Edición n° 2737 . 20/05/2024

Michael Zemmour, economista: “El gobierno nos contó una historia”

Batalla por las jubilaciones en francia

ENTREVISTA

Cuando el periplo parlamentario del proyecto de reforma de las pensiones llega a su fin, en un contexto de rechazo popular, el economista Michael Zemmour analiza las mentiras macronistas.

Michael Zemmour, Economista, profesor de la Universidad Paris-I Panthéon-Sorbonne

En pocos meses se ha consolidado como una de las caras de la oposición a la reforma de las pensiones. Profesor de la Universidad de París-I Panthéon-Sorbonne e investigador en Liepp (Ciencias-Po), este especialista en la financiación de las políticas sociales ha escudriñado el proyecto macronista, para revelar las trampas y lo tácito. Hoy hace un balance de los últimos meses y repasa el papel que desempeñó en este debate.

El Ejecutivo nos prometió una reforma “necesaria” en el plano económico, y “justa” en el social, con una serie de contrapartidas (pensión de 1.200 euros, desarrollo de largas carreras, etc.). Sin embargo, se tiene la impresión de que cuanto más defiende el ejecutivo estas medidas, menos audibles son. Por qué ?

La reforma en realidad contiene muy pocas mejoras. El único avance significativo, aunque de alcance limitado, es la revalorización de las pequeñas pensiones hasta unas pocas decenas de euros.

Para el resto de los afectados por el proyecto de gobierno, la reforma implica un endurecimiento más o menos significativo de las condiciones de jubilación, apenas mitigado por los ajustes propuestos por el ejecutivo (expansión mínima de la cuenta de emergencia, ajuste de carreras largas – Ed. . ). Pero, incluso para los empleados expuestos a dificultades, por ejemplo, casi no hay casos en los que la reforma aporte una mejora.

La vaguedad en torno al número de beneficiarios reales de la famosa pensión de 1.200 euros (10.000 a 20.000 personas al año, según el último balance) representa seguramente el mayor fiasco de este proyecto, en términos de comunicación política: ¿cinismo o incompetencia?

Me llamó la atención que, a partir de las elecciones legislativas, folletos repartidos por diputados macronistas garantizaran esta pensión mínima en 1.200 euros. Sin embargo, a partir de ese momento, bastaba analizar los datos disponibles para saber que no sería así.

Creo que, básicamente, esta reforma se decidió por razones de estrategia política y presupuestaria, y no sobre la base de una valoración razonada de nuestro sistema de pensiones. Al paliar, a través de su comunicación, la dureza de su reforma, el gobierno ha pretendido desde el primer momento contarnos una historia alejada de la realidad.

Trató de pasar una pequeña medida (revalorizaciones de pequeñas pensiones) por un gran paso adelante. Lo terrible es que, entre los 5 millones de pensionistas que viven con menos de 1.200 euros de pensión, cientos de miles creían que su situación económica iba a mejorar sustancialmente .

El ejecutivo defendió, durante su presentación, una reforma presupuestaria equilibrada. Sin embargo, si a día de hoy tenemos en cuenta las contrapartes liberadas a la derecha para conseguir su apoyo, estamos navegando muy lejos de los 13.000 millones de ahorro que se había fijado como objetivo. Según el Senado, el agujero rondaría los 600 millones de euros en 2030. ¿Qué opinas?

Me mantendré cauteloso con los números, por la sencilla razón de que esta reforma no está muy bien documentada. La cifra de 6.000 millones de euros de gasto adicional generado por los arreglos (en términos de largas carreras, en particular), que está circulando en este momento, me parece un poco sobreestimada.

La realidad es que el corazón de esta reforma -rebajar la edad legal y acelerar la reforma de Touraine- genera importantes ahorros, y por eso produce tantos efectos en las personas. Los primeros interesados ​​son las personas que se jubilarán antes de 2030.

Dicho de otro modo, pediremos a unos 5 millones de personas, probablemente menos, que carguen con los 13.000 millones de euros de ahorro que supone la factura.

Usted dice que la reforma no está suficientemente «documentada», y fue uno de los primeros en señalar los silencios y aproximaciones del estudio de impacto que acompaña al texto. ¿Esta falta de transparencia no es un problema democrático?

Por supuesto, pero este problema democrático va más allá del estudio de impacto por sí solo. Esto comienza con la elección del vehículo legislativo, que tampoco es ajena a la debilidad del estudio de impacto: para un proyecto de ley ordinario, el ejecutivo se habría visto obligado a producir información más completa.

Para una reforma de esta magnitud, el gobierno debería al menos explicarnos con precisión las repercusiones esperadas en términos de empleo, crecimiento del PIB, poder adquisitivo, efectos de la elevación de la mayoría de edad en las personas, etc.

Pero, de todos modos, mi sensación es que el juego no vale la pena. La mayoría de los modelos macroeconómicos que analizan el aumento de la edad legal plantean efectos extremadamente débiles, del orden de 0,3 puntos de PIB adicional al cabo de diez años. El gobierno anticipa un mayor impacto, pero desde un enfoque puramente contable, sin depender de ningún modelo macroeconómico.

El poder ha perdido la batalla de la opinión y, en cierto modo, tú has contribuido a ella. ¿Cómo reacciona cuando algunos medios lo llaman «economista que hace temblar a Macron»?

¡No soy el único economista crítico que ha hablado sobre el tema! Muchos investigadores –estoy pensando en los Aterrorizados Economistas, en particular– han intervenido en los debates públicos, para diseccionar el texto y discutir sus efectos. Además, les recuerdo que lo que hace temblar al gobierno no son los economistas, sino el movimiento social.

Lo más destacado del período me parece ser la fuerza y ​​la determinación de la intersindical , así como el eco que encuentra entre la población. Por cierto, si los economistas críticos acaban siendo escuchados es porque el movimiento social está cambiando el espacio y el tiempo del debate público: desde enero y las primeras movilizaciones sólo hablamos de reforma.