Edición n° 2794 . 16/07/2024

Los dueños de Prosegur ocultan a su auditor datos de inversiones millonarias en inmuebles en Estados Unidos

  • EY pone salvedades a Proactinmo, la inmobiliaria de la familia Revoredo, por no facilitar información de una filial en Florida que ha invertido en cuatro inmobiliarias en el refugio fiscal de Delaware

Antonio M. Vélez

Toque de atención de la auditora EY a los Revoredo, dueños de Prosegur, por la falta de información sobre las inversiones en ladrillo en Estados Unidos que ha realizado la inmobiliaria de esta familia, una de las más ricas de España.

La firma EY ha puesto salvedades en su auditoría a las cuentas del ejercicio 2022 de esa inmobiliaria, Proactinmo. Esta empