Putin: Occidente no hizo absolutamente nada para que Kiev cumpliera los Acuerdos de Minsk

Occidente no hizo absolutamente nada para que Kiev cumpliera los Acuerdos de Minsk, declaró el presidente de Rusia, Vladímir Putin.

Putin aseguró a su homologo francés, Emmanuel Macron, que Rusia cumplirá los objetivos de su operación militar en Ucrania en cualquier caso, informó el servicio de prensa del Kremlin.

«Se enfatizó que los objetivos de la operación militar especial se cumplirán en cualquier caso, y los intentos de ganar tiempo prolongando las negociaciones solo conducirán a demandas adicionales a Kiev en nuestra posición negociadora», dice la nota publicada al término de la conversación telefónica de los líderes.

El mandatario ruso reiteró a Macron que la «operación rusa» busca impedir amenazas desde el territorio ucraniano.

«Se trata de la desmilitarización y el estatus de neutralidad de Ucrania, para que su territorio nunca suponga una amenaza para Rusia», indica el texto.

El Kremlin informó también que Putin denunció el genocidio multianual contra los civiles de Donbás.

«Se está silenciando el genocidio multianual contra los civiles de Donbás que provocó numerosas víctimas humanas y obligó a cientos de miles de personas a buscar asilo en Rusia», dice el comunicado.

Putin, según la nota, «destacó que en el (…) discurso de Emmanuel Macron no se decía nada del sabotaje por los dirigentes ucranianos de los Acuerdos de Minsk durante siete años, ni tampoco de los países occidentales, incluida Francia, que no habían hecho nada para hacer que Kiev los cumpliera».

Cooperación con otros países

El presidente de Rusia confirmó en una conversación telefónica con su homólogo francés, Emmanuel Macron, la disposición de Rusia a cooperar con otros países para resolver los problemas humanitarios en Ucrania, informó el servicio de prensa del Kremlin.

«Se confirmó la voluntad de Rusia de cooperar con los socios extranjeros para resolver los problemas humanitarios agudos», dice el comunicado.

Durante la conversación, el líder ruso instó al mandatario francés a sumar esfuerzos para garantizar una evacuación segura de los ciudadanos extranjeros de Ucrania.

«Mencionó, en particular, el gran grupo de estudiantes indios en (la ciudad ucraniana de) Járkov, que básicamente están retenidos como rehenes por las fuerzas de seguridad ucranianas. Emmanuel Macron prometió trabajar con los dirigentes de Kiev en este sentido», indica la nota.

Putin aseguró a Macron que durante la operación militar especial las Fuerzas Armadas rusas hacen todo lo posible para mantener con vida a los civiles.

«Se utilizan armas de alta precisión para destruir exclusivamente infraestructuras militares. Las acusaciones de supuestos ataques con misiles y bombardeos sobre Kiev y otras ciudades ucranianas son falsas y elementos de una campaña de desinformación antirrusa», subraya el comunicado.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció en la madrugada del 24 de febrero el lanzamiento de una «operación militar especial» en Ucrania alegando que las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, previamente reconocidas por Moscú como Estados soberanos, necesitan ayuda frente al «genocidio» por parte de Kiev.

Uno de los objetivos fundamentales de esa operación, según Putin, es «la desmilitarización y la desnazificación» de Ucrania. El mandatario ruso pidió a uniformados y civiles en Ucrania que no opongan resistencia a esa operación, y advirtió de que Rusia responderá de inmediato a cualquier fuerza externa que le amenace o se ponga en su camino.

Según el Ministerio de Defensa ruso, los ataques militares no están dirigidos contra instalaciones civiles, sino que buscan inutilizar la infraestructura bélica.

Desde el 24 de febrero, las hostilidades en Ucrania han causado la muerte de 136 civiles y han dejado heridos a otros 400; unos 677.000 ucranianos han buscado refugio en los países vecinos, según la ONU.

Ucrania rompió las relaciones diplomáticas con Rusia, impuso la ley marcial en todo el territorio nacional, además del toque de queda en Kiev y otras ciudades, decretó la movilización general e instó a la comunidad internacional a activar «todas las sanciones posibles» contra el líder ruso.

Numerosos países, con excepciones como China, condenaron en términos enérgicos la intervención de Rusia en Ucrania y activaron varias baterías de sanciones individuales y sectoriales que, por vez primera, se extienden al presidente Vladímir Putin y al ministro de Exteriores Serguéi Lavrov, prevén la desconexión parcial de Rusia del sistema SWIFT, el cierre del espacio aéreo para las aerolíneas rusas y la paralización de las reservas internacionales del Banco Central de Rusia.

El 28 de febrero, las delegaciones de Rusia y Ucrania se reunieron para negociar en una localidad próxima a la frontera bielorruso-ucraniana. No hubo resultados tangibles al término del encuentro, pero las partes anunciaron que continuarán el diálogo tras una serie de consultas en sus respectivas capitales. Según algunos medios, este 3 de marzo podría celebrarse una segunda reunión.

Fuente: Sputniknews