Edición n° 2790 . 12/07/2024

Mercado mundial del gas: un nuevo estado de agregación

Por EvgenyTipailov*


Los cambios que se han iniciado en el mercado mundial del gas encajan en el proceso de transformación de todo el sistema de relaciones internacionales y comercio internacional.

El trienio 2020-2022 ha transformado el panorama del mercado mundial del gas. 2020 estuvo marcado por una recesión mundial y un descenso del consumo de gas debido a las restricciones generalizadas contra el COVID. En 2021, se produjo una «tormenta perfecta» de crisis de precios en el mercado del gas de la UE. En 2022, continuó el aumento galopante de los precios del gas en la UE con el telón de fondo de la Operación Militar Especial de Rusia en Ucrania. Países no amigos impusieron sanciones a la Federación Rusa, y ésta tomó contramedidas. Como consecuencia, los suministros de gas ruso a la UE se redujeron considerablemente. En septiembre de 2022, los gasoductos Nord Stream 1 y Nord Stream 2 fueron destruidos en un atentado terrorista.

Ha comenzado la reestructuración del mercado mundial del gas (tanto en su dimensión regional como mundial), que durará años y conducirá a un crecimiento acelerado de la cuota del GNL en el comercio mundial de gas natural. Se caracterizará por los siguientes rasgos clave.

La competencia entre los productores de gas natural por hacerse con una cuota de mercado (principalmente en Europa y Asia) se agudizará drásticamente. La lucha principal se desarrollará entre Estados Unidos/Australia (como aliados dentro de la alianza político-militar AUKUS), por un lado, y Rusia/Qatar/Malasia/Nigeria y otra serie de países (como representantes de la llamada «mayoría mundial»), por otro. Al mismo tiempo, la destrucción de los Nord Streams (que Estados Unidos coordinó cuidadosamente con el apoyo de los satélites europeos) marcó claramente un juego sin reglas (salvo los métodos terroristas de lucha competitiva) y el caos de la cooperación energética internacional a corto y medio plazo.

En este contexto, ha evolucionado el problema de la protección de las infraestructuras energéticas críticas y de la seguridad energética en general. Esto puede repercutir tanto en los precios del gas (impulsando el crecimiento), como en el ajuste de los contratos de suministro (aumento del número de contratos a largo plazo y cambios en los mecanismos de fijación de precios) y en la renovación de los contratos antiguos (Foro de Países Exportadores de Gas). También afecta a la búsqueda de nuevos formatos y ámbitos de cooperación entre productores de gas no occidentales en relación con el debilitamiento de la confianza internacional en los participantes occidentales en el mercado.

La competencia entre los principales importadores de gas (principalmente la UE y los países de Asia-Pacífico (China, India, etc.) por nuevos volúmenes de GNL aumentará para satisfacer la demanda interna junto con las importaciones de gas por gasoducto. Al mismo tiempo, al menos durante los próximos 2-3 años, los mercados del gas europeo y asiático cambiarán de lugar: el europeo pasará a ser premium y el asiático, compensatorio. Esto se debe a las siguientes circunstancias.

En 2022, las importaciones de gas ruso por gasoducto a la UE se redujeron drásticamente. Dependiendo de la situación geopolítica en 2023, es posible que se reduzcan aún más (hasta 15.000-20.000 millones de metros cúbicos). Además, la UE tomó la decisión política de maximizar la sustitución del gas natural ruso. Al mismo tiempo, no se espera que se introduzcan nuevas capacidades significativas de GNL en los próximos 2-3 años (a finales de 2023, entrarán en el mercado mundial unos 25.000 millones de metros cúbicos adicionales de GNL) que puedan satisfacer el nivel previsto de demanda mundial en medio de la caída de las importaciones de la UE de gas ruso por gasoducto. Por último, el mercado asiático podría registrar un modesto aumento de la demanda de GNL debido al mayor uso de fuentes de energía que sustituyan al gas, a la lenta recuperación de la producción industrial y a las restricciones anti-COVID aún vigentes en algunos países asiáticos.

