Los mensajes de Evo al movimiento nacional argentino

La visita del líder del MAS al país enriqueció el debate en el campo popular en tiempos de incertidumbre. Nacionalización de recursos estratégicos, industrialización, y alianzas con las potencias emergentes, ejes de un programa económico soberano.

Por Leila Bitar*

Luego de haber brindado una clase magistral ante cientos de personas en la Universidad Nacional de Rosario, Evo Morales fue entrevistado en la TV Pública y dejó varios mensajes que servirán para reflexionar acerca del presente (y futuro) del país, los desafíos regionales, y la transición hacia la multipolaridad en un mundo cada vez más convulsionado.

Haciendo un repaso por su recorrido militante, previo a llegar a la presidencia, Evo recordó: “No habíamos planteados tres temas importantes; en lo político, en lo económico y en lo social. En lo político, la refundación de Bolivia, en lo económico la nacionalización (de los recursos naturales y todas las empresas estratégicas, incluyendo la luz, telecomunicaciones y el agua), y en lo social, la distribución de la riqueza”. Para aplicar ese programa, el ex líder cocacolero, sostuvo que se requirió “valentía” porque la dirigencia política, temerosa de las repercusiones en instituciones extranjeras, comenzó a plantear dudas: “En 2006, cuando tenía que cumplir con el mandato del pueblo que era nacionalizar, ya los ministros no querían, me decían que eso nos iba a llevar a demandas del CIADI del Banco Mundial (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones). Yo les dije ‘¿Qué tiene que hacer el Banco Mundial sobre nuestros recursos naturales? Si quieren demandarnos que lo hagan en nuestro territorio. Nos retiramos del CIADI por una cuestión de soberanía”.

“Nos habíamos planteado tres temas importantes: En lo político, la refundación de Bolivia, en lo económico, la nacionalización de recursos, y en lo social, la distribución de la riqueza”

Ante la determinación de recuperar los recursos naturales, las petroleras a modo de extorsión “dijeron que no iban a invertir”, explicó Evo, y recordó el rol que jugo Néstor Kirchner en ese entonces para presionar a las multinacionales: “Me llamó y me dijo ante la prensa ‘Evo, si las petroleras no quieren invertir, Argentina va a invertir’, y con eso se callaron las transnacionales”. En ese sentido, el referente dejó en claro que las alianzas regionales juegan un papel determinante ante la presión de los centros de poder mundial.

Durante su intervención en Rosario ya se había referido a lo que Linera considera la “segunda oleada progresista”: “Unidos podemos avanzar bastante. Ahora estamos viendo que gana en Perú el profesor Pedro Castillo, gana Boric, gana Petro, estoy seguro que el 1º de enero del próximo año vamos estar acompañando a Lula presidente de Brasil. Es una revolución democrática, retrocedemos y avanzamos otra vez”. A su vez, subrayó que Estados Unidos pierde influencia en América Latina, al mismo ritmo que China y la región del indo pacífico en general, cobran cada vez más relevancia en el continente.

El segundo punto que planteó, como parte de un programa económico cuyo objetivo es alcanzar el máximo nivel de soberanía, fue la industrialización: “En Bolivia el litio estaba privatizado y lo recuperamos. Querían que algunas transnacionales norteamericanas se aprovechen, luchamos y paramos”, explicó haciendo referencia a su pasado sindical. “Cuando llegamos al gobierno ya empezamos a ver como industrializar el litio. El gran problema que tenemos los latinoamericanos es que los países de Occidente, solo nos quieren para que nosotros garanticemos las materias primas y no quieren que le demos valor agregado a nuestros recursos naturales”. Por eso, fue central que “después de la nacionalización, empecemos con la industrialización, en nuestro modelo económico la tarea con nuestro hermano Lucho Arce presidente, es sustituir la importación con industrialización a manos del Estado”.

“El gran problema que tenemos los latinoamericanos es que los países de Occidente, solo nos quieren para que nosotros garanticemos las materias primas”

El ex mandatario además deslizó una crítica hacia el “sistema federalista”, porque “parece que los recursos naturales dependen de las provincias”. La reforma constitucional de 1994 estableció la provincialización de los recursos naturales y limita la administración central, con lo cual hoy son las gobernaciones quienes tienen potestad para desarrollar negocios con transnacionales de manera fragmentada en cada región. “Si eso es el federalismo, no quisiera que mi país tenga federalismo”, sostuvo Evo. “En Bolivia lo que nos une es la administración de la tierra y los recursos bajo el gobierno nacional”, remarcó.

El tercer punto abordado fue el de la inflación mundial derivada de la guerra y las sanciones contra Rusia. Aunque el incremento de precios es un fenómeno global, Bolivia es el único país del continente que logró controlarlo (en mayo la inflación anual fue del 1,4%, aunque venía con un promedio del 0.7%). “Lucho va cuidando la inflación el debate que tenemos ahora es si la cuidamos con contracción o con expansión económica, es nuestro debate interno. En mi gobierno hemos llegado al 8% de inflación por especulación de los intermediarios. Faltaba aceite, me echaban la culpa cuando ellos estaban ocultando el aceite. Creamos una empresa pública para que el Estado tenga sus propias reservas. Con eso paramos la especulación y controlamos”, aseguró, al tiempo que enfatizó en el rol estatal para el otorgamiento de créditos y subsidios a pequeños y medianos productores: “Ellos garantizan materias primas y el Estado industrializa, y el resto se exporta”.

Tras garantizar los productos para el mercado interno, el desafío es exportar. Y apuntó a los nuevos mercado emergentes, que no están subordinados a las órdenes de Washington y ganan cada vez más volumen en el comercio internacional: “China tiene 1400 millones de habitantes, India 1300 millones e indonesia 300 millones, estamos hablando de 3 mil millones de habitantes, si a eso incorporamos Brasil, Argentina, Rusia, etc. Tenemos al 50% de la población del planeta en ese mercado”.

“Para avanzar en programas para el pueblo tiene que haber fuerza movilizada”

Por último, fue contundente al señalar que cuando el poder económico se resiste a aceptar los cambios de un gobierno popular, “para avanzar en programas para el pueblo tiene que haber fuerza movilizada. Yo no tuve mayoría en el Congreso en mi primera presidencia, la Central Obrera Boliviana cercaba al Congreso para que aprueben las leyes. En mi experiencia, se gobierna con el pueblo”, concluyó.

(*) Periodista licenciada de la Universidad Nacional de Avellaneda. Trabajadora de Radio Gráfica.

Fuente: Radio Gráfica