Edición n° 2701 . 14/04/2024

No funcionan los trenes y se anunciarán más paros contra el ajuste de Milei

  • Desde medianoche rige la medida de fuerza convocada por La Fraternidad, gremio que nuclea a maquinistas de ferrocarriles a nivel nacional, ante la desactualización salarial. El lunes se demorará el inicio de clases por un nuevo paro docente. Desde la CGT, advierten por la escala en la conflictividad social y analizan convocar a un segundo paro nacional desde la asunción de Javier Milei.

A medida que la desregulación económica avanza, la conflictividad gremial y el malestar por la caída de los ingresos continúa aumentando. Hoy, líneas ferroviarias de todo el país paran durante toda la jornada en reclamo por la desactualización de los salarios del sector frente a la escalada de precios que, entre diciembre y enero, superó el 45%. “No reclamamos ningún aumento salarial, solo una recomposición de lo que perdimos por el aumento inflacionario, se trata de una actualización”, indicó Omar Maturano, secretario general del gremio La Fraternidad, que nuclea a los maquinistas de trenes nacionales.

Si bien la medida alcanza a los ferrocarriles de todo el país, algunas líneas de larga distancia continúan funcionando con normalidad, como es el caso de los trenes a Rosario, Mar del Plata, Tucumán y Córdoba. Desde el sindicato acordaron no suspender este servicio “para no perjudicar a la gente que ya sacó los boletos y, aunque le reembolsen, después no van a poder comprar el boleto por los aumentos”.

Y es que, desde el Gobierno nacional, ya anunciaron incrementos de hasta 70% en los cuadros tarifarios de trenes locales, interurbanos y de larga distancia, que comenzarán a regir a partir del 1º de marzo. Con estas subas, algunos pasajes superarán los $10.000.

En un comunicado, La Fraternidad informó que las molestias que el público usuario sufre el día 21 “es única, total y absoluta responsabilidad del Gobierno Nacional”, que en desconocimiento de la Legislación vigente, no convocó a las partes a la conciliación obligatoria. Está legislación obliga a las partes en conflicto a debatir 15 días hábiles, más cinco días más, para arribar a solucionar el tema en cuestión, siendo el Estado moderador del debate. El Gobierno Nacional no puede desconocer la Ley que defiende a los usuarios y establece un método conciliador, por lo que su actitud viola la Paz Social, los Derechos Constitucionales y agravia a los usuarios y a los trabajadores ferroviarios en general“.

Refuerzan el servicio de colectivos

La Asociación Argentina de Empresarios del Transporte Automotor (AAETA) informó que se reforzó el servicio de colectivos, ante el paro de trenes a nivel nacional.

A través de un comunicado por redes sociales, la Asociación destacó que, a pesar de las limitaciones previas, se toman todos los recaudos posibles.

“Las empresas pertenecientes a AAETA están reforzando los servicios de las líneas afiliadas, que son aledañas a los servicios de FFCC”, indicaron.

Además, destacaron: “Esto es dentro del marco de limitaciones previas, sumado ahora a la demanda adicional, pero se están tomando todos los recaudos a nuestro alcance ante esta contingencia sobre los servicios ferroviarios suburbanos”.

El paro efectuado por La Fraternidad, sindicato de maquinistas de trenes, durará 24 horas y es llevado a cabo por la falta de avances en la discusión paritaria del sector.

En un comunicado, el gremio conducido por Omar Maturano subrayó que “las molestias que el público usuario sufre son única, total y absoluta responsabilidad del Gobierno nacional, que en desconocimiento de la Legisla

Seguidilla de reclamos

El paro de La Fraternidad podría abrir una nueva seguidilla de reclamos contra las medidas de ajuste y desregulación económica de la gestión libertaria. “Pretende que esa libertad de la que habla, que no sé si es liberalismo, neoliberalismo o libertarianismo, nos lleve a un 80% de pobres y un 20% de ricos como pasaba antes de 1943”, cuestionó Maturano, para quien la Confederación General del Trabajo (CGT) debería convocar a un nuevo paro general.

La central obrera se movilizó por última vez el pasado 24 de enero, a 45 días de la asunción presidencial de Javier Milei, en contra de la reforma laboral y el ajuste planteado por el economista en el decreto de necesidad y urgencia (DNU) 70/2023 y la ley “Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos”. Si bien aún no han confirmado una nueva medida de fuerza del mismo calibre, sus dirigentes evalúan la posibilidad de llevar a cabo una huelga general en los próximos días por los conflictos gremiales, la reciente desregulación de las obras sociales y la decisión del gobierno de fijar unilateralmente el salario mínimo vital y móvil ante la falta de acuerdo con representantes gremiales.

La conflictividad está creciendo cada vez y está siendo por actividades, que seguramente terminará en una (medida de fuerza) general. Por ejemplo, esta semana está llamado a un paro por parte de conductores de trenes a mediados de semana. Esto va a empezar a suceder en muchos lados”, advirtió Jorge Sola, secretario de Prensa y Comunicación de la CGT.

Tal como señaló, a la protesta de esta semana de trabajadores ferroviarios, se suma ahora un paro nacional docente convocado para el próximo lunes 26 de febrero, día para el que estaba previsto el inicio del ciclo lectivo 2024 en varias jurisdicciones del país. La huelga fue acordada por la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET), la Confederación de Educadores Argentinos (CEA), el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (SADOP) y la Unión Docentes Argentinos (UDA) ante la falta de negociación paritaria para este sector.

Si el Gobierno nacional no llama a la discusión de un nuevo piso salarial antes del jueves 22, dichos gremios de la CGT llevarán adelante la medida de fuerza, a la que podrían plegarse también sus pares de CTERA.

En este contexto, lejos de buscar conciliar con los sindicatos docentes, desde la administración libertaria buscan redoblar la apuesta y frenar las protestas declarando la educación como servicio esencial. Se trata de una iniciativa que integraba el paquete de reformas propuesto en la ley ómnibus que el Gobierno decidió retirar del Congreso ante la falta de apoyo de algunos sectores de la oposición dialoguista durante la votación en particular.

Ahora, buscará reflotarla para evitar que se retrase el inicio de clases a nivel nacional, sin verse obligados a abandonar su tesitura respecto de la responsabilidad de los gobernadores en la actualización y el pago de los salarios de los maestros y la consecuente eliminación del Fondo de Incentivo Docentes (FONID).

Mientras continúa el conflicto docente, el Poder Ejecutivo Nacional ya convocó a otros sectores para negociar paritarias. Hoy, se reunirá con otros gremios ferroviarios a las 10 en la sede del ex Ministerio de Trabajo para discutir la actualización del salario. La Unión Ferroviaria (UF), la Asociación del Personal de Dirección de los Ferrocarriles Argentinos y Puertos (APDFA) y la Asociación de Señaleros Ferroviarios Argentinos (ASFA) buscarán “continuar con las negociaciones pendientes, esperando allí poder concretar un acuerdo acorde que permita seguir sosteniendo el poder adquisitivo del salarial, en esta difícil situación económica que se está viviendo”.