Edición n° 2790 . 12/07/2024

Protestas por despidos en parques nacionales: «Vienen por los recursos naturales y culturales»

Virginia Gallardo, trabajadora del Parque Nacional Lanín, explicó que «es mentira que se revisaron y evaluaron los contratos» y remarcó que «más allá de los puestos, estamos defendiendo los bienes comunes ambientales».

La nefasta motosierra del presidente Javier Milei también golpea a la conservación de la naturaleza, con una ola de despidos a empleados de la Asociación de Parques Nacionales (APN)María Virginia Gallardo, trabajadora del Parque Nacional Lanín, remarcó que «no se trata de una cuestión de presupuesto, vienen por los recursos naturales y culturales».

«Lo que está sucediendo en la APN es más o menos similar a otros organismos, somos 1194 contratados en 55 áreas protegidas, de 18 millones de hectáreas en total. Los mails fueron llegando una vez que nos fuimos de la intendencia, la oficina central de cada parque», explicó Gallardo en diálogo con Juan Amorín en La Mañana, por C5N, mientras se suceden las protestas en todo el país durante el fin de semana largo para visibilizar la situación.

«Apenas llegamos a nuestros hogares, así, muy nefastamente, enviaron una planilla con el número total de 78 trabajadores de 16 áreas protegidas y casa central y luego, a medida que transcurrían las horas, llegaban las notificaciones por mail y por sistema de Gestión Documental Electrónica (GDE)», amplió.

Los conflictos en la APN se remontan al inicio de la gestión de La Libertad Avanza. «Venimos visibilizando esta situación, desde fines de diciembre ya hicimos comunicados, radio abierta, panfletos, no solamente en el Parque Nacional Lanín sino en todas las áreas protegidas«, relató la trabajadora.

«Lo que han hecho es no renovar el contrato a compañeros de 15 o 20 años de antigüedad, profesionales, jefes a cargo de áreas. El Lanín es el parque con más trabajadores a los que no les renovaron el contrato», detalló.

Desde el Gobierno hablaron de despidos «quirúrgicos» destinados a «ñoquis y militantes». «No escuché cuando el vocero Manuel Adorni dijo eso, porque estaba trabajando. Es mentira que se revisaron y evaluaron los contratos. Nuestro organismo estuvo más de 100 días sin autoridades. Los contratos que iban desde el 1° de enero al 31 de marzo los firmamos hace 10 días. No es verdad que se evaluaron», manifestó.

«Podemos compartir evaluaciones de desempeño de cada uno de los trabajadores de los parques nacionales, para que no se queden con la idea de que somos ñoquis. Si hacemos militancia es después de las 8 horas de trabajo que cumplimos cada día. Lo hacemos con el compromiso de saber que atrás nuestro hay 55 áreas protegidas», planteó Gallardo, en medio de la indignación.

Además, denunció que «han sacado gente no solo del Parque Nacional Lanín sino del Nahuel Huapi, Arrayanes, Patagonia, Perito Moreno, Ansenuza, Aconquija, Sierra de las Quijadas, Islas de Santa Fe, algunas donde el personal técnico es mínimo, áreas que tienen pocas visitas pero que son de alto valor en conservación».

«Queremos compartir que este nuevo directorio, del que Cristian Larsen va a ser presidente aunque aun no fue designado, junto a Miguel Forgione, María Victoria Haure y todos los otros que forman parte, no vienen con una política de conservación. Nuestro organismo tiene más de 120 años de historia de conservación. Más allá de los trabajadores, estamos defendiendo los bienes comunes ambientales«, enfatizó.

«Nosotros nos capacitamos, nos formamos, el Estado invirtió en nosotros para que podamos llevar adelante nuestras tareas y funciones. Sabemos que no es una cuestión de presupuesto. Tengo compañeras que ganan $200 mil. Es una cuestión de que vienen a destruir políticas de conservación que llevan muchos años«, lamentó la trabajadora.

«La APN es modelo a nivel latinoamericano, somos el primer país que ha tenido áreas protegidas. Vienen por los recursos naturales y culturales. No vamos a permitir que nos echen trabajadores porque vamos a hacer todo lo posible por reincorporarlos. Pero además hay bienes que no se van a poder recuperar en cuatro años», concluyó.