Producen frutillas orgánicas para comercializar en ferias y mercados de cercanía correntinos

La dificultad principal que tienen los productores nacionales es cómo afrontar los altos costos de los insumos para la producción que están cotizados en dólares y seguir ofreciendo productos de calidad a un precio accesible y en pesos.

Son 120 las familias productoras que componen la Cooperativa Frutihortícola Ganadera Isoró Porá en Corrientes que decidieron iniciar el camino hacia la producción agroecológica.

Si bien producen principalmente tomate y morrón, en esta transición, lograron una producción de frutillas 100% agroecológica, libres de agroquímicos, “Las chacras estamos en transición a la agroecología, fomentamos y producimos alimentos sanos Somo 80 chacras en transición hacia la agroecología”, contó el integrante de la Cooperativa Isoró Porá, Cristian Acevedo, en entrevista radial realizada por Hernán Río en LU6 Radio Atlántica.

La Cooperativa, que funciona hace más de 3 años, se encuentra en la localidad de Cruz de los Milagros, perteneciente al cordón frutihortícola correntino de Lavalle. La zona es famosa por la producción de tomates, morrones naranjas y frutillas. Comercializan sus productos en ferias y mercados de cercanías a precios populares, “Mantenemos los precios para que todos puedan consumir alimentos de calidad”, comentó Acevedo y detalló que mantener los precios es un gran desafío para los productores cooperativistas.

La crisis económica ha calado hondo en los trabajadores y trabajadoras argentinas, la fluctuación del valor del dólar se vio reflejado en la mayoría de los precios y productos necesarios para producir y esta variación económica se hizo sentir en el sector agrícola.

La dificultad principal que tienen los productores nacionales es cómo afrontar los altos costos de los insumos para la producción que están cotizados en dólares y seguir ofreciendo productos de calidad a un precio accesible y en pesos. Ese fue el gran desafío que encararon las familias productoras de Isoró Porá cuando decidieron unirse y consolidarse en una Cooperativa frutihortícola.

Al respecto de las dificultades económicas Acevedo detalló, “El valor del dólar afectó de manera directa en los precios de los insumos de producción, pero en la transición agroecológica y con la utilización de bio insumos encontramos un doble beneficio: además de proporcionar calidad de vida en los alimentos, ahorramos hasta un 60% en el valor de los costos en comparación a los productos químicos”.

Las inclemencias climáticas también afectaron a los productores correntinos. En la actualidad la zona frutihortícola se encuentra con una sequía que lleva más de un mes y medio, “Pero antes tuvimos granizo que destruyó las coberturas plásticas de la producción, eso también afectó a los productores, las lonas que hace unos meses las pagamos seis mil pesos, ahora salen 35 mil”, señaló el cooperativista.

Los y las trabajadoras se enfrentan a diario a grandes dificultades, pero siguen trabajando y apostando a la producción de frutas y verduras de calidad y se organizan para realizar entregas de bolsones de verduras, hortalizas y frutas al domicilio de los consumidores. Hoy su comercialización es en las cercanías a su localidad, ya que los costos del envío de su mercadería hacia otros puntos son poco beneficiosos, “Nos pagaban $500 el cajón de 20 kilos de tomate redondo para enviarlo a Buenos Aires. Ese mismo costo tenemos para enviarlo, hacer estos envíos nos provocaba gastos, por eso ahora las ventas las hacemos en la zona”, concluyó Cristian Acevedo.

Fuente: El Portal de las Cooperativas