Edición n° 2772 . 24/06/2024

Pablo Moyano: «No vamos a dar un paso atrás en la defensa de los trabajadores»

En diálogo con Página/12, Moyano advierte que el movimiento obrero enfrentará las medidas de ajuste y flexibilización laboral que impulse el gobierno de Javier Milei. Asegura que la CGT está unida en esa postura.

Por Felipe Yapur

«El movimiento obrero va a salir a la calle a defender los derechos de los trabajadores», aseguró Pablo Moyano ante la inminencia de la llegada del gobierno libertario de Javier Milei, que pregona un ajuste mayor al que reclama el FMI. El triunviro de la CGT le dijo a Página/12 que la central obrera sostiene la decisión de «no dar un paso atrás» ante la posibilidad de que se flexibilcen las relaciones laborales, que despidan trabajadores y que se voten leyes contra los derechos ya consagrados. Reconoce que Milei fue votado por trabajadores a pesar de que llega al gobierno prometiendo ajuste y es por eso que -advierte- es necesaria una profunda autocrítica del peronismo, que incluya a dirigentes, gobernadores, intendentes, sindicalistas y hasta movimientos sociales, para volver a ser una alternativa de poder y gobierno.

– ¿Cómo ve el panorama político ahora que falta poco para que asuma Milei?

– No me sorprende lo que se está viendo en el armado del gobierno de Milei y mucho menos las advertencias de ajuste, reforma del Estado y privatizaciones. Lo había dicho en la campaña, pero hay que esperar a que asuma. Quiero ver cuáles son sus primeros movimientos. 

– Usted había dicho que sería el primero en salir a la calle si tocan derechos laborales.

– Lo dije y lo reitero. No vamos a dar un paso atrás porque nadie cede los derechos que consiguió con mucho esfuerzo. No podemos ceder los convenios colectivos de trabajo, ni las las indemnizaciones y tampoco las paritarias. Nosotros les enviamos en su momento a los dos candidatos presidenciales un documento con los 15 puntos que reclama la CGT. Veremos qué hace el nuevo gobierno. Sabemos que hay preocupación en los movimientos sociales y también en diferentes sectores que saben que serán afectados en caso de achicar el Estado. 

– Entonces…

– Entonces estamos en estado de alerta.

– Imagino que se refiere a la CGT.

– La CGT está comprometida con la defensa de los derechos de los trabajadores. Está también preocupada por lo que están advirtiendo los compañeros de los gremios de la industria y la construcción. Sabemos que se vienen políticas flexibilizadoras y las vamos a resistir a pesar de que nos caguen a palos. Por más que la señora (Patricia Bullrich) nos amenace, el movimiento obrero va a salir a defender los derechos de los trabajadores. Insisto, no vamos a dar un paso atrás. Así como en los noventa a través del MTA (Movimiento de Trabajadores Argentinos) se resitió a las políticas de Menem, como después fue con la Alianza y también con el macrismo, ahora volveremos a defender a los trabajadores. Como siempre lo hicimos.

– ¿La CGT está unida?

– En la última reunión de la mesa de conducción se dijo y se dejó bien en claro que no daremos un paso atrás. 

– Parece entonces que es diferente a la posición que habían tomado algunos sectores de la CGT en 2015 con el gobierno de Mauricio Macri. 

– En aquel momento hubo quienes se reunieron con Macri, tenían otra estrategia, más dialoguista, pero también estuvo el sector que nos abrimos y nos fuimos a la calle. Ahora es más duro lo que se viene. Se podrán hacer reuniones institucionales con el nuevo gobierno, pero eso no quiere decir que se vayan a entregar los derechos de los trabajadores. Acá debe quedar claro que detrás de todo está el monje negro de Macri, que pretende avanzar contra los trabajadores y hacer lo que no pudo hasta el 2019. Ahora habrá que conocer las leyes que pretenden aprobar. Si son contra los trabajadores, nos movilizaremos porque una cosa es la modernización laboral y otra, como pretenden, una esclavitud moderna.

– Milei se jacta de ser un presidente que ganó prometiendo el ajuste. Muchos trabajadores lo votaron. ¿Es consciente de eso la CGT?

– Bueno, hay que hacer un análisis muy profundo de lo que pasó, una autocrítica. Lo tenemos que hacer los gremios y también los gobernadores, intendentes, el Partido Justicialista. Hubo muchas internas, estuvo el pelotudo ese del yate y el 140 por ciento de inflación, fueron muchas cosas. El voto fue con bronca y por eso necesitamos una autocrítica que incluya a los movimientos sociales. Tenemos que mantener la unidad porque lo que se viene es contra los trabajadores más allá de quién conduzca.

– El que alguien conduzca es importante…

– Sí, eso se debe ir también debatiendo. Hay gente que cumplió un ciclo, pero eso se irá definiendo con el debate profundo. Yo no hago nombres, puede se Cristina, Kicillof, cualquiera, pero tiene que ser una conducción representativa. No se puede descartar a nadie. La conducción la puede ejercer ella, un gobernador, un intendente o un sindicalista. Lo que digo es que se tiene tomar conciencia de los errores que se cometieron… se votaban leyes que no llegaban a la gente. Está eso de la Corte, todo bien, pero no era el momento. No era lo que necesitaba la gente. ¿Se entiende? 

– ¿Cómo lo ve a Kicillof?

– Él ganó la provincia. Hizo un buen laburo y por eso ganó. Ahora imagino que lo van a querer asfixiar.

– Ahora no queda nada para la asunción de Milei. ¿Qué deben hacer?

– Y tenemos que estar unidos para no entregar las banderas del peronismo. Nos dieron por muertos muchas veces y volvimos. Vamos a volver de nuevo porque nos vamos a reorganizar, defenderemos los derechos de los trabajadores, de todos, y seremos otra vez alternativa. Eso es lo que va a pasar.

– ¿Cree que volverá la persecución a los dirigentes sindicales?

– Es posible que lo vayan a intentar. Hay que ver qué hace la señora (Bullrich), qué decisiones toma. Si son después del almuerzo o la cena (ríe).

– Había trascendido que usted se iba a vivir a España. 

– (Ríe) ¿Yo? Mi hijo, que se llama igual que yo, vive en España, juega al fútbol. Lo voy a visitar cada vez que puedo. Dicen cada tontería.

Fuente: Página 12