Edición n° 2657 . 01/03/2024

Los superricos han llegado a serlo gracias a los monopolios

Justo a tiempo para Davos, aquí está «Taken not earned: How monopolists drive the world’s power and wealth divide«, un informe de una coalición de grupos internacionales de justicia fiscal y activistas contra las empresas

Por Cory Doctorow 

Todo el mundo -incluso el Foro Económico Mundial- afirma que la desigualdad de la riqueza es un problema grave que corroe nuestra política y nuestra cohesión social. Lo que hace este informe es vincular esa desigualdad a los monopolios, que producen los multimillonarios que están destrozando el mundo.

El auge de los monopolios en los últimos 40 años es el resultado de decisiones políticas específicas y deliberadas. Como documenta el informe, las personas más ricas de Estados Unidos canalizaron una fortuna para neutralizar la aplicación de las leyes antimonopolio, a través de la doctrina del «bienestar del consumidor».

Se trata de una teoría económica que equipara los monopolios con la eficiencia: «Si todo el mundo compra lo mismo en la misma tienda, eso indica que la tienda está haciendo algo bien, no algo delictivo». Hace 40 años, y desde entonces, los ricos han financiado grupos de reflexión, programas universitarios e incluso programas de «formación continua» para jueces federales con el fin de impulsar esta línea.

No lo hicieron por motivos ideológicos, perseguían objetivos materiales. Los monopolios producen grandes beneficios, y esos beneficios producen una gran riqueza. El auge de los superricos no puede disociarse del auge de los monopolios.

Si eres nuevo en esto, podrías pensar que «monopolio» sólo se refiere a un sector en el que sólo hay un vendedor. Pero eso no es lo que quieren decir los economistas cuando hablan de monopolios y monopolización: para ellos, un monopolio es una empresa con poder. Los economistas que hablan de monopolios se refieren a empresas que «pueden actuar de forma independiente sin necesidad de tener en cuenta las respuestas de competidores, clientes, trabajadores o incluso gobiernos».

Una forma de medir ese poder es a través de los márgenes comerciales («la diferencia entre el precio de venta de bienes o servicios y su coste»). Las empresas muy grandes en industrias concentradas tienen márgenes comerciales muy altos, y cada vez son más altos. Entre 2017 y 2012, las 20 empresas más grandes del mundo tuvieron márgenes medios del 50%. Las 100 empresas más grandes tienen un promedio del 43%. La mitad de las empresas más pequeñas obtienen márgenes medios del 25%.

Esos márgenes aumentaron considerablemente durante los cierres por la COVID, al igual que la riqueza de los multimillonarios que las poseen. Los multimillonarios de la tecnología (Bezos, Brin y Page, Gates y Ballmer) hicieron su fortuna gracias a los monopolios. Warren Buffet es un monopolista orgulloso que dice que «la decisión más importante a la hora de evaluar un negocio es el poder de fijación de precios… si tienes que tener una sesión de oración antes de subir el precio un 10%, entonces tienes un negocio terrible.»

Vivimos en la era del monopolio. En los años 30, el 0,1% de las empresas estadounidenses más importantes representaban menos de la mitad del PIB de Estados Unidos. Hoy, es el 90%. Y la tendencia se acelera: las fusiones mundiales pasarán de 2.676 en 1985 a 62.000 en 2021.

Los defensores del monopolio afirman que estas cifras los justifican. Los monopolios son tan eficientes que todo el mundo quiere crearlos. Esa eficiencia se manifiesta en los márgenes que pueden cobrar los monopolios y en los beneficios que pueden obtener. Si un monopolio tiene un margen del 50%, eso es sólo la «eficiencia de escala».

Pero, ¿cuál es la forma real de esta «eficiencia»? ¿Cómo se manifiesta? Los autores del informe responden con una palabra: poder.

Los monopolistas tienen el poder de «extraer riqueza de, restringir las libertades de y manipular o dirigir a un número mucho mayor de perdedores». Se erigen en guardianes y crean puntos de estrangulamiento que pueden utilizar para subir los precios que pagan sus clientes y bajar los que pagan a sus proveedores.

Estos puntos de estrangulamiento permiten a los monopolios usurpar «una de las prerrogativas últimas del poder estatal: los impuestos». Los vendedores de Amazon pagan un impuesto del 51% por vender en la plataforma. Los proveedores de App Store pagan un impuesto del 30% por cada dólar que ganan con sus aplicaciones. Eso se traduce en mayores costes. Consideremos un bien cuya fabricación cuesta 10 dólares: el 50% de las empresas más pequeñas (por tamaño) cobrarían 12,50 dólares de media por ese producto. Las empresas más grandes cobrarían 15 dólares. Así pues, los monopolios no sólo enriquecen a sus propietarios, sino que también empobrecen a los demás.

Este poder para fijar los precios está detrás de la greedflation (o, más educadamente, «inflación de los vendedores»). Los consejeros delegados de las mayores empresas del mundo no paran de jactarse de ello en sus reuniones con los inversores.

