Massa sobre la inflación: “El objetivo es llegar a abril con el número 3 ( 3%) adelante”.

“Aspiramos a que la mejora del ingreso no solo se produzca por mejores paritarias o bonos, sino también por una reducción en la inflación”, argumentó. Críticas a Guzmán.

El ministro de Economía, Sergio Massa, sostuvo este domingo que uno de sus principales objetivos es llegar a abril con una inflación del 3 por ciento mensual. A su vez, cuestionó con dureza al ex ministro Martín Guzmán, quien el viernes criticó a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y a su hijo. «Encontramos reservas negativas, déficit fiscal, imposibilidad de hacer frente en caja a la mayoría de las obligaciones del estado. Lo mejor es mantenerse en silencio y colaborar de la mejor manera, no entrar a la disputa política y pública», aseguró.

Massa sostuvo en declaraciones radiales que desde el primer momento en que asumió la conducción de la cartera “el objetivo fue recorrer un sendero que permitiera bajar cada 75 días un punto de inflación” y afirmó que “el objetivo es llegar al mes de abril con el número 3 adelante”. En esa línea, destacó que, si bien se trabaja para eso, “la mirada no está puesta en el número de cierre de este año, sino en un recorrido que nos permita que ir al supermercado no sea imposible y que permita tener recuperación de ingresos”.

“Aspiramos a que la mejora del ingreso no solo se produzca por mejores paritarias o bonos, sino también por una reducción en la inflación”, argumentó y expresó que “la mayor deuda que tenemos como gobierno es alrededor de la recuperación del ingreso y el poder de compra de nuestros trabajadores”.

En ese sentido, afirmó estar seguro de que se continuará bajando la inflación “porque cuando ordenás las cuentas, cuando te proponés acumular reservas, cuando ordenás las tasas de interés y las alineas a las metas de política económica, cuando se hace un buen uso de los instrumentos, económicos para lograr mejores ofertas de los sectores productivos para el consumidor, de alguna manera el objetivo lo lográs”.

También argumentó que, en el caso del sector privado, monotributistas, trabajadores independientes y trabajadores de la economía informal, el impacto de la inflación es aún mayor, y dijo que “tienen una pérdida sostenida de ingresos porque son víctimas de la inflación”.

“Tenemos dos vías de conducta muy firmes, una en relación a la reducción de la inflación y otra en relación a la recuperación de ingresos por paritarias”, remarcó.
También señaló que “más importante que hacer shocks es recorrer un camino que consolide los objetivos que te planteaste, tener orden fiscal no puede ser un shock de un mes sino una conducta como administrador, los shocks sirven en los powerpoints pero la realidad requiere que los programas tengan a la gente adentro”.

Asimismo, cuestionó a dirigentes de la oposición que reclaman una devaluación sin explicar que ese tipo de medidas implican “hacerle perder valor a nuestra moneda y empujar a mayor cantidad de gente a la pobreza, así como destruir un momento en el que la capacidad instalada de las empresas argentinas está en un alto nivel, con volúmenes de producción altos, lo que resta competitividad exportadora”.

Críticas a Guzmán

Massa también salió al cruce de Martín Guzmán por sus declaraciones contra Cristina y Máximo Kirchner de boicotear el acuerdo con el FMI en su tramo final. Guzmán declaró el viernes que «cuatro días antes del acuerdo con el FMI se corta toda la comunicación, llamaba a Cristina y no me atendía, entonces yo mandaba la información a alguien clave del entorno. Alberto gobernó y Cristina se corrió». Con el hijo de la vicepresidenta fue todavía más duro: «Actuó como un chico caprichoso que pide cosas que son imposibles».

Massa respondió que Guzmán no fue sincero cuando negoció el acuerdo con el FMI. «Cuando llega el acuerdo al Congreso el exministro plantea que si no lo aprobaba como él decía se caía el acuerdo. Pero tuve una reunión vía zoom con el equipo técnico del Fondo, para ver si era así, y ellos me dijeron que no, que era mentira.», aseguró Massa.

«En ese entonces yo era presidente de Diputados no hubo un flujo de información, o explicación ida y vuelta que por lo menos yo haya recibido y que permitiera colaborar en el mejor acuerdo posible para la Argentina», agregó Massa.

Al ser consultado sobre por qué igual respaldó el acuerdo, el ministro respondió: «Me parece que cuando uno es parte de un Gobierno, tiene una responsabilidad institucional y yo tenía que darle la herramienta para trabajar».

Swap con China

El ministro se refirió también a la ampliación del swap con China, frente a lo que explicó que Argentina tiene un Swap con China por 18 mil millones de dólares, y de ese monto, “se acordó que 5 mil millones sean de libre disponibilidad, funcionan como instrumentos de operación cotidiana del Banco Central para trabajar en el mercado único libre de cambio”. “Los swap representan fortalecimiento o respaldo en las reservas, y permite duplicar la capacidad de reservas que ya teníamos”, enfatizó.

En esa línea, comentó que, en el mes de agosto, “Argentina tenía reservas negativas, en términos de libre disponibilidad, y hoy un conjunto de decisiones nos va a permitir cerrar el año con más de 6.500 millones de dólares de reservas acumuladas propias más 5 mil millones de libre disponibilidad a partir del acuerdo con China”.

Acuerdo con Estados Unidos

También confirmó que Argentina se encuentra a la espera de la firma del acuerdo con Estados Unidos sobre intercambio de información fiscal, y destacó que el mismo le permitirá al país «tener información que hasta acá no tenía sobre ciudadanos argentinos que eluden su compromiso con el fisco a través de formación de activos externo y cuentas en el exterior que no declaran”. “El acuerdo está técnicamente cerrado y a la espera de la firma”, dijo, tras lo cual señaló que la rúbrica se produciría dentro de la semana que va del 28 de noviembre al 2 de diciembre próximo. “No solo nos va a permitir acceder a cuentas nominales sino a titulares de sociedades con lo cual la información no es solo de ciudadanos argentinos que tienen cuentas no declaradas sino de empresas construidas off-shore y sus miembros”, resaltó el ministro.