Edición n° 2761 . 13/06/2024

Luces y sombras sobre la revolución neoliberal

Nunca como hoy parece ser valida aquella frase  shakesperiana  “la  historia humana  es un cuento contado por un idiota, una historia llena de ruido y furia, que nada significa.”

La actual política nacional parece girar en un torbellino enloquecido, donde una realidad agobiante parece entumecer poco a poco a todos los rincones de nuestra sociedad.

( por Antonio Muñiz) Como una espada de Damocles se mece sobre la Argentina un ajuste brutal que impacta sobre toda la población, y una reforma estructural, que pretende resetear  toda la institucionalidad, un cambio tan profundo que esconde una verdadera reforma económica, legal, social y cultural  encubierta, de cuyo negativo impacto la sociedad parece no percatarse.

El gobierno esta  entrando en una parálisis preocupante. Acciones directas y concretas que debería afrontar el estado hoy están paralizados, por falta de financiamiento y de una decisión de reducir el estado a una mínima expresión. Por supuesto que estas políticas de ajuste brutal están destinados a los sectores de menos recursos, mas desvalidos, por ejemplo salud, educación, comedores de sectores populares, discapacitados, menores sin hogar , personas mayores, etc.

Un estado mínimo significa una democracia mínima y por ende la exclusión de los sectores populares.

La lógica neoliberal quiere ese estado mínimo para servir de vehiculizar los negocios de los grandes grupos económicos. Por eso es que los grupos económicos concentrados, a pesar que están perdiendo plata producto de la alta recesión que afecta a toda la economía, apuestan al capitalismo de saqueo,  que deja hacer el gobierno: salarios bajos, quita de derechos laborales y sobre todo contratos suculentos en energía, petróleo, minería, etc, sobre todos los recursos naturales.

Chocando con la realidad:

A cinco meses del inicio del gobierno de Javier Milei solo puede mostrar números irreales y una crisis magnificada en su relato para justificar el mas feroz e irracional ajuste sobre la población argentina, cargando el peso sobre todo en las jubilaciones y pensiones y el salario de la clase trabajadora.

El ajuste hizo que la economía real cayera en nivele históricos: ocho sectores de actividad registraron caídas en la comparación inter anual, entre los que se destacan el de la construcción (-19,1% ) e Intermediación financiera (-12,1% ) junto con la industria manufacturera (-8,4% ) y comercio mayorista, minorista y reparaciones (-5,5%) .

Esta caída en la actividad económica tuvo como efecto real un aumento de  3,2 millones de nuevos pobres, así la pobreza alcanza al 55 % de la población o sea que hay mas 23 millones de personas en la pobreza y la indigencia.

Estos “logros” alcanzados y que Milei califica casi como milagros económicos, como la baja en los índices inflacionarios, son una falacia, construida por el relato oficial, que no dice que el gobierno de entrada devaluó en mas del 118 % e indujo una inflación galopante que llevó a índices del 25% mensual. De esos números es que se fue bajando a índices de un dígito, pero que son similares a los del gobierno anterior. Lo que ayer era una tragedia, un 8/9 % mensual, hoy es un “éxito”.

Mientras tanto en ambas cámaras del Congreso Nacional, también se cuecen habas, en un cambalache pocas veces visto en la historia.

Están pendientes de tratamiento la derogación el DNU, que los diputados hacen malabarismos para no tratarlo y que siga vigente una legislación a todas luces lesiva para la población y totalmente inconstitucional.

Por otro lado la Cámara de Senadores debe tratar en los próximos días la Ley Bases, otro engendro legal, que esconde detrás un verdadero latrocinio sobre la riqueza y el trabajo de los argentinos.

El Régimen de Incentivos para Grandes Inversiones (RIGI), caballo de Troya dentro de la Ley Bases del Gobierno, implica la profundización del modelo extractivo con amplios y exagerados  beneficios para las empresas beneficiarias.

Lo que suceda en el Senado es todavía incierto, no obstante, no sorprendería que una mayoría de senadores vote a favor de la Ley Bases y RIGI consumando un nuevo régimen de saqueo, entrega y sacrificio de nuestros territorios.  Van a votar un nuevo “estatuto del coloniaje”. Una vergüenza mayor que lo que fue en la década infame el pacto Rocca – Ruciman.

Será entonces, como siempre ha sido, en las calles, en las plazas y en la organización local, donde surja la resistencia a este nuevo y brutal avance contra nuestros recursos y el medio ambiente.