El sistema alimentario es increíblemente monopolístico. La familia Cargill es propietaria del mayor comerciante de materias primas del mundo, y así es como construyeron una fortuna familiar valorada en 43.000 millones de dólares. Cargill es una de las empresas «ABCD» («Archer Daniels Midland, Bunge, Cargill y Louis Dreyfus») que controlan el suministro mundial de alimentos, y triplicaron sus beneficios durante el cierre.

Los monopolios engordan a todo el mundo, incluso a los gobiernos. Pfizer cobró al NHS entre 18 y 22 libras por vacunas cuya fabricación costaba 5 libras por inyección. Le cobraron al gobierno británico 2.000 millones de libras, cantidad suficiente para pagar seis veces el aumento salarial del año pasado de las enfermeras del NHS,

Pero los monopolios también abusan de sus proveedores, especialmente de sus empleados. En todo el mundo, las autoridades de defensa de la competencia están descubriendo acuerdos de «fijación de salarios» y de «no caza furtiva» entre grandes empresas, que se confabulan para poner un tope a lo que pueden ganar los trabajadores de su sector. Los sindicatos denuncian que los salarios de los trabajadores se determinan mediante algoritmos. Los jefes encierran a los empleados con acuerdos de no competencia y enormes facturas de reembolso por «formación».

Los monopolios corrompen a nuestros gobiernos. Las empresas con enormes márgenes de beneficio pueden gastar parte de ese dinero en grupos de presión. Las 20 mayores empresas del mundo gastan más de 155 millones de euros al año en grupos de presión sólo en Estados Unidos, sin contar el dinero que gastan en asociaciones industriales y otros lobbies que presionan en su nombre. Las grandes tecnológicas encabezan el grupo de presión, con el 82% del gasto en lobby de la UE y el 58% del de EE.UU.

Una de las principales prioridades de los grupos de presión monopolísticos es bloquear la acción por el clima, desde los grupos de presión de Apple contra el derecho a la reparación, que crea enormes montañas de residuos electrónicos, hasta los grupos de presión de los monopolios energéticos contra las energías renovables. Y las empresas energéticas son cada vez más monopolistas, con Exxonmobil gastando 65.000 millones de dólares para comprar Pioneer y Chevron gastando 60.000 millones de dólares para comprar Hess. Muchas de las personas más ricas del mundo son monopolistas de los combustibles fósiles, como Charles y Julia Koch, los 18º y 19º más ricos de la lista Forbes. Gastan fortunas en negar el cambio climático.

Cuando la gente habla del impacto climático de los multimillonarios, tiende a centrarse en las huellas de carbono de sus mansiones y jets privados, pero el verdadero coste medioambiental de los ultrarricos procede de los grupos de presión contrarios a las energías renovables y favorables a las emisiones que compran con sus ganancias monopolísticas.

La buena noticia es que la marea está cambiando contra los monopolios. Una coalición de «empresas, trabajadores, agricultores, consumidores y otros grupos de la sociedad civil» ha creado un «movimiento antimonopolio de notable éxito». En los últimos tres años se han tomado más medidas reguladoras contra las fusiones empresariales, la subida de precios, los precios predatorios, los abusos laborales y otros males del monopolio que en los últimos 40 años.

La prensa económica, defensora de los monopolios, sigue publicando editoriales en los que afirma que los ejecutores como Lina Khan no consiguen nada. Claro, WSJ, Khan no está haciendo nada, por eso publicasteis 80 editoriales sobre ella.

 (Khan está ganando como una loca. Sólo el mes pasado mató a cuatro megafusiones).

La UE y el Reino Unido están tomando medidas que habrían sido inimaginables hace sólo unos años. Canadá va a dotarse por fin de una verdadera ley de competencia, con la promesa del gobierno de Trudeau de añadir una norma de «abuso de posición dominante» al sistema antimonopolio canadiense.

Aún más interesantes son las medidas adoptadas en el Sur global. En Sudáfrica, «la ley de competencia contiene algunas de las ideas más progresistas de todas»:

Busca activamente crear una mayor participación económica, en particular para las «personas históricamente desfavorecidas», como parte de sus consideraciones de interés público en las decisiones sobre fusiones.

Balzac escribió: «Detrás de toda gran fortuna hay un crimen». Lo más probable es que la hoja de antecedentes incluya una infracción antimonopolio. Deshacerse de los monopolios no acabará con todos los multimillonarios, pero sin duda acabará con un montón de ellos.

Cory Doctorow es un bloguero, periodista y autor de ciencia ficción canadiense-británico que fue coeditor del blog Boing Boing. Es un activista a favor de la liberalización de las leyes de derechos de autor y un defensor de la organización Creative Commons, utilizando algunas de sus licencias para sus libros. Algunos temas habituales de su obra son la gestión de derechos digitales, el intercambio de archivos y la economía posterior a la escasez.

Texto original: https://pluralistic.net/2024/01/17/monopolies-produce-billionaires/#inequality-corruption-climate-poverty-sweatshops

Traducción: Antoni Soy Casals

Fuente: https://sinpermiso.info/textos/los-superricos-han-llegado-a-serlo-gracias-a-los-monopolios