Otra tendencia para los próximos años puede ser una volatilidad significativa y unos precios del gas elevados en el mercado mundial del gas. Los principales factores serán:

  • Continua inestabilidad geopolítica (provocada, entre otras cosas, para mantener altos los precios del GNL con el fin de pagar los nuevos proyectos de GNL en EE.UU. y Australia),
  • Crecimiento económico y recuperación de la producción industrial (bastará con un crecimiento moderado) ante la escasez de suministro de gas,
  • Insuficiente capacidad nueva de GNL;
  • Una nueva reducción del volumen de entregas de gas ruso por gasoducto a la UE
  • Un aumento del número de contratos a largo plazo y un cambio en la estructura comercial de los contratos (con la aplicación paralela de tres modelos de fijación de precios: vinculación de los precios a los precios del petróleo, al índice Henry Hub de EE.UU. y a los precios en los mercados) como herramientas para reducir los riesgos comerciales y garantizar la seguridad de la oferta y la demanda,
  • La introducción de normas y requisitos más estrictos de neutralidad de carbono para el GNL producido,
  • El llenado insuficiente de las instalaciones subterráneas de almacenamiento de gas (UGS) en la UE,
  • Condiciones meteorológicas adversas en otoño e invierno.

Las instalaciones europeas de UGS tienen una buena ocupación debido al invierno anormalmente cálido de 2022/2023: a mediados de febrero de 2023, se observó un nivel de ocupación de gas casi récord para esta época: unos 70.000 millones de metros cúbicos. Sin embargo, si los suministros de gas ruso a la UE siguen disminuyendo en 2023 y la economía asiática muestra un crecimiento, aunque sea ligero, la UE podría perder al menos entre 10.000 y 15.000 millones de metros cúbicos de gas. En tal escenario, los precios del gas en la UE aumentarán inevitablemente.

Continuará la transformación activa de la estructura logística del gas. En los próximos años se producirá una reorientación global de las rutas: por ejemplo, de Oeste a Este para el gas ruso por gasoducto, el uso activo de la Ruta Marítima Septentrional para los suministros rusos de GNL, o un aumento de los envíos transatlánticos de GNL estadounidense a la UE al tiempo que se reducen los suministros a Asia. También cambiarán las formas de suministro de gas natural (con un aumento de la cuota del GNL en la balanza del comercio mundial de gas, se producirá un desplazamiento de los suministros por gasoducto en favor de los suministros por gaseros).

Esta reconfiguración logística tendrá un efecto multiplicador. En el marco de la citada competencia, se ha iniciado una carrera contrarreloj para acelerar la ejecución de los proyectos de gasoductos de transporte en nuevas direcciones (Powerof Siberia-2) y la creación de nuevos centros regionales de distribución, como el proyecto de centro de distribución de gas en Turquía. Las partes se dedican a la construcción de gaseros, terminales de regasificación para recibir GNL e infraestructuras terrestres para su posterior distribución.

Esta actividad de suministro de gas natural media entre un mayor endurecimiento de las sanciones y la ampliación de las contramedidas entre los participantes en el mercado. El principal objetivo será la lucha por el control y el acceso a las tecnologías necesarias para la realización de estos proyectos.

Por último, la transición del mercado mundial del gas a un nuevo estado puede tener un impacto inesperado en la agenda climática mundial. En concreto, cabe esperar que el gas empiece a reforzar su posición como fuente de energía de tránsito y baja en carbono, poniendo fin a todos los debates anteriores sobre el papel del gas natural en la «transición energética». Aumentará la importancia del «hidrógeno azul» como alternativa transitoria y relativamente «verde» a otros tipos de hidrógeno. Occidente puede ajustar en consecuencia su normativa sobre la «agenda verde».

Todo ello estará relacionado principalmente con el fortalecimiento del estatus de EE.UU. como uno de los mayores productores y suministradores de GNL, la profundización de la dependencia energética de la UE respecto a EE.UU., así como el endurecimiento de la posición de los países de la «mayoría mundial» en relación con determinados mecanismos para alcanzar la neutralidad de carbono dentro de la agenda climática internacional.

En general, los cambios que se han iniciado en el mercado mundial del gas encajan en el proceso de transformación de todo el sistema de relaciones internacionales y comercio internacional. El resultado será la aparición de una nueva estructura para el mercado mundial del gas y un posible ajuste de las posiciones de los principales productores y consumidores de gas en una serie de cuestiones relacionadas con el desarrollo energético, incluida una revisión radical de ciertos aspectos de la política energética rusa y de los planteamientos de la diplomacia del gas.

Publicado en Club Valdai.