Edición n° 2770 . 22/06/2024

¿Nuestro pueblo merece tanto castigo?

Raúl Hutin/ Industrial y Dirigente PyME
Secretario de la Central de Entidades Empresarias Nacionales (CEEN)

Somos una sociedad que pecó de ingenuidad más de una vez, nos comimos la curva con Menem, que terminó sincerándose y reconociendo que “si decía la verdad no lo votaba nadie”. También gran parte del pueblo le creyó a Macri, denunciado por Scioli y en el debate televisivo lo refuto con aquella frase, “que te hicieron Daniel, te estas convirtiendo en un panelista de 678”.

Pero lo de ahora, de entronar a Milei, habiendo explicitado todo lo que iba a hacer, con la celeridad que desplegaría su plan y esa personalidad de “loco” que mostro sin careta, ya no es ingenuidad, tal vez mucha bronca, mucho resentimiento porque el gobierno de Alberto fue un desastre, tal vez una porción mayoritaria quería algo tan distinto que no le importo analizar en demasía el resultado de esta aventura a lo desconocido, tal vez…

Nuevamente un 56% de la sociedad o la mayor parte de esta fue engañada, ¿o alguien voto convencido que este personaje pretendería el uso total del poder público?, ¿Que provocaría este espiral inflacionario irresistible para la gente de a pie?, ¿Que tiraría por la borda el trabajo tenaz de miles y miles de pequeñas y medianas empresas a lo largo y ancho del país que ahora quedan absolutamente desamparadas? ¿Que se liberaría la importación indiscriminadamente sin tener en cuenta las asimetrías existentes con países centrales?

Lo cierto es que estamos frente a una situación de terror y no podemos darnos el lujo de sentirnos y actuar como inmovilizados. El combustible que utilizan nuestros transportes de mercadería en un país extensísimo, el que usan nuestros colectivos y el que nos lleva y nos trae desde nuestros trabajos, aumento en la era de Milei el 120%. ¿Alguien puede explicar el motivo de semejante transferencia de dinero desde la sociedad en su conjunto a un grupúsculo de empresas multinacionales? ¿Acaso nuestro petróleo, que este año vuelve a marcar record de productividad o sea menor costo, la tierra le exige un pago extra, los trabajadores tuvieron un pago extra de esa magnitud, cambio la tecnología y por lo tanto hubo inversiones cuantiosas? NO, NO…mil veces NO. Solo es la codicia y favores de campaña, lo que lleva a acelerar nuevamente la inflación.

Le sacan los cupos de exportación a los cortes populares y por lo tanto la carne que podían comer los argentinos y argentinas se va a precios europeos o norteamericanos, cuando de igual forma se le sacan a la harina y entonces el pan de todos los días toma valores inalcanzables para nuestros trabajadores, o el maíz, o el cuero, o se permite que las pre-pagas aumenten casi el 100% tratándose de atención a la salud, generando nuevamente la saturación del sistema público, con personal con salarios devaluados y menos recursos.

No es casual que en la reciente encuesta del Monitor MIPyME, el 62,2% de los encuestados contestaran que la economía estará igual o peor en los próximos meses. A lo que le agregaría que comprobamos que un optimista es en realidad un pesimista mal informado, apenas se termine de desplegar está loca inflación provocada explícitamente, se desate una ola de inseguridad e inclusive saqueos como ocurrió esta semana en Benavidez (ocultada por supuesto la información), este número del 62,2% trepara vertiginosamente al igual que el malestar general.

Por ahora la cosa viene relativamente tranquila, los cacerolazos de las ciudades muestran todas las noches el malestar general pero aun la cosa no pasa de ahí y esto se debe a que todavía una cantidad importante de la sociedad conserva parte del aguinaldo, cobró el sueldo de enero o las vacaciones, pero, ¿Cuándo vuelvan de esta y no tengan nada a cobrar y el transporte aumente el 400% o la carne se vaya a 20 lucas, seguirá la calma?

Tenga cuidado Sr. Presidente de la Nación, el piolín se puede estirar un poco (nuestro pueblo demostró generosidad y entrega al respecto) pero ojo con que se corte, se quedara con un cachito tan chiquito que no le alcanzará para soportar el escarmiento.

¿Cómo es posible que a prácticamente un mes de mandato, con una inflación al 30% en diciembre, no se hable de sueldos, no se hable del Salario Mínimo Vital y Móvil, no se hable del sistema de adecuación de los jubilados y los pensionados, o ¿consiste en matar a la mitad de la sociedad para que la otra mitad viva mejor? El 75%, que incluye aquellos que lo votaron, considera que el Estado debe estar presente en temas claves como: salud, educación, defensa, seguridad, producción, empleo, no podemos hacer caso omiso a la voz de pueblo, que según usted es la voz de Dios.

La economía Argentina, sinceramente no necesitaba un ajuste ortodoxo de esta magnitud, sí administrar correctamente los recursos, planificar inteligentemente el desarrollo y por supuesto un sistema de distribución de los ingresos y de la riqueza más equitativo e inclusivo. De esta manera le aseguro, saldríamos adelante en menos de 45 años.