Edición n° 2745 . 28/05/2024

Presunta maniobra con exportaciones de la firma Campari

Aduanas denunció una operación de 163 ventas al exterior por más de 8 millones de dólares y triangulaciones con la sociedad en Perú. Qué multa podría caberle

El Gobierno sigue encontrando operaciones irregulares de comercio exterior en empresas vinculadas al sector alimentos y bebidas. En este caso, la Dirección General de Aduanas (DGA) denunció una presunta maniobra de subfacturación de exportaciones y triangulaciones con otras filiales llevada a cabo por Campari Argentina S.A. El organismo detalló además que a la empresa «podría caberle una multa superior a los 40 millones de dólares».

Los datos concretos muestran que agentes especializados del organismo descubrieron que la firma subfacturó exportaciones por US$ 8.794.381,93, luego de un trabajo de inteligencia sustentado en el Sistema de Intercambio de Información de los Registros Aduaneros (Indira) y en diversas consultas realizadas mediante convenios de intercambio de información aduanera.

La referencia es para «163 exportaciones trianguladas registradas entre 2019 y 2021 (inclusive) se constató como intermediaria la firma Campari Perú S.A.C., que según informes de precios de transferencia pertenece al mismo grupo económico que la filial argentina».

El organismo que conduce Guillermo Michel encontró «diferencias superiores al 230 por ciento (en promedio) entre los valores FOB documentados ante la Aduana argentina y los documentados en las destinaciones de importación en los diversos países de destino: Chile, Uruguay, Paraguay, Colombia y Ecuador».

Las mercaderías fueron transportadas directamente desde la Argentina hacia sus respectivos destinos finales, por lo que «no se aprecia la existencia de un aporte tangible de valor agregado que justifique los márgenes de refacturación mencionados», indicó la DGA.

La Aduana denunció las 163 exportaciones en términos de las infracciones detalladas en el artículo 954 del Código Aduanero, que refiere a Declaraciones inexactas y otras diferencias injustificadas. «El valor FOB declarado en nuestro país de las destinaciones fue de tan solo US$ 3.788.491,15», finalizó.

Toros, litio y otras yerbas

No es la primera vez que Aduanas detecta maniobras de este estilo. El año pasado denunció una maniobra de subfacturación en la exportación de carbonato de litio que entre 2018 y 2019 generó un perjuicio de 8 millones de dólares en derechos de exportación y le aplicó a la empresa involucrada en las operaciones una multa de $7.000 millones. La empresa argentina «exportaba a su vinculada del exterior a valores sustancialmente inferiores a los estimados de mercado y a los utilizados por otro exportador comparable», precisó la DGA en su denuncia. 

En otro caso reconocido, Aduanas denunció una subfacturación por el 80% del valor de un toro reproductor que se intentaba exportar a Uruguay. El valor FOB había sido declarado en US$ 2.100 en el Paso Internacional de Concordia-Salto, lo que representaba una subfacturación del 80%, debido a que el valor que se determinó alcanzaba los US$ 10.000, o $1,5 millones. 

Estos casos son parte de un pelotón de pesquisas que el propio Gobierno denunció ante la Justicia y que incluyen no solo sobrefacturación de exportaciones sino varias empresas que usaron el mecanismo de subfacturación de importaciones para verse beneficiados con divisas. En paralelo, el ministro de Economía, Sergio Massa, puso sobre la mesa la connivencia de la Justicia con empresas que buscan, vía medidas cautelares, conseguir dólares en tribunales que le exigen al Estado otorgar dólares para operaciones que ni siquiera saben qué características tienen. Para el Estado, el perjuicio por este tipo de maniobras superó el año pasado los 1200 millones de dólares.