Edición n° 2736 . 19/05/2024

Nueva sección de Motor Económico: De bares, escritores y magia/ Por Gabriela Sharpe

Todos los domingos editaremos parte de las compilaciones realizada por la periodista de www.buenosairessos.com.ar , Alejandra Gabriela Sharpe, sobre escritores y escritoras que en algunos de sus libros hayan realizado una mención, historia o desarrollo de parte de una novela, en un bar de Buenos Aires.

BAR LA PERLA DEL ONCE

Parada frente a La Perla del Once, sintió que la gente clavaba la mirada en ella y la reconocía por la foto publicada en la tapa de El Diario. Tuvo ganas de releer su crónica del monasterio bebiendo un capuchino en una de las ilustres mesas de La Perla, donde ochenta años atrás Borges había aprendido las lecciones de idealismo de Macedonio Fernández, para quien no había materia duradera detrás de las apariencias del mundo ni un yo que percibiera  las apariencias. Allí mismo solían citarse los Montoneros a comienzo de los años setenta, desafiando a los escuadrones de la muerte, para escribir sus gacetillas de prensa clandestina, y algunos músicos de rock habían imaginado junto a la ventana las primeras letras de escarnio contra la dictadura. Nada de todo eso queda en pie, se dijo Reina al descubrir una mesa de fórmica libre pero aún sucia de medialunas y diarios cortados en tiritas. Los que gastaban la mañana eran desocupados ojerosos, que volvían de formar filas inútiles antes del amanecer en las escasas oficinas con vacantes, o padres de familia en busca de alguien que les ofreciera una changa para pagar el almuerzo, cualquier cosa, desde gestiones en la aduana a buscar botones raros en las mercerías. Lo que más abunda, sin embargo, eran los mendigos. Se colaban bajo las sillas como los gatos, a la caza de algún mendrugo suelto, esquivando la cólera de los mozos. También aquella Perla del Once se había convertido en la capital de la desdicha -capitale de la douleur, diría Paul Eluard-, en un país que se caía a pedazos. Las mesas en las que Xul Solar había inventado un castellano práctico, pero impronunciable e ilegible, sólo registraban ahora historias de menesterosos. Ni siquiera eran las mismas mesas: la noble madera había sido reemplazada por viles caballetes de plástico y aluminio, que se ladeaban fatalmente por más soportes que se pusieran bajo las patas. El capuchino que le llevaron a Reina estaba frío y las moscas se posaban sobre las páginas del diario con terquedad de lectoras. Prefirió marcharse cuando iba por el tercer párrafo de su artículo. (Tomás Eloy Martínez; El vuelo de la reina)

La Perla del Once fue un bar notable de Buenos Aires , ubicado en Rivadavia y Jujuy, en el barrio de Balvanera. Cerró en 2017