Edición n° 2657 . 01/03/2024

Mujeres que no bajan los brazos

Son todas madres que se organizaron en un emprendimiento. Avizoran un futuro complejo, pero se aferran a la fuerza de la organización colectiva.

 Entre Ríos


La Cooperativa de Trabajo Comercializadora Ltda. recibió su matrícula hace tres años, si bien llevaban otros tres trabajando como grupo. Está compuesta por siete mujeres de la ciudad de Concordia.

Ermelinda Dittrich es productora hortícola, integra la organización en el rol de síndica. Junto a sus compañeras hace diversas producciones como panificado y plantines aromáticos entre otros rubros: “La necesidad de trabajar como emprendedoras nos llevó a juntarnos, empezamos a hacer feria en diferentes puntos de la ciudad, y cuando surgió la feria ‘Alimentar’ nosotras estuvimos y fuimos las que luego la seguimos sosteniendo a lo largo de los años”.

En diálogo con El Portal de las Cooperativas, Dittrich recordó que “en la pandemia éramos las únicas en la ciudad que teníamos permiso para poder circular, andábamos por los barrios y por las colonias llevando alimentos porque la gente no podía salir, nosotras íbamos dos veces a la semana y vendíamos, llevábamos lo esencial de la canasta básica”.

El proceso natural fue la conformación formal: “A partir de ahí empezamos a hacer todos los trámites para poder constituirnos como Cooperativa”.

Un dato no menor es que todas las que integran la Cooperativa forman parte de la organización social Movimiento de Trabajadores Excluidos Rural (MTE).

“El MTE nos ha brindado un montón de herramientas para poder constituirnos formalmente. Luego pasamos de hacer la feria Alimentar de manera ambulante, a tener nuestro propio local. Hace un año y medio inauguramos en la Estación Norte a través de un proyecto, que también fue formulado de manera conjunta con el municipio, diferentes instituciones y también el MTE; se llama Pueblo a Pueblo, multiplicar”, detalló la cooperativista.

El Estado les brindó tanto el lugar como algunas maquinarias, y ellas pusieron el trabajo, la organización y administración del lugar. Ahí se venden productos básicos de la canasta básica y tratan de hacer hincapié en todo lo que es cooperativo, regional, producción local; a la vez que en las producciones orgánicas, agroecológicas. Compran productos a diferentes cooperativas del país como por ejemplo yerba y la fécula de mandioca a la Cooperativa de Productores Yerbateros de Jardín América Ltda. (Misiones).

Apoyo estatal que ya no estará

Más allá de estar agradecidas por la ayuda estatal recibida en su momento para desarrollarse no están exentas de inconvenientes de diferente naturaleza, y allí surge el empuje grupal: “Obviamente, somos seres humanos, cada uno tiene sus problemas y sus cosas, pero medianamente, como Cooperativa funcionamos bastante bien. Hacemos reuniones cada quince días que eso te fortalece un montón. Y todas somos laburantes, laburamos desde siempre, somos emprendedoras, sabemos lo que es romperse el lomo para poder llevar el pan a la casa de cada una de nosotras. Somos todas madres, así que, si de luchar se trata, lo tenemos muy en claro, y nunca bajamos los brazos, siempre nos apoyamos una a otra para poder salir adelante, si por ahí alguien decae o por lo que sea”, resumió.

La productora no escapa al análisis del cambio gubernamental, “por supuesto que esto que sucedió ahora con el nuevo gobierno nos tuvo, nos tiene y nos va a seguir teniendo muy preocupados, porque el panorama es muy incierto, lo vemos desolador, y la verdad en todos los sentidos a nuestro sector, los pobres, los humildes, los trabajadores, los de la economía popular, somos uno de los sectores que más nos perjudica todas las medidas que el gobierno está tomando hasta ahora. Así que la verdad es que estamos muy preocupados y tratando de ver cómo podemos hacer para paliar esta situación que está comenzando recién y que se va a venir mucho más fea aún”, se lamentó.

Dittrich amplía esa lectura al plano municipal y provincial: “Ya no podemos pretender esperar nada. Así que vamos a hacernos fuertes como siempre hicimos, digamos, y abrazados de manera hermanada con nuestra organización, que es el MTE Rural, que nos núclea en un gremio, que es la UTEP a nivel nacional, tratar de unirnos y pelear y luchar para que nuestros derechos no sean despojados, y podamos salir adelante siempre”.