Edición n° 2700 . 13/04/2024

Por la orden de Milei de paralizar 1.000 obras públicas, se vieron afectadas las represas en Santa Cruz / UOCRA teme despidos masivos: «Necesitamos la presencia de todos para pelear por nuestra fuente de trabajo»

Lo UOCRA bloquea el ingreso a las represas. La medida gremial comenzó el domingo debido al poco avance de las obras. El 29 de febrero finaliza el fondo de la empresa constructora Gezhouba para hacer frente al pago del 80% de los trabajadores, que ahora están sin actividad. Esperan que se firme la adenda, que permita volver a contar con el financiamiento de los bancos y el gobierno chinos.

La comisión interna de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) de la represa Néstor Kirchner inició el domingo medidas de fuerza por tiempo indeterminado y se encuentra en estado de «alerta máxima», por riesgo a perder fuentes de trabajo en la mega obra de la provincia de Santa Cruz.

«No vamos a permitir que saquen ni un equipo de obra. Estamos en alerta máxima. En estos días estaremos convocando a una gran movilización por las represas en la Ruta Nacional N°3 a la altura de la localidad de Comandante Luis Piedra Buena», sostiene un comunicado gremial revelado por el portal local i24.

«Les pedimos a todos que estén preparados, ya que necesitamos la presencia de todos para pelear por nuestra fuente de trabajo», agrega la comisión interna.

La construcción de las dos represas hidroeléctricas de Santa Cruz, que son financiadas por China, está frenada desde el 18 diciembre pasado. Los operarios están en su casa, a la espera de que el Gobierno negocie con el China Development Bank (CDB) un desembolso de 520 millones de dólares, y la obra corre serio riesgo de quedar paralizada por siempre

Por la tensión con Milei, los chinos paralizan la construcción de las represas en Santa Cruz y la UOCRA teme despidos masivos: "Necesitamos la presencia de todos para pelear por nuestra fuente de trabajo"

Si las represas no se terminan, la Argentina se quedaría con la deuda y sin posibilidad de repagarla mediante la generación de energía, además del pasivo ambiental que deberá remediar en Santa Cruz.

La Unión Transitoria de Empresas (UTE) a cargo de la construcción está compuesta por la constructora china Gezhouba y las argentinas Eling Energía (ex Electroingeniería) e Hidrocuyo.

Se prevé que la represa Jorge Cepernic recién pueda empezar a generar energía eléctrica en 2026, y la Néstor Kirchner, en 2028; originalmente, tendrían que haber estado listas para 2021. El plazo del préstamo contemplaba 5 años y medio de gracia a partir del inicio de la construcción, con 20 años para el pago del capital y los intereses.

La obra también está atrapada por la tensión geopolítica con China, después de que el presidente Javier Milei dijera que no negociará con «comunistas» y que se rumorearan vínculos entre la canciller Diana Mondino y representantes diplomáticos de Taiwán.

Las centrales están a unos 150 kilómetros de la localidad de El Calafate y se abastecen con el agua del Lago Argentino, producto del deshielo del Glaciar Perito Moreno. En Santa Cruz ya hay 2 turbinas tipo Francis que tienen una capacidad de potencia instalada de 120 megavatios (MW) cada una.