Edición n° 2747 . 30/05/2024

Pymes metalúrgicas piden frenar importaciones por la caída de la actividad: Ya redujeron las horas extras para evitar despidos

Mientras el Gobierno profundiza el panorama recesivo, con una contracción que promedia los casi 14 puntos interanual, las pymes metalúrgicas reclaman un freno a las importaciones. La caída de la actividad ya les genera problemas para contener su mano de obra calificada: “La primera medida que tomamos es la reducción de las horas extras, pero la realidad es que no nos vamos a desprender de nuestra mano de obra porque capacitar a nuestro personal lleva entre 4 y 5 años de formación”, explicaron. Preocupación por el ingreso a una espiral industricida.

El sector sufrió una fuerte retracción durante el primer bimestre de 2024 y las pymes se ven excluidas de los incentivo fiscales. El Régimen de Incentivos a las Grandes Inversiones (RIGI) contemplado en la Ley Bases pareciera contar con apoyo por lo que las pymes perciben la amenaza porque no tendrían los mismos incentivos.

El último informe del Departamento de Estudios Económicos de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra) da cuenta de la retracción que ha sufrido la actividad en el primer bimestre de 2024, con una contracción promedio del 13,8% en comparación con el mismo período de 2023.

La caída promedio a nivel nacional se desglosa de la disminución del 14% en enero y del 13,5% en febrero. En términos mensuales, la actividad descendió un 2,5% respecto a enero, acumulando así una caída del 4,4% en el primer bimestre de 2024, según el Informe de Adimra. A nivel sectorial, la retracción interanual en enero y febrero se replicó en todos los rubros que conforman el entramado metalúrgico, con descensos superiores al 15% en varios casos. Una disminución de la actividad que solo es superada, en los últimos ocho años, por los cuatro meses que se transitó restricciones de actividad a causa de la pandemia, en 2020.

La apertura de importaciones está afectando a diversos sectores. Ante el retroceso evidente en la industria y la demanda interna, Elio Del Re, presidente de Adimra, en declaraciones a la prensa explicó que “hay sectores muy castigados como Equipamiento médico, con un 22% abajo en relación al mismo periodo del año pasado”. Aclaró que “esto sucede por la caída de la demanda” y comparó: “Mutamos de problemas: antes era de abastecimiento y ahora es de demanda”.

El dirigente industrial sostuvo que están en rojo “los sectores de consumo directo como electrodomésticos, motos, bicicletas, latas de tomates”. Explicando que es clave “fomentar la inversión con una visión centrada en el impulso del desarrollo de la industria nacional”. Y además, advirtió sobre la necesidad de prevenir que las presiones y urgencias sectoriales conduzcan “a la importación de equipos fabricados en el país, lo que podría generar una estructura de enclave que sería perjudicial”.

En este contexto, respecto a las importaciones y al “Régimen de Grandes Inversiones” propuesto en la Ley Bases que impulsa el gobierno Nacional, a modo de ejemplo, Del Re explicó: “Planteamos que si tenemos que vender un equipo a Vaca Muerta, hay cosas que debemos importar porque no se producen en el país, como el acero inoxidable. Un productor local que tiene que comprar ése material, pagará todos los tributos para después fabricarlo, pero eso que fabrica competirá contra el importado, que no paga nada”.

La inclusión de las pymes en los incentivos fiscales y la promoción de medidas que fomenten su competitividad en el mercado internacional son aspectos que requieren de la atención de las autoridades del gobierno. A nivel nacional las exportaciones de productos metalúrgicos en el primer bimestre sumó U$S 500 millones, lo que significó una disminución de -19,7% con respecto a los mismos meses de 2023; por su parte, ya se importaron U$S 3.500 millones en productos vinculados al rubro de autopartes, bienes de capital y equipos eléctricos.

Ante la retracción “la primera medida que tomamos desde las pymes es la reducción de las horas extras, pero la realidad es que las pymes no nos vamos a desprender de nuestra mano de obra porque capacitar a nuestro personal lleva entre 4 y 5 años de formación”, explicó el vicepresidente de la Comisión Joven de Adimra, Juan Pablo Solís.