Edición n° 2708 . 21/04/2024

Por la recesión y el miedo a perder el empleo, desde que asumió Milei los conflictos laborales crecieron en un 71%

Un relevamiento del Observatorio de Trabajo y Derechos Humanos de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) reflejó un importante aumento de los conflictos laborales durante febrero, principalmente, en respuesta a las políticas de ajuste del gobierno de Javier Milei.

“La conflictividad laboral y social respecto del mes anterior no sólo fue in crescendo sino que estuvo cerca de duplicarse. Sobre todo en el interior del país el retiro del Estado se está haciendo sentir”, indicó el informe. Las problemáticas crecieron en febrero último un 71% respecto del mes anterior.

El trabajo da cuenta de 130 conflictos laborales de distinta índole registrados durante el segundo mes del año, frente a 76 sucedidos en enero.

“Los conflictos laborales se han incrementado; en particular, los relacionados con despidos en la administración pública, con demandas salariales y con cierres de obras públicas o retiro se subsidios por parte del gobierno nacional”, señaló el relevamiento.

Del total de casos, el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) concentró la mitad. Le siguieron la región Centro con un 17,69% y la Patagonia con un 13,85%. Más atrás, los conflictos nacionales (8,46%), del NOA (6,15%), del NEA (6,15%) y Cuyo (0,77%).

Por la recesión y el miedo a perder el empleo, desde que asumió Milei los conflictos laborales crecieron en un 71 por ciento

En cuanto a las medidas y acciones utilizadas, la más numerosa fue la movilización o marcha (con 43 casos, un 33% del total), lo que es compatible con la recesión y el temor a perder el empleo u otra represalia, señaló el equipo de investigación dirigido por Daniel Cieza.

El relevamiento registró 29 llamados a asamblea permanente, 24 paros sectoriales, 15 jornadas de protesta, 11 ruidazos, 6 huelgas y 2 quites de colaboración.

Respecto del motivo de la disputa, se destacan salarios y el rechazo a las medidas tomadas por el gobierno nacional. En cuanto a los trabajadores involucrados, predominan los informales o de la economía popular.

También, el informe llevado adelante por Cieza, Emiliano Agostino y Santiago Parrilla destacó que el conflicto de los colectiveros de UTA y de trabajadores de Uocra estuvo “muy presente” en diversas provincias.