Edición n° 2650 . 23/02/2024

Megafusiones: Alimentación y Tecnología de la Información

“La forma de esta tecnología abocada a la producción de alimentos, pierde todo sentido y no puede asegurar que sea sustancialmente equivalente a la no transgénica”,Andres Carrasco – Maestro, Médico, Científico y Militante por la ciencia y la vida.

( ESPECIAL de Alfredo Moreno para Motor Económico) Las disrupciones y alianzas tecnológicas impulsan la consolidación y el poder corporativo en la nueva industria de alimentos. “Aquellos que tienen poder de mercado pueden elevar los precios por encima de lo que se considera justo… Estamos en un punto de la concentración de poder de mercado que nunca habíamos visto antes.” 

Los Barones de la Alimentación están introduciendo un conjunto de nuevas tecnologías y remiendos técnicos concebidos y diseñados para afianzar aún más el control corporativo sobre la alimentación y la agricultura. Ya arrebataron el control de la agenda de investigación y desarrollo agrícolas para satisfacer sus propios intereses, sin dejar de influir en el comercio, la ayuda y las políticas agrícolas para impulsar su crecimiento y sus beneficios.[1]

El Techno-fix (remiendo tecnológico) se refiere al desarrollo de una herramienta o intervención técnica para abordar un problema social o ambiental a menudo creado por una falla tecnológica anterior (efectos colaterales).


[1] https://www.etcgroup.org/content/food-barons-2022

La digitalización de la producción de alimentos en los procesos de la agricultura emerge como el nuevo techno-fixen toda la cadena de la producción de alimentación industrial.

La investigación sobre Los Barones de la alimentación realizada por ETC Group, revela que todos los sectores de la cadena alimentaria industrial están en proceso de ser manipulada por corporaciones digitales. Al mismo tiempo, las corporaciones de tecnología de la información se están involucrando estrechamente con la producción industrial de alimentos. Las funciones que producen permiten a las primeras extender sus modelos de negocios hacia los servicios digitales, es decir la producción y desarrollo de agro alimentosy servicios digitales basados en aplicaciones de inteligencia artificial (IA) software y datos.

Los datos extraídos a través de tecnologías digitales son en sí mismos una mercancía, un motor que enciende y dinamiza la economía digital: la cadena industrial de alimentos se basa en recopilación de datos masivos para cultivar, procesar, comerciar, rastrear, vender y transportar sus productos.

La digitalización de la agricultura y la alimentación es acelerada. El modelo del campo a la casa, donde los productores utilizando dispositivos que se conectan a internet monitorean y regulan la producción incluye la implementando drones fumigadores, jardineras robóticas impulsadas por IA y operaciones de trazabilidad con reconocimiento facial para el ganado.

Los Baronesglobales agrícolas como Bayer, Deere & Company, Corteva, Syngenta y Nutrien están reestructurando todo su negocio en torno a las plataformas de datos masivos y la utilización de supercomputadoras para el procesamiento y entrenamiento de los algoritmos de la IA.

La plataforma digital ‘FieldView’ de Bayer, extrae 87 mil millones de puntos de datos de 72.8 millones de hectáreas cultivadas en 23 países y los canaliza a los servidores en la nube de Microsoft y Amazon donde se realizan los procesos del big data.

Deere, la compañía de maquinaria agrícola más grande del mundo, ahora emplea a más ingenieros informáticos que ingenieros mecánicos, con el objetivo de desarrollar el comercio minorista y la ciencia de datos.

La digitalización del sistema de comercio global de granos, cuanta cada vez más con productos se rastrean a través de la implementación aplicaciones de software basadas en el modelo blockchain. Al mismo tiempo, las plataformas de comestibles en línea y las aplicaciones de entrega de alimentos como DoorDash, Zomato,Deliveroo, etc. aumentaron durante los años de pandemia y se han convirtiendo en un nuevo último eslabón de la cadena alimentaria industrial.

Ocultar el poder: sin información no hay regulación pública

Muchos de los Barones de la Alimentación son relativamente desconocidos

porque son de los más poderosos y menos transparentes a la sociedad. La característica es que tres de las principales comercializadoras de commoditiesa nivel mundial son privadas, y una estatal y, por lo tanto,no están obligadas a divulgar públicamente información sobre sus finanzas.

La falta de transparencia significa que, en ausencia de un monitoreo de política pública regulatoria,no es posible rastrear por completo los activos o determinar la cuota demercado corporativa.

A medida que aumenta la concentración corporativa, las empresas son más ymás cautelosas con su información. En un presente en el que la “inteligencia de mercado” es propiedad exclusiva delas corporaciones, se está volviendo mucho más difícil para la sociedad civil, los movimientos sociales, sindicatos y gobiernos conocer el nivel de control delsistema alimentario y sus procesos digitales, ejercido por un puñado de empresas multinacionales.