Como corolario en los próximos meses se ira agudizando la desocupación, alcanzando índices de dos dígitos, como producto de la alta recesión y la caída de la actividad.

Ya hoy la perdida del empleo es una de las mayores preocupaciones de la ciudadanía, superando ampliamente el tema inflación y seguridad.

Los errores no forzados de Javier Milei:

Como si este escenario interno no fuera de por si grave y alarmante sobre el futuro cercano, hemos visto en estos días escenas que deberían darnos a los argentinos vergüenza ajena.

El triste paso de Javier Milei por España, donde a partir de su participación en un acto partidario de la oposición española, la derecha franquista, un resabio del peor pasado de la historia europea, generó un conflicto diplomático con el gobierno español.

No solo es cuestionable su participación en una actividad claramente opositora al gobierno actual, sino que además dedicó frases a  atacar al Presidente español Pedro Sánchez y a su esposa, acusándola de corrupción. Un exabrupto del presidente Milei, incomprensible e innecesario, contra el gobierno de un país amigo y aliado.

Este comportamiento, no es nuevo, desde el comienzo de su gobierno, ha mostrado un desprecio y una ignorancia supina en cuanto a políticas diplomáticas y a errores geopolíticos, producto de una incomprensión de la realidad global y un ideologismo sostenido en paradigmas superados por la historia. Así el gobierno de Milei renunció al grupo BRICS, se distanció de China, y luego de Brasil, cuestionando a su presidente Lula, generó conflictos con Colombia, con Chile, con Cuba, se alineó gratuitamente con Israel, generando conflictos con los países árabes, etc, etc.

Un verdadero papelón internacional, de un gobierno que poco a poco nos va aislando del mundo.

Lo llamativo es que este ruido política exterior ocurre mientras el país intenta dar señales en búsqueda de mayores inversiones y la apertura de mercados para los productos locales.

Todo este panorama parece contrarrestar con lo que muestran algunas encuestas en cuanto a medir el nivel de aprobación y consenso que tienen estas políticas de Javier Milei. Según los principales encuestadores dan como un éxito que el gobierno tenga una aprobación de la gestión cercana al 50%.  Esta cifras sirven como excusa a varios gobernadores no oficialistas y a muchos legisladores a hacer seguidismo de las políticas nefastas del gobierno, y hacen que muchos especulen y no definan una oposición mas fuerte, esperando que el gobierno empiece a perder consensos.

Ahora si se mide con mas detalles las encuestas pueden detectarse inconsistencia en los análisis. Por ejemplo parecen olvidar que todo gobierno nuevo tiene una luna de miel con la sociedad de entre seis meses y un año, le pasó a todos los gobiernos, por lo menos desde 1983 a la fecha. En muchos casos los nuevos presidentes sumaban mas adhesión que los votos obtenidos en las elecciones, cosa que no es el caso actual.

En el mejor de los casos conserva los votos obtenidos, un 50/55 %, y según otra encuestas a caído a cifras cercanas al 45 %, siendo igualmente alta esta adhesión. También muestran que la opinión pública no es tan optimista cuando se consultan sobre políticas especificas, llegando el rechazo en algunos casos a un 70% de rechazo en temas específicos.

En realidad tampoco se mide correctamente que así como el 50 % acompaña o espera con cierto optimismo, también las encuesta muestran que hay un firme rechazo  y oposición a Milei, en cifras cercanas al otro 50%. Si bien todavía este porcentaje de la sociedad no encuentra un liderazgo que los aglutine, es cuestión de tiempo que surjan nuevos liderazgos que puedan conducir esa fuerza opositora.

En el horizonte cercano solo se avisoran grandes nubarrones, tanto en lo económico como en lo social. La macro economía no muestra signos de mejora, mas allá del invento de números y la construcción de un relato por parte del gobierno cada vez mas alejado de  la realidad.

Este programa económico es demasiado precario e improvisado, si o si necesita una fuerte inyección de dólares para lograr cierto equilibrio, dólares que por ahora no se ven.
Por otro lado, a pesar del silencio de los medios oficialistas, se esta conformando desde el interior movimientos sociales de protesta contra las políticas económicas y sociales del gobierno. Misiones puede ser la mecha que encienda la pradera. Hay movimientos similares en varias provincias, Corrientes, Mendoza, Cordoba, Santiago del Estero; sin conexión entre si pero unificados en un reclamo de defensa del salario y una vida digna.

Antonio Muñiz