Edición n° 2745 . 28/05/2024

Producen alimentos, lo venden sin dinero y son ejemplo argentino a nivel mundial

El canal de ventas principal de La Crisálida son los bolsones de verduras que se arman una vez por mes con la participación de productores de diferentes lugares como San Francisco, Nogolí, Alem, Candelaria y Luján. También venden a mayoristas, como almacenes y rotiserías, y articulan con organizaciones sociales.

En una entrevista periodística, la Cooperativa de Trabajo La Crisálida Ltda. -en la voz de su presidente, Lucas Pellarín, y de un asociado, Gerardo Mesa- recordaron que en 2022 fueron elegidos como uno de los ejemplos de buen trabajo vinculado a la producción de alimentos, en el marco del Día Mundial de la Alimentación (DMA).

Respecto al nacimiento del emprendimiento, el presidente expresó: “Surgió por la necesidad de juntarnos en un lugar común, donde entre todos nos demos una mano para poder hacer lo que queremos y poder transformar la realidad de cada uno de los productores y las productoras de nuestra provincia”.

El canal de ventas principal de La Crisálida son los bolsones de verduras que se arman una vez por mes con la participación de productores de diferentes lugares como San Francisco, Nogolí, Alem, Candelaria y Luján en la provincia de San Luis. También vende a mayoristas, como almacenes y rotiserías, y articula con organizaciones sociales tales como Mamás solidarias o la Asociación Ayacucho-Belgrano.

“Aquí, en nuestro galpón, los tomates que estamos produciendo son para hacer salsa así que realizamos un intercambio: los vecinos traen botellas y nosotros les damos tomate triturado”, describió Mesa. “Este año también producimos lechuga y acelga, que fueron insumos para la cocina comunitaria que tenemos, donde diferentes vecinos y vecinas cocinan una vez a la semana para repartir en el pueblo”.

“Para nosotros tejer relaciones sociales significa que el factor principal con quienes nos relacionamos no sea el dinero ni el individualismo: queremos demostrar que es posible un nuevo tipo de relación que tenga que ver con la solidaridad, con los objetivos en común, con que cada persona pueda desarrollarse y, en el caso de los productores y las productoras, que puedan vivir de lo que producen”, enfatizó el cooperativista.

A su turno, el presidente de la Cooperativa reseñó: “Antes éramos muchos sectores en diferentes territorios, cada uno sumaba a un frente y no nos dábamos cuenta de que la lucha es una sola y que para poder cambiar la realidad hace falta mucho más que organizar solo tu sector: la lucha es entre todos y este es el mejor camino para lograrlo”, reflexiona. “La Crisálida nos ha permitido lograr metas en poco tiempo lo que antes veíamos inalcanzables”.

Fuente: AgroFy