Elacceso a esta información es fundamental para la democracia. Incluso las

empresas que están en el negocio de vender “inteligencia corporativa o inteligencia de mercado” (aplicaciones de ciencia de datos) están consolidando y construyendo sitios digitales sobre pagos y otrasactividades financieras empresariales o estatales (caso Mercado Pago y Pago Fácil) restringidos sólo a quienespaguen por la información.

 

Megafusiones agroindustriales se consolidan en el territorio digital

Las empresas de agroquímicos/semillas concentradas globalmente han fortalecido su presenciaen elmercado a través de la consolidación y las megafusiones; ahora están invirtiendo febrilmenteen alta tecnología y en tecnologías digitales que pueden expandir aún más su ya sólidooligopolio.

Los principales protagonistas de la agricultura global se consolidaron paraproducir nuevos servicios asociados a la producción agrícola. Bayer, CortevaAgriscience, Syngenta Group/ChemChina y BASF entienden que es fundamental laconvergencia digital e intersectorial ya que “los datos son el nuevo suelo” para producir riquezas.

Una metáfora común parasugerir el papel fundamental y ubicuo de la información digital. La realidad del sector muestra que la cosecha de datos masivos se está convirtiendo en el requisito previo, el medio y elmétodo para producir productos básicos agrícolas. Las compañías de datos más grandes delmundo Apple, Alibaba, Amazon, IBM, Google, Baidu, Microsoft, entre otras ahora estánestrechamente relacionadas con la producción industrial de alimentos. La potencia de sus supercomputos, los algoritmos y los datos para los procesos de la IA y la ciencia de datos conforman la caja de herramientas globales que no solamente les producirá riqueza económica, sino que les permite configurar como nos alimentaremos los humanos.

El alcance de las megafusiones se está expandiendo rápidamente a la agricultura campesina y en pequeña escala en el Sur global. Lastecnologías digitales ofrecennuevas formas de control y extracción devalor que amenazan con usurpar, aún más, laautonomía y la toma de decisiones de los agricultores al tiempo que facilitan y aceleran unanueva era de acaparamiento de tierras.

Las justificaciones es usar tecnología digital y ciencia de datos para realizar una agricultura de precisión. Esta ambición difiere poco de los argumentos que impulsaron la aceptación de los transgénicos hace más de una generación: se instala comunicacionalmente  que la producción de alimentos es ineficiente, impredecible e imprecisa, por lo tanto, debemos aprovechar las tecnologías recientemente disponibles para producir más alimentos de manera más confiable, es decir, aumentar los rendimientos (económicos) para una población en crecimiento, sin aumentar la necesidad de tierra y al mismo tiempo reducir los impactos ambientales negativos de la agricultura.

La extracción de datos masivos en el campo de cultivo puede incluir informaciónmeteorológica histórica, en tiempo real y pronosticada, rendimientos de cultivos, informacióndel mercado de productos básicos, unidades de semillas compradas y plantadas, precios deinsumos, dosis de fertilizantes, mediciones y mapeo de parcelas, niveles de nutrientes delsuelo, niveles de carbono del suelo, niveles de humedad de los cultivos, etc.

Los datos serecopilan, almacenan y analizan con la ayuda de algoritmos para tomar decisionesautomatizadas en la granja que se promueven para mejorar la eficiencia y aumentar larentabilidad.

Las tecnologías de vehículos autónomos (sin conductor), las tecnologías de reconocimientofacial, la robótica y la inteligencia artificial, las tecnologías de drones,las tecnologías de imágenes y detección, la computación en la nube, las tecnologías de cadenade bloques (blockchain), las aplicaciones para dispositivos móviles juegan un papel en las estancias industriales másgrandes del mundo.

“Antes, vendíamos pesticidas, semillas y fertilizantes. Ahora somos una empresa de servicios agrícolas: vendemos servicios y tecnología… vendiendo productos individuales, habíamos tocado techo, no había más espacio”. Mao Feng, director de marca de Syngenta Group’s MAP (plataforma de agricultura digital en China).  

Las empresas de semillas/agrotóxicos ahora están vendiendo la promesa de campos de alto rendimiento, libres de malas hierbas y libres de insectos.

Todas las empresas agroquímicas líderes ofrecen su propia plataforma de agricultura digitalcomercializada a los agricultores como una forma de transformar los datos del campo decultivo en ahorros que aumentarán la rentabilidad. El modelo es un campo unipersonal,donde un solo agricultor/administrador de datos puede iniciar una sesión en un dispositivo conectado, visualizar cómo los algoritmoscalculan las prescripciones de entrada, en función de los datos recopilados de los sensores en

el campo y las imágenes hiperespectrales, y luego enviar esas prescripciones a una flota dedrones contratados que verterán herbicidas, fungicidas, fertilizantes, reguladores decrecimiento u otros insumos en la dosis justa para cada planta que crece en el campo.

