Edición n° 2741 . 24/05/2024

No todo tiempo pasado fue mejor

Tres años después del cierre intempestivo de los cinco locales comerciales de una conocida panadería de Villa Mercedes, atraviesan un presente estable, apostando a la autogestión.

San Luis

“Nos quedamos adentro de la panadería a resistir” titulaba El Portal de las Cooperativas en febrero de 2021 aquella épica de un grupo de trabajadoras y trabajadores que resistieron un despido masivo en la empresa que gestionaba la Panadería Las Camelias. Después de siete meses de lucha colectiva, obtenían la matrícula del INAES bajo la denominación Cooperativa de Trabajo 20 de Julio Ltda.

“Se mezclan muchas emociones al recordar aquella mañana cruel de 2020, cuando comenzó esta lucha, y ver las diferencias con lo que hemos podido lograr en la actualidad, llenos de orgullo y con muchas expectativas hacia el futuro”, expresó la asociada Gabriela Luque.

“Estamos divididos por sectores. Están los de administración, los del sector cocina y los de panadería, y cada uno tiene un representante. No ha sido fácil, pero ya estamos encaminados”, describió otra de las trabajadoras, Lucía Rodríguez. Su par, Belén Colautti, agregó: “Acá somos todos iguales. Todos cobramos igual, tenemos los mismos beneficios y decidimos en colectivo”.

“Nosotros también veníamos con esa concepción de que el cooperativismo falla, traíamos esa carga. Fue un proceso de aprendizaje, de educarnos, de asistir a instancias de formación. Tenemos la particularidad de ser una Cooperativa que se forma a partir de la recuperación de una empresa, que son solo 400 en todo el país, y fuimos la primera en pandemia”, señaló Luque.

Para celebrar realizaron un encuentro abierto a la comunidad en el local con espectáculos, juegos, regalos para niños y hasta sorteos. Además, donaron alimentos no perecederos al Comedor Adulam.

“Es realmente una familia. Antes a los hijos no los podíamos traer y ahora sí, están acá y comparten con nosotros. Si salió algo mal, buscamos la forma de mejorarlo, pero no hay presión. Es un alivio venir a trabajar”, aseguró Lucía. “Esta es nuestra segunda casa y nuestra trinchera en la vida”, dijeron.

Fuente: El Diario de la República.