Edición n° 2707 . 20/04/2024

Nuevos Créditos para apoyar a familias en La Matanza que crean nuevos puestos de trabajo

Desde el municipio de La Matanza se conformó un fondo crediticio dirigido a proyectos de la economía social y solidaria. Tiene condiciones muy favorables y presenta un grado de cumplimiento del 99 por ciento.

PorAlberto Gandulfo 

Una iniciativa que afronta la delicada situación financiera desde una perspectiva solidaria

Ante los actuales desafíos para la generación de trabajo genuino y apoyo a la producción local, en la Municipalidad de La Matanza se ha creado la Secretaría de Economía Social y Solidaria (SESS), con la finalidad de encauzar las políticas públicas que posibiliten el desarrollo integral del sector socio-productivo autogestivo.

La SESS se ocupa de la difícil situación económica y laboral de las familias de matanceras, principalmente el resguardo de las personas de bajos ingresos, ante el proceso inflacionario que condiciona a la economía nacional.

Muchas de las familias del distrito, principalmente las encabezadas por mujeres jefas de hogar, se encuentran sometidas al sobreendeudamiento financiero de altas tasas de interés, que rondan entre 150 y 200 por ciento anual, de los llamados créditos NO bancarios, las “fintech” de las entidades que entregan préstamos a sola firma, las operatorias de plataformas de comercio electrónico o billeteras virtuales, y también de la usura barrial, en donde las tasas llegan hasta el 300 por ciento anual, con cobros diarios del llamado método de los colombianos; y también la compra en cuotas de mobiliario y productos electrónicos, que abundan en todos los barrios de los conurbanos del país.

Esto exige una mayor regulación estatal para evitar los abusos financieros. No se trata de un problema de “educación financiera” como muchos pregonan, más bien se trata de desendeudar a las familias más necesitadas.

Microcréditos

Muchos se aprovechan de los sectores populares, que en momentos de crisis recurren al financiamiento para afrontar la necesaria compra de alimentos y remedios, el pago de servicios públicos y por las deudas acumuladas; también para la adquisición de insumos de la producción y comercialización o la reparación de maquinarias donde pymes; pequeños productores y comerciantes locales deben cubrir los intereses del intercambio de cheques y recurrir a las cuevas bancarias.

Por todas estas razones se plantea la importancia de crear una herramienta financiera (no bancaria) desde el municipio para apoyar con créditos blandos, a baja tasa de interés, subsidiado por el estado local, brindando respuestas concretas a los trabajadores y trabajadoras de nuestro distrito que diariamente generan su propio emprendimiento, sobreviven con sus changas diarias, algunos acceden a los beneficios de la Seguridad Social (AUH, Tarjeta Alimentar, Potenciar Trabajo) pero todos en función de su trabajo cotidiano buscan la forma de mejorar sus ingresos a partir del funcionamiento de sus Unidades Productivas autogestivas, familiares y/o asociativas que son las que les permiten construir sus propios proyectos de vida.

De esta forma, se creó el Fondo Municipal de Microcrédito Solidario, en adhesión a la Ley Nacional Nº 26.117 y la Ley Provincial N° 13.673, destinado principalmente a los jóvenes trabajadores matanceros para apoyar sus emprendimientos productivos, que con el impulso municipal rápidamente puedan alcanzar la sustentabilidad necesaria para la generación y sostenimiento de puestos de trabajo autogestivo, tanto familiar como asociativo, los cuales a su vez fortalecen los entramados locales de vinculación entre productores locales y consumidores responsables, para mejorar los niveles de ingresos familiares en los barrios matanceros.

Sabemos que los microcréditos son pequeños préstamos destinados a financiar insumos y capital de trabajo de emprendimientos familiares o asociativos de la economía social y solidaria, que en forma gradual y escalonada con el apoyo del Estado local posibilitan el necesario acompañamiento en el proceso productivo para el desarrollo territorial.

Desde una concepción más amplia de finanzas solidarias, se pretende ayudar a construir ese nuevo sujeto colectivo, solidario, protagonista de la otra economía, como pregona el Foro Social Mundial.

