto. El Congreso debe hacer su parte, los trabajadores en los gremios, las diferentes asociaciones civiles y actores sociales debemos juntarnos para manifestar nuestro desagrado”.

Con un discreto operativo policial, cinco uniformados en la puerta de la Catedral y móviles a más de 100 metros del acto, los manifestantes ocuparon no solo plaza sino las calles Córdoba y Buenos Aires, que fueron cortadas, la movilización se desarrolló el total tranquilidad y al final marcharon al Monumento a la Bandera.

Cruzando la plaza, entrando a la peatonal Córdoba, los aromas de comida se mezclaban con los puestos de adornos, bijouterie y libros y la música en las escalinatas de la sede del Jockey Club, en otra noche de las peatonales.