Edición n° 2746 . 29/05/2024

Massa confirmó el pago al Fondo

El 6 de octubre vencieron 1280 millones de dólares, el 12 de octubre otros 640 millones y a fin de mes vencen 673 millones. Los recursos para cumplir provienen del swap chino. 

El ministro de Economía, Sergio Massa, anunció este miércoles que la semana próxima Argentina pagará al Fondo Monetario Internacional los vencimientos de deuda de octubre. Se trata de una operación que es posible gracias al nuevo swap con China. En total, el Banco Popular de China dio el visto bueno para usar con libre disponibilidad yuanes por el equivalente a 6500 millones de dólares. Los vencimientos con el FMI que se pagarán en los próximos días suman 2600 millones.

Massa mencionó que el swap “permite que nadie dude respecto de la capacidad de pago de los vencimientos de Argentina ante el FMI en los próximos dos meses”. Además, agregó que “en un momento en el que la economía argentina cruzó el año de la peor sequía de su historia, nos da la tranquilidad de tener una garantía para que no tengamos presión sobre los dólares financieros, para que tengamos tranquilidad en reservas”.

El ministro y candidato planteó que “la semana que viene se van a precancelar los vencimiento del FMI para que no haya incertidumbre alrededor de ese tema, y de alguna manera también vamos a tener una mayor capacidad de intervención del Banco Central en el mercado frente a aquellos que por ahí en estos meses especularon contra las reservas argentinas”.

El presidente Alberto Fernández firmó con su par chino, Xi Jinping, la suscripción de un nuevo tramo del swap con China por el equivalente a 6.500 millones de dólares. Se trata de una cifra clave para reforzar las arcas de la autoridad monetaria, despejar la incertidumbre de corto plazo sobre el tipo de cambio oficial, desalentar conductas especulativas y poder cumplir con distintos compromisos de pago de deuda en moneda extranjera.

En detalle, el calendario con el FMI preveía tres vencimientos: el 6 de octubre por 1280 millones de dólares, el 12 de octubre por otros 640 millones y un tercero por 673 millones el último día hábil del mes. La importancia de los yuanes para fortalecer las reservas no es una novedad para el Argentina.

El equipo económico había utilizado yuanes de libre disponibilidad del primer tramo del swap con China para pagar al Fondo Monetario Internacional en junio último, cuando se demoraba la aprobación de la quinta revisión del programa, que luego fue aprobada junto con la sexta revisión, a fines de agosto.

El primer tramo del swap había sido activado por 5000 millones de dólares, y sirvió para cancelar deudas financieras, pagar importaciones y también para intervenir en el mercado de dólar contado y bursátil.

La próxima revisión con el Fondo, para destrabar más recursos, será en noviembre, y todo indicaría que comenzará formalmente una vez finalizadas las elecciones generales, que en caso de extenderse a un eventual ballotage será luego del 19 de noviembre. En noviembre, se deberían pagar 730 millones, en diciembre deberían desembolsarse casi 680 millones, y el próximo año serían 7500 millones.

«Es de interés para el FMI seguir trabajando con la Argentina con un consenso tan amplio como sea posible para garantizar la estabilidad y la prosperidad del país», afirmó la vocera del organismo multilateral, Julie Kozack, durante su última aparición con la prensa en la que se refirió a Argentina a fines de septiembre último, donde sostuvo también que las últimas medidas tomadas estaban siendo evaluadas a la luz del programa.

El 23 de agosto Argentina recibió un desembolso de 7500 millones de dólares del FMI, luego que el directorio del organismo internacional aprobara las quinta y sexta revisión del acuerdo vigente. Previamente, la entidad obligó a realizar un ajuste del dólar oficial de casi 20 por ciento, que en principio había querido que sea del 100 por ciento. Esa solicitud del FMI para liberar los recursos provocó el salto de la inflación en los últimos dos meses.

Según Massa, «agosto ha sido uno de los peores meses en el proceso económico de los últimos 30 años, producto de una imposición del FMI que de alguna manera golpea enormemente nuestra economía, que es la imposición de la devaluación más el impuesto PAIS como mecanismo de garantía que pretende el Fondo para su cobro, su percepción”.