Fondo Municipal

El Fondo Municipal de Microcrédito cuenta con tres líneas crediticias: microcréditos solidarios de hasta 100 mil pesos; grupos asociativos de hasta 250 mil pesos y microcréditos cooperativos por hasta un millón de pesos. Además, hay una línea de aportes no reembolsables (subsidio) para casos de emergencia social. Por decisión política de los secretarios reunidos en el Comité de Crédito se estableció un interés del 12 por ciento anual y se adoptó la metodología de Grupos de Garantía Solidaria para el otorgamiento crediticio.

Para implementar la operatoria del Fondo Municipal se conformó un equipo de 20 jóvenes promotoras y promotores de microcrédito que viven en los barrios matanceros y hoy integran el Equipo de la SESS. Los promotores se formaron en un curso de capacitación teórico-práctica de 36 horas, desarrollado por destacados especialistas en microcrédito. También reciben capacitación en seguimiento de cartera crediticia de manera permanente en las reuniones de planificación, evaluación y seguimiento de la operatoria.

Los promotores realizan las tareas básicas de promoción, información, asisten en la conformación de los Grupos de Garantía Solidaria, elaboran un diagnóstico social, productivo y financiero, visita a las unidades productivas y conforman las carpetas de crédito que se presentan al comité para su evaluación y posterior aprobación.

Resultados

En seis meses de operatoria del Fondo Municipal se llevan otorgados 210 microcréditos, a través de la conformación de 60 Grupos de Garantía Solidaria, 4 microcréditos a emprendimientos asociativos, 10 créditos cooperativos y 4 aportes no reembolsables a emprendedores matanceros. A la fecha, se ha concretado una inversión con fondos municipales que supera los 30 millones de pesos.

La operatoria cuenta con el cumplimiento del 99 por ciento de recupero de las cuotas convenidas con cada emprendedora y emprendedor. Este alto nivel de rendimiento crediticio demuestra el gran trabajo de los promotores de microcrédito y también el compromiso asumido por los grupos solidarios de emprendedores matanceros.

El 80 por ciento de los créditos fueron otorgados a mujeres jefas de hogar, en su mayoría jóvenes emprendedoras. Con la inversión realizada se apoyó la creación y el sostenimiento de 347 puestos de trabajo, beneficiando a más de 700 personas que integran las familias de trabajadores matanceros.

El objetivo es terminar el año alcanzando los primeros 500 microcréditos otorgados, mejorando la metodología de trabajo y multiplicando el proceso organizativo que vienen realizando los promotores, los grupos solidarios y las organizaciones barriales.

Herramienta

En la puesta en marcha de la operatoria se ha logrado implementar una herramienta de gestión local con recursos municipales, que se invierten directamente en el distrito para apoyar los emprendimientos matanceros de la economía popular, social y solidaria, con la finalidad de fomentar la producción local a través de la adquisición de capital de trabajo (insumos, herramientas, maquinarias de mano), con créditos subsidiados por el municipio, de fácil acceso a los emprendedores porque se adecuan a las posibilidades financieras de los trabajadores.

A diferencia de los bancos y las financieras, nuestros promotores de microcrédito acuerdan con cada emprendedor, y con los grupos de garantía solidaria, el compromiso de devolución a través de un cálculo para el pago de la cuota que no puede superar el 30 por ciento el excedente que genera la unidad productiva.

A poco de andar, desde la SESS se han sentado las bases y los componentes principales para expandir esta política pública, que se pretende multiplicar desde el territorio en articulación con la gestión de gobierno. La idea es complejizar la herramienta con nuevas líneas crediticias destinadas para la producción social del hábitat y la autoconstrucción de viviendas; fomentar la producción de alimentos saludables y en función de la soberanía alimentaria; multiplicar nuestras políticas de reciclado y cuidado del ambiente; crear un sistema de apoyo a las mujeres que se encuentran en proceso de salida de situaciones de violencia de género; facilitar la incorporación de las nuevas tecnologías en los procesos productivos y comerciales.

Mientras se van dando respuestas concretas y se consolida el equipo de trabajo, la estrategia de la SESS es construir un Banco Municipal Solidario que permita avanzar en el desarrollo de la Economía Social y Solidaria en La Matanza.

* Secretario de Economía Social y Solidaria de la Municipalidad de La Matanza