Edición n° 2762 . 14/06/2024

Para Apyme la suma fija «se volcará al consumo interno».

El presidente de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios destacó que la suma fija dispuesta por el Ministerio de Economía «se volcará automáticamente al consumo interno, que es el motor fundamental de la economía argentina».

El presidente de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme), Julián Moreno, celebró la recomposición salarial para los trabajadores y destacó que la suma fija de $60.000 «se volcará automáticamente al consumo interno, que es el motor fundamental de la economía argentina y de la actividad pyme«.

En declaraciones a Télam Radio, Moreno afirmó que «entendemos que las grandes empresas que deban abonarlo recuperarán automáticamente, vía ventas, lo invertido».

Al respecto, agregó que “servirá también para sostener el mercado interno y la actividad de las unidades productivas más pequeñas, que depende exclusivamente de la capacidad adquisitiva de los trabajadores”.

«Los empresarios no podemos mirarnos el ombligo, en situaciones como éstas la sociedad debe apoyar las medidas»Julián Moreno, Apyme

Asimismo, expresó que la meida dispuesta por el Ministerio de Economía “pretende recomponer la capacidad de compra que se vio afectada a partir de la devaluación sufrida post PASO a pedido del Fondo Monetario Internacional, y que requería una acción urgente por parte del gobierno”.

Los tiempos y el ombligo

El dirigente dijo que “los tiempos de las gestiones paritarias resultaban incompatibles con la emergencia que el salto devaluatorio generó en los bolsillos de los trabajadores de menores ingresos”.

En esa línea, también destacó la segmentación realizada para que las micro pymes deduzcan el 100% del bono del pago de cargas sociales y las medianas hasta un 50%, e indicó que “va en el sentido de apoyo a los sectores más débiles de la cadena productiva”.

«Hay que poner el hombro para evitar el sufrimiento de los trabajadores de menores ingresos”Julián Moreno, Apyme

Por otro lado, contrastó que las empresas “más fuertes, con capacidades para atender la totalidad del bono, deben poner el hombro para evitar el sufrimiento de los trabajadores de menores ingresos”.

“Como empresarios no podemos mirarnos el ombligo, en situaciones como éstas, la sociedad en su conjunto debe apoyar las medidas que eviten el sufrimiento de las clases populares”, concluyó.