Edición n° 2769 . 21/06/2024

 Naomi Klein y la inteligencia artificial: «la tecnología AI generativa y los chatbots tienen el potencial de ser armas de doble filo, que pueden beneficiar a la humanidad o llevarla a su destrucción». 

Klein critica las falsas promesas de Silicon Valley e insta a Joe Biden a cumplir con la regulación de la gran tecnología y proteger los datos de los ciudadanos

l artículo de Naomi Klein [AI machines aren’t ‘hallucinating’. But their makers are, en The Guardian] aborda los riesgos de la inteligencia artificial generativa y de los chatbots, que pueden crear imágenes y textos indistinguibles de los humanos, pero con potenciales consecuencias nefastas. Klein critica las falsas promesas de Silicon Valley, que ven en esta tecnología una manera de mejorar nuestra vida sin darse cuenta de que el capitalismo impulsa su uso para maximizar beneficios e inmiserar a la gente.

Naomi Klein cita a Sam Altman, CEO de OpenAI, que afirma que los chatbots no sustituirán a los humanos, sino que les ayudarán a hacer más trabajo creativo e interesante. Pero la realidad es que muchos trabajos pueden ser automatizados y que las empresas utilizan esta tecnología para reducir costes y aumentar beneficios. Altman también sugiere que los políticos y gestores públicos pueden utilizar los chatbots para tomar mejores decisiones, pero Klein lo considera una alucinación, ya que estas decisiones están motivadas por el dinero y el poder, no por la falta de datos o conocimiento.

Klein advierte que la tecnología AI generativa y los chatbots tienen el potencial de ser armas de doble filo, que pueden beneficiar a la humanidad o llevarla a su destrucción

Klein, que es profesora y codirectora del Centro de Justicia Climática de la Universidad de Columbia británica, también critica la pérdida de trabajo que puede causar el uso de la AI generativa, con artistas y otros profesionales viendo sus medios de vida amenazados por esta tecnología. Además, destaca que muchos chatbots son entrenados con datos robados o manipulados, lo que hace que sean menos fiables y objetivos. Klein hace un llamado a la regulación y a la transparencia en el desarrollo de esta tecnología para evitar el peor escenario.

La articulista de The Guardian y autora de los exitosos ‘No Logo’ y ‘La doctrina del shock’ también menciona en su artículo una carta abierta de Molly Crabapple, que llama a la gente a comprometerse a no utilizar AI generativa para sus proyectos artísticos y periodísticos, y a no apoyar esta tecnología. También menciona una carta de Timnit Gebru y otros estudiosos de ética de la AI, que piden regulaciones y transparencia para esta tecnología. Klein interpela directamente al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, instándolo a hacer efectivas sus promesas de regular la gran tecnología y proteger los datos personales de los ciudadanos, antes de la llegada de las próximas elecciones presidenciales.

Naomi Klein cita a Geoffrey Hinton, considerado el «padre de la IA», quien ha expresado su preocupación por el potencial de esta tecnología para reemplazar a los humanos en tareas creativas y artísticas. Según Hinton, las redes neuronales generativas «pueden ser muy útiles, pero también pueden ser muy peligrosas. No solo nos quitan el trabajo de limpiar, también pueden tomar más que eso». Esto significa que no solo son los trabajos de arte y periodismo los que se ven amenazados por la IA, sino también el mismo acto creativo.

Naomi Klein advierte que la tecnología AI generativa y los chatbots tienen el potencial de ser armas de doble filo, que pueden beneficiar a la humanidad o llevarla a su destrucción. Depende de cómo la sociedad decida regular y utilizar esta tecnología.

¿Qué es un chatbots y para qué sirve?

Qué es un chatbot y para qué sirve? - Iberdrola

Info: Un chatbot es un software basado en Inteligencia Artificial capaz de mantener una conversación en tiempo real por texto o por voz. En el primer caso, nos encontramos con los chatbots de atención al cliente que podemos encontrar en webs de bancos, seguros, viajes, restauración, etc