El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) de Costa Rica y la corporación tecnológica Microsoft establecieron “una relación estratégica” que facilitará la implementación de tecnologías disruptivas en el sector agrícola del continente americano. El Director General del IICA, Manuel Otero, y el presidente de Microsoft Latinoamérica, César Cernuda, fueron los encargados de firmar el acuerdodenominado Alianza Digital Educativapara Las Américas, cuyo objetivo es implementar numerosas iniciativas en el campo de la digitalización de la agricultura, sus semillas y utilizar la plataforma tecnológica de Microsoft para atender las necesidades claves de innovación en la cadena de valor de los actores y del ecosistema del sector agropecuario.

La Internet de las Cosas, el Big Data, la Inteligencia Artificial y el Blockchain son los pilares para la redefinición digitalización del agro y la ganadería. “La agricultura, como base de la existencia humana, no puede reducirse más a la agricultura tradicional (manual); debe ser innovadora, inteligente, más productiva y rentable, y a la vez sostenible. Todo esto solo se puede lograr con la ayuda de las herramientas de Tecnologías en Información y Comunicación que hay ahora y que se están desarrollando de cara al futuro” sostiene Cernuda.

El acuerdo de 2018 se extendió, en abril de 2019 e integraron a Global Hitsssubsidiaria de American Móvil, para ofrecer aplicaciones (app) de software. La alianza se orienta inicialmente a los productores agropecuarios de la región noroeste de Argentina y Brasil. Las apps que ofrecen son para la gestión de agua y el manejo de enfermedades y de plagas, mientras que los agricultores brasileños contarán con chatbots para ayudarlos a resolver dudas sobre sus plantaciones.

El informe “Tecno-Fusiones comestibles. Mapa del poder corporativo en la cadena alimentaria” producido en noviembre de 2019 por el grupo ETC, destaca ejemplos concretos del uso generalizado de la información digital por parte del Big Food y Big Ag (la gran industria agrícola) en toda la cadena alimentaria. Las empresas recurren cada vez más a Big Data, especialmente a través de las tecnologías basadas en internet para conocer el gusto de los consumidores y generar nuevas fuentes de ingresos y aumentar los beneficios.

 

Riesgo para la seguridad alimentaria

El gigante químico BASF utiliza” Quriosity” una super computadora para acelerar el desarrollo de productos y aumentar la producción[1]. La enorme capacidad de procesamiento de “Quriosity” 1,75 quatrillones(1.750.000.000.000.000 de operaciones por segundo) para modelar formulaciones agroquímicas con una toxicidad adecuada para combatir las “super malezas” (malas hierbas resistentes a la acción de herbicidas como el Roundup=Glifosato). 

También los científicos de Bayer/Monsanto confían en el poder del super cómputo para rastrear qué genes están activos durante el desarrollo de una semilla de soja con el fin de diseñar nuevas variedades. 

La incorporación, adaptación y posterior dependencia de las tecnologías sociales de Big Data está facilitando convergencias intersectoriales que eran inviables y apenas imaginables a principios del siglo XXI.  Así, los gigantes estadunidenses Google (Alphabet), Apple, Amazon, Facebook, Microsoft y los chinos Baidu, Alibaba, Tencent y Xiaomi se integran en “negocios estratégicos” con las corporaciones Bioquímicas y/o Bioinformáticas.

El citado informe del grupo ETC describe que: Los comerciantes minoristas de alimentos quieren saber quién está comprando, qué están comprando, a qué precio y qué pueden ser persuadidos a comprar. Los minoristas ya son expertos en recopilar información de los consumidores a través de programas de lealtad del cliente, pero también quieren fomentar, llenar y entregar pedidos en línea mediados por plataformas de comercio electrónico.

Para hacer todo eso, los negocios reales han empezado a convertirse en “centros de satisfacción” y los minoristas dependen cada vez más de la robótica y la inteligencia artificial, así como de los servicios de pago digital.

Los movimientos por el dominio intersectorial del mercado se pueden ver en la adquisición por parte de Amazon de las cadenas de tiendas WholeFoods, que luego se vincularon a su servicio en línea Amazon Prime. La venta por parte del gigante francés de supermercados Carrefour del 80% de su negocio con sede en China a Suning que posee una cadena de puntos de venta de productos electrónicos que cuenta con cerca de 9 mil locales en toda China. Alibaba posee una participación del 20% en Suning, que, a su vez, tiene sus propias inversiones en Alibaba.

Para completar esta parte del mapa tenemos a Earth Bank of Codes (EBC), coordinado por el Foro Económico Mundial (FEM o Foro de Davos) se busca mapear los activos biológicos de una región del Amazonas y codificar sus derechos de uso para las comunidades agrícolas, la industria de alimentos y los investigadores de centros y universidades internacionales.


[1]https://www.basf.com/global/en/who-we-are/innovation/our-innovations/supercomputer.html