Edición n° 2761 . 13/06/2024

#MasAjuste/ Crisis en la industria láctea: una importante empresa de yogures avanza con suspensiones

La medida decidida por Alimentos Refrigerados Sociedad Anónima (ARSA) es rechazada por el gremio del sector, abriendo un conflicto que podría complejizar el panorama.

La crisis en la industria láctea, producto de la caída del consumo y el aumento de los insumos que generaron las políticas económicas del gobierno de Javier Milei, se profundiza semana a semana

En las últimas horas trascendió que Alimentos Refrigerados Sociedad Anónima (ARSA), una de las compañías que estaba dentro del holding Vicentin que antes era parte de SanCor, suspenderá a una parte de sus más de 500 trabajadores en sus dos plantas de producción localizadas en la provincia de Buenos Aires y en Córdoba ante la caída en las ventas.

La medida fue rechazada por el gremio del sector Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra), abriendo un conflicto que podría complejizar el panorama.

“Esta reunión, que se llevó a cabo por pedido de la propia empresa, tenía como fin presentar en detalle la crítica situación que la compañía se encuentra atravesando, en la búsqueda de alcanzar consensos con dichas autoridades para poder avanzar en alternativas que permitan, a partir de una reestructuración y reingeniería de los procesos productivos, garantizar la continuidad de las operaciones de la empresa, en un contexto sumamente difícil, signado por un marcado deterior del poder adquisitivo y como consecuencia una gran caída del consumo en general y de los productos que elabora nuestra compañía en particular”, informó la empresa a través de un comunicado.

La caída de las ventas atraviesa a todo el sector lácteo. El Observatorio de la Cadena Láctea (OCLA) compartió un informe en el que reveló que en los primeros cuatro meses del año las ventas de distintos lácteos en el mercado interno cayeron disminuyeron un 17,2%. Entre los productos con mayores caídas se encuentran postres y yogures, con una caída del 50,3% interanual en abril; leches chocolatadas y saborizadas, con una disminución del 45% y quesos de pasta muy blanda, con casi 25%. La caída del consumo se debe a las subas de precios de los distintos productos y al retraso en el poder adquisitivo del sector medio de la población.

En el caso particular, ARSA viene atravesando una situación compleja desde hace tiempo. En diciembre pasado se presentó en concurso preventivo de acreedores. Finalmente la justicia comercial abrió el proceso a fines de marzo pasado, pero hoy parece estar lejos de sanear su situación económica.

Ante la justicia, la empresa declaró tener un pasivo de poco más de $49.700 millones en 339 acreedores, a los que se suman $67.300 millones eventuales por garantías de deudas de terceros.