Edición n° 2761 . 13/06/2024

MOTOR ECONÓMICO Y “LA FOTO DEL DOMINGO” EN CUARENTA SEMANAS/ VÍDEO AL INICIO DE LA NOTA

( Por Alejandro Malowicki. Cineasta, docente y fotoperiodista.)

A los 16 años salí a recorrer con mi viejita cámara fotográfica Voigtlander diferentes caminosbuscando espacios dónde pudiera estudiar fotografía.Y haciendo camino al andar, (me susurran Machado y Serrat), llegué a la Escuela Superior de Bellas artes de la UNLP en la ciudad de La Plata creyendo haber llegado al final de mí búsqueda. Pero no fue así porque entré creyendo que seguramente enseñarían fotografía, pero no, enseñaban cine.

Creí que había recorrido un camino equivocado, pero a poco de comenzar los estudios me fui enamorando del cine y a tal punto que una vez que terminé la carrera dediqué mi vida artística y profesional aconcretar una obra con películas de largometraje y de otros génerosy formatos superando los difíciles inconvenientes que se oponían para lograr crear las producciones, algunas soñadas y otras no tanto, perosiempre pudiendo conseguir los recursos económicos imprescindibles para vivir de la profesión.

Empero, ese deseo de seguir soñando en concretar una nueva películaque todavía me conmueve y me insta a continuar, nunca hizo desaparecer mi inicial predilección por la fotografía. Claro que con el cine me encontré cuando tenía apenas 18 años y una vida por delante y mi primigenia vocación la retomé cuando ya tenía 75 yuna vida por delante más reducida en el tiempopero con muchos conocimientos para refrescar y estudiarla tecnología digital aplicada a las cámaras de los celulares para abordar,con el que tengo, –el de los denominados elegantemente de “gama media”–(o sea los que no son muy buenos) pero que es el indicado para lograr el estilo deseadopara mis tomas callejeras. Estaba convencido y lo sigo estando que es la mejor cámara para hacer el estilo de “fotografía de calle”completando con mi computadora las tomas elegidas y aplicando algunos de los tres (y a veces los tres) programas específicospara poder mejorar las tomas originales como así también para experimentar para obtener resultados cercanos a mis necesidades expresivas.

Mi página en Instagram esel sitio dónde publico algunas de mis obras, pero como creo que algunos de mis trabajos ya tienenuna factura artística para que puedanser exhibidos en otros espacios públicos, físicos y/o virtualessiempre estoy tratando de encontrar dónde exhibir mis fotografías. Así fue cuando expuse por primera vez en una galería de arte reconocida “Palermo H” como cuando hice una muestra en el “Bachi Gleyzer”, un bachillerato popular nocturno en dónde también produje mi primer fotolibro digital editado por la editorial “Incluir”mostrando y comentando las modalidades de la Educación Popular Comunitaria.

Estando en esta búsqueda le pregunté a Héctor Sosa, editor general del diario digital “Motor económico” (en el cual habían publicado varias notas mías referidas a la problemática de las infancias ante los medios audiovisuales) si aceptaría publicar en la Revista algunas de mis fotografías y en su inmediata respuesta no solo aceptaba, sino que me ofrecía incluir una columna todos los domingos en la cual se publicaría una foto diferente de mi autoría. ¡Qué alegría y conmoción sentí muy dentro mío! Recuerdo que me pidió que le encontrara un nombre a la columna y unos minutos después de enviarle mi propuesta que aceptó agregó: tené en cuenta que para que tu foto salga publicada los domingos tenés que enviarla a más tardar los sábados antes de las 16hs.con algún texto alusivo. Y así lo hice todas las semanas y lo sigo haciendo

Este fotovideo, resultado de la generosa y solidaria actitud de Héctor Sosa compendia las primeras 40 fotografías publicadas durante las primeras 40 semanas. ¡Muchas gracias Héctor!

Del Editor: Motor Económico va a cumplir 8 años , y es producto de un trabajo en Equipo, y de su Director , compañero y amigo el periodista Raúl Dellatorre