Edición n° 2765 . 17/06/2024

Martín Navarro: “El 5% de las exportaciones en 2021 estuvo asociado al cooperativismo, un sector con un potencial de crecimiento enorme”

(Por Estefanía Cendón) El director de Desarrollo Internacional en la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, Martín Navarro, puntualizó los beneficios y alcances del Programa “Cooperativas al Mundo”, en diálogo con Motor Económico. También, precisó el desafío de ampliar la base exportadora con la inclusión de las PYMES y el mundo cooperativo, la impronta federal y perspectiva de género como ejes de la actual gestión impulsada por la Cancillería Argentina. “Antes estábamos lejos de pensar que la economía popular pudiese exportar, hoy es una realidad y hay casos que lo acreditan”, aseguró.

El lanzamiento del Programa Cooperativas al Mundo en septiembre de 2022 confirma la impronta que Juan Usandivaras, presidente ejecutivo de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, imprimió a su gestión. De la mano de Martín Navarro, director de la Agencia, se da la apertura al mundo cooperativo y de la economía popular. “Es necesario que existan en Argentina este tipo de iniciativas que traccionan y resuelven parte de la coyuntura actual en cuanto a la necesidad de divisas. No debemos subestimar el aporte que puede realizar el cooperativismo al respecto”, detalló Navarro.

En diálogo con Motor Económico, Navarro explica los beneficios detrás de un Programa cuyo objetivo es impulsar y fortalecer las exportaciones e inversiones del sector cooperativo: “Cooperativas al Mundo busca consolidar el degradé de herramientas existentes y también aquellas que logramos crear, como es el caso del Monitor de Exportaciones de Cooperativas. Si bien es una herramienta que tiene perspectivas de evolución, lo más importante es que por primera vez podemos acceder a datos concretos acerca de desde dónde se exporta, hacia dónde, quiénes exportan, qué productos y qué volúmenes”.

“El diagnóstico es clave, por lo que comprendemos que para ampliar la base exportadora debemos salir a buscar aquellos potenciales exportadores”, especificó el funcionario, quien también expresó: “Desde la Agencia estamos asistiendo a las empresas para desarrollar proyectos de inversión que permitan, luego, generar acceso al financiamiento a través del Programa Argentina Proyecta. Junto al Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) vamos a otorgar beneficios para que las cooperativas promocionen sus productos en Ferias Internacionales y, por otro lado, colaboramos para que se generen proyectos de inversión”.

“El cooperativismo tiene un potencial exportador y hay un Estado que brinda las herramientas necesarias para que así suceda. Así como desde el feminismo se plantea romper con el techo de cristal, la economía popular debe romper también ese techo de cristal que marca un límite para el desarrollo. Definitivamente hay calidad y diversidad en el cooperativismo, la economía social y popular”, sintetizó.

MOTOR ECONÓMICO: ¿Cuál es el objetivo general del programa Cooperativas al Mundo? ¿Por qué decidieron poner el foco en las cooperativas?

Martín Navarro: El programa tiene como principal objetivo darle mayor visibilidad a los desarrollos que genera el mundo cooperativo. El mismo presenta diversos niveles, un degradé casi calcado al que se observa en la economía argentina: hay cooperativas pequeñas, medianas y grandes. Cuando se analiza el mundo de las exportaciones el mayor volumen en dólares lo concentran las cooperativas más grandes, aquellas que tienen mayor acceso a la tecnología, las que pueden generar escala y poseen mecanismos de comercialización más aceitados.

Es necesario que existan en Argentina este tipo de iniciativas que traccionan y resuelven parte de la coyuntura actual en cuanto a la necesidad de divisas. No debemos subestimar el aporte que puede realizar el cooperativismo al respecto.

ME: ¿Cómo es la participación de las cooperativas en las exportaciones argentinas?

MN: Hasta 2021 no teníamos datos consolidados ya que estaban desagregados, inclusive, en el mundo cooperativo. Con este incentivo comenzamos a trabajar en la temática desde la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, gracias al trabajo en conjunto con Juan Usandivaras, presidente ejecutivo de la Agencia, quien desde una mirada federal decidió incluir al sector cooperativo.

La actual gestión busca ir mas allá de sólo estimular las exportaciones de aquello que está consolidado. No sólo pusimos el foco en las pymes, sino que también apuntamos al mundo cooperativo y de la economía popular. Y, si bien es incipiente, estamos trabajando en un enfoque orientado a ampliar la base exportadora acercándonos a las pymes, las cooperativas, los emprendedores y el producto de nicho.

En 2021 las cooperativas alcanzaron exportaciones por 3.860 millones de dólares, cuando el total de las exportaciones de ese año fue de 70.000 millones. Esto quiere decir que el 5% de las exportaciones en 2021 estuvo asociado al cooperativismo, sector con un potencial de crecimiento enorme.

ME: ¿Cómo fue el trabajo en conjunto con el INAES? ¿Qué puntos buscan fortalecer a través de Cooperativas al Mundo?

MN: Junto a Alex Roig, presidente del INAES, y Ariel Guarco, presidente de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), hemos hablado acerca del potencial latente en el sector. Si bien desde Cancillería Argentina, específicamente la Secretaría de Relaciones Económicas Internaciones coordinada por Cecilia Todesca Bocco, junto a la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, pusimos a disposición nuestra experiencia para ser un puente al mundo, el que tiene el conocimiento sobre las cooperativas es el INAES. Hacer un programa sin ellos no tenía sentido.

Cooperativas al Mundo busca consolidar el degradé de herramientas existentes y también aquellas que logramos crear, como es el caso del “Monitor de Exportaciones de Cooperativas”. Si bien es una herramienta que tiene perspectivas de evolución, lo más importante es que por primera vez podemos acceder a datos concretos acerca de desde dónde se exporta, hacia dónde, quiénes exportan, qué productos y qué volúmenes.

La información que antes estaba desagregada hoy la encontramos consolidada en un monitor que va a ser sistemático. Deseamos que el mundo cooperativo pueda apropiarse de esta herramienta, más allá de la coyuntura política y el gobierno de turno. Que ese monitor siga existiendo para reconocer dónde y en qué momento está parado el mundo cooperativo, para así lograr fortalecerlo.

Vale aclarar que la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional ya cuenta con un monitor de exportaciones, con el Monitor de Exportaciones de Cooperativas logramos hacer foco para que el INAES sepa cuál es el volumen de lo que se exporta y los mercados más dinámicos y accesibles con los que cuenta el mundo cooperativo.

ME: ¿Qué acciones incluye el Programa Cooperativas al Mundo?

MN: El Programa contempla una serie de acciones orientadas a reconocer cómo se genera un proceso de internacionalización en el mundo cooperativo, de qué manera se consolida lo existente y cómo aquello que tiene un potencial exportador puede convertirse en un proceso más robusto a partir de las herramientas que les brindamos. La Agencia, en estos casos, ayuda a formular esos proyectos con la ayuda de asistencia técnica.

ME: ¿La asistencia se adapta a las distintas escalas de desarrollo del mundo cooperativo?

MN: Sí. El programa “Desafío Exportador”, a su vez incorporado por Cooperativas al Mundo, forma técnicos especializados en cooperativas y en procesos de internacionalización a nivel federal: es uno de los recursos que más utilizan las Agencias de Exportación de las provincias. Si bien Desafío Exportador de adapta a cualquier esquema de empresa, cooperativas y emprendedores, el asistente técnico desarrolla un diagnóstico en primera instancia. Al respecto, si sos un potencial exportador hay un camino por recorrer: certificaciones, definir cuál es tu posición arancelaria, cuáles son las mejoras que se deben aplicar a ese producto en términos de packaging, etiquetado, habilitaciones, etc.

En el caso de un producto que ya se está exportando se evalúa qué se debe consolidar, y qué otros mercados potenciales hay que salir a desarrollar, así como las herramientas necesarias para tener acceso a una Feria Internacional o cómo participar en una ronda de negocios, capacitaciones específicas para ciertos productos. El diagnóstico es clave, por lo que comprendemos que para ampliar la base exportadora debemos salir a buscar aquellos potenciales exportadores.

ME: ¿Qué otros beneficios presenta la Agencia orientados a este sector?

MN: Más allá de la asistencia técnica, son importante las capacitaciones previas acerca del ABC exportador: qué es una exportación, cuál es tu posición arancelaria, qué implica el camino crítico a la exportación, qué es una Feria o una ronda de negocios, cómo hay que prepararse.

«Unidos para exportar» también en un recurso interesante que posibilita contar los casos de éxito de aquellas cooperativas que han exportado y forma parte de la cadena de valor.

ME: ¿Cuál es la principal limitación que enfrentan las cooperativas que buscan exportar y que un programa como Cooperativas al Mundo busca subsanar?

MN: En primer lugar le estamos otorgando una visibilidad concreta y un peso específico al mundo cooperativo. Los recursos existentes, al estar desagregados, no se percibían como accesibles. Desde la Agencia estamos asistiendo a las empresas para desarrollar proyectos de inversión que permitan, luego, generar acceso al financiamiento a través del Programa Argentina Proyecta. Junto al INAES vamos a otorgar beneficios para que las cooperativas promocionen sus productos en Ferias Internacionales y, por otro lado, colaboramos para que se generen proyectos de inversión.

Como mencioné, la Agencia aporta la asistencia técnica para armar un proyecto de inversión y estamos trabajando para que el INAES, el Banco Nación y otros organismos brinden el financiamiento para concretarlo, además de inversores privados. Generalmente la cooperativa que exporta tiene un doble rol: hay productos que son netamente exportables y otros con los que, por ejemplo, tenés un 60% orientado al mercado interno y un 40% a la exportación. Lo que hay que evitar es que haya un exportador coyuntural, aquel que exporta según los beneficios que le otorga el tipo de cambio.

ME: La actual gestión de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional  le otorgó un gran impulso del federalismo y una agenda con perspectiva de género. ¿En qué acciones concretas se traduce este cambio?

MN: El programa “Argentinas al Mundo” es un claro ejemplo. Las cooperativas lideradas por mujeres, o que dentro de su esquema cuentan con la presencia mayoritaria de socias mujeres, poseen un beneficio extra con el acceso a Argentinas al Mundo: la primera feria totalmente subsidiada y rondas de negocios específicas, también acceso a capacitaciones puntuales. Todo esto sería imposible sin una Cancillería más cercana a la perspectiva de género y a la economía popular, por lo que tanto Santiago Cafiero como Felipe Solá fueron importantes para consolidar estos cambios.

Cuando las cooperativas cuentan con asistencia técnica, cuando hay mecanismos de ayuda y mercados disponibles el sector responde. El cooperativismo tiene un potencial exportador y hay un Estado que brinda las herramientas necesarias para que así suceda. En este sentido, que el presidente Alberto Fernández reconozca constantemente a la economía popular representa un incentivo importante.

Hay calidad y diversidad en el cooperativismo, la economía social y popular. Antes estábamos lejos de pensar que la economía popular pudiese exportar, hoy es una realidad y hay casos que lo acreditan. Tenemos un caso puntual con Maleza, una cooperativa que nació en un barrio muy humilde y que produce cosmética natural. Sus socias son todas mujeres, compañeras del barrio que lograron capacitarse y crecer de forma colectiva. Hoy lograron asociarse con una empresa exportadora y Maleza va a hacer la escala de esa exportación, cumpliendo con los esquemas de certificación correspondientes. Así como desde el feminismo se plantea romper con el techo de cristal, la economía popular debe romper también ese techo de cristal que marca un límite para el desarrollo.