Edición n° 2648 . 21/02/2024

Precios Justos llegó a comercios de barrio: la lista de productos

La nueva actualización del programa está compuesta por más de 100 productos de consumo masivo, que serán comercializados a través de almacenes y autoservicios de cercanía.

La Secretaría de Comercio oficializó este jueves el lanzamiento de una nueva versión del programa Precios Justos que estará disponible para los comercios de barrio, entre los que se encuentran supermercados chinos, almacenes y autoservicios.

Según informó la dependencia del Ministerio de Economía, Precios Justos barriales es una nueva canasta que está compuesta por más de 100 productos de consumo masivo y cuyos precios se mantendrán fijos hasta el 15 de julio próximo, cuando tendrán una actualización del 3,8%.

La Secretaría a cargo de de Matías Tombolini informó que los comerciantes minoristas podrán adquirir esta canasta en supermercados mayoristas como: Maxiconsumo, Diarco, Yaguar, Vital, Parodi, Makro, Micropack y Nini, así como en proveedores, para ofrecerla a los consumidores a los precios sugeridos y con una ganancia razonable y habitual.

La expansión del programa de control de precios llega en un momento en el que se espera, según los cálculos del sector privado, que la inflación para el mes de mayo se ubique por encima del 8,5% y cerca del 9%. De esta forma, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) acumulado en lo que va del 2023 estaría muy cerca del 50%.

Los productos destacados de la lista

No obstante y a pesar de que el acuerdo estará vigente desde este jueves 1 de junio, el desembarco del mismo en los comercios de barrio será paulatina y dependerá de cómo resuelva las cuestiones logísticas cada establecimiento. Sin embargo, Comercio estima que los productos estarán disponibles desde la próxima semana.

En el sitio web de la Secretaría se encuentra disponible la lista de productos, que presenta variaciones en función de las diferentes regiones del país. Para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), la lista comprende un total de 95 artículos. Entre ellos, se incluyen diversos artículos de despensa, como aceite, arroz, fideos, galletitas, harina, pan rallado, mermelada, café y té.

Además, se encuentran disponibles bebidas como gaseosas, cerveza y agua mineral, así como productos lácteos (leche y yogur, por ejemplo). También se ofrecen algunos del rubro limpieza, entre ellos, papel higiénico y jabón líquido; artículos de

perfumería, como champú, desodorante y toallas, y productos para bebés (pañales descartables, por ejemplo).

¿Qué cambia en esta oportunidad?

Una novedad es que el nuevo intento por frenar la suba de precios que está llevando a cabo la Secretaría de Comercio consiste en incluir a las cadenas mayoristas en los acuerdos de precios máximos de referencia para algunos productos, ya que son ellos los principales proveedores de los negocios de barrio. Hasta el momento, nunca habían sido parte de dichos acuerdos. Según se informó, son ocho los supermercados mayoristas que participarán del esquema.

Recordemos, que, tal como señala a Ámbito Isaac Rudnick, director del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCI), “este Gobierno ha hecho intentos anteriores

para establecer precios de referencia en los negocios de cercanía a través de programas».

Y detalla que, durante la gestión de Paula Español en la Secretaría de Comercio, hubo un primer intento, seguido por otro que encabezó a su turno Roberto Felletti en la misma dependencia. «Sin embargo, hasta el momento, ninguna de estas iniciativas había llevado estos precios diferenciados a los negocios de cercanía, especialmente en los almacenes de barrio», señala Rudnick.

Y advierte que “esto es crucial porque en estos negocios de barrio, a veces, los precios alcanzan niveles superiores a los que se encuentran en las grandes cadenas de supermercados” . Asimismo, explica que se trata de un rubro clave para los sectores sociales más bajos.

Y es que “este contexto, deja en una situación desprotegida a los sectores de menores recursos, que dependen de estos negocios de cercanía para adquirir productos básicos», ya que estas personas no tienen los recursos suficientes para trasladarse hasta una cadena de supermercado que pueda estar lejos y realizar compras mensuales o quincenales.

Un paso necesario

El director del ISEPCI comentó a este medio que estos programas, como el actual Precio Justo, «hasta ahora, tampoco ha sido muy efectivo» en la lucha contra la inflación, que en abril fue del 8,4%. Y criticó que, hasta ahora, no brindaban la posibilidad de acceder a productos a un precio más económico, por lo que eran tan eficientes pata «proteger adecuadamente a los consumidores ni a los comercios minoristas, los cuales incluyen a las pequeñas y medianas empresas que operan en estos sectores».

Según Rudnick, los negocios minoristas se veían privados de la oportunidad de ofrecer productos de primera necesidad a precios accesibles para el conjunto de la población, especialmente para aquellos con menores ingresos. En contraste con las cadenas de supermercados, los precios en los negocios de cercanía, como los almacenes de barrio, son más altos. Esto ha provocado que, en los últimos tiempos, muchos consumidores hayan optado por migrar hacia las grandes cadenas.

«Además, es relevante mencionar que el programa actual solo incluye 105 productos de almacén, excluyendo los cortes de carne, así como, las frutas y verduras. Precisamente, este último rubro ha experimentado aumentos significativos en los últimos meses», advirtió Rudnick.

Y concluyó: «En realidad, las frutas y verduras son los productos que más han aumentado recientemente. En ese contexto, será interesante observar qué sucede en el futuro con la implementación de este programa en los negocios de cercanía».

Fuente: ambito.com