Edición n° 2744 . 27/05/2024

Producción textil a precios populares

Lanzaron una marca colectiva de indumentaria, mediante la cual buscan brindar trabajo. con la confección de buzos, pantalones, shorts, bermudas, remeras y calzas.

La Cooperativa de Trabajo El Carpincho Limitada, integrante de la Federación de Costureros, creó la marca Carpincho, con prendas confeccionadas por trabajadores y trabajadoras de la economía popular.

La referente de la empresa social, Jaquelina Luceros, indicó que brindan una opción al negocio de la indumentaria, y se destacan por la calidad de las prendas, y la posibilidad de ofrecer mejores precios que otras empresas no cooperativas.

“Son precios populares para que todos puedan aprovechar y comparar”, afirmó: “En las empresas, la ganancia se la llevan los empresarios, y no los trabajadores. Si vos te pones a pensar, nosotros vendemos prendas a precio populares, y en este caso se pone la tela, y la mano de obra de los compañeros”

Asimismo, señaló que “esas prendas que salen catorce, quince mil pesos, son confeccionadas por compañeros y compañeras de la economía popular, que no se ven. También son confeccionadas por talleristas que están en sus casas, a quienes se les paga muy poco la mano de obra”.

En ese sentido, expresó que, antes de conformarse como cooperativa, cada una de las integrantes trabajaba desde su casa. A través de intermediarios, recibían las telas cortadas en las fábricas, y se encargaban de ensamblar las partes, por unos centavos de rédito.

“Como personas terciarizadas, trabajamos de las seis de la mañana, hasta las doce de la noche, para poder ganar un poco más, porque tenemos que pagar la luz, comer, poder subsistir”, afirmó.

Trabajo y empuje colectivo

En esa línea, sumó la reflexión de que “armar la cooperativa fue un cambio de vida de lo que era nuestro vivir diario. En la cooperativa nos organizamos, pagamos un alquiler, impuestos. Son pocas horas, buen trabajo, sin intermediarios. Con fábricas directas, y estamos mucho mejor. Nos cambió la calidad de vida de cada compañero y compañera de la economía popular”.

Actualmente, en la Federación son alrededor de cien empresas sociales, de diferente tamaño, que coordinan sus actividades.

Respecto al cambio que significó producir en un espacio destinado para ello, que permite ocupar de forma diferente las viviendas propias, Luceros puntualizó: “Nuestra consigna es ‘la casa para habitar, y el Polo para trabajar’. Son nuestros Polos Productivos en donde trabajamos en la cooperativa. Invitamos a quienes están trabajando en sus hogares, a acercarse a las cooperativas”.

“Carpincho es abrir fuentes de trabajo para los compañeros y compañeras que se acerquen. No es solamente la venta, sino brindar fuentes de trabajo para todos”, concluyó.

Fuente: cooperativas.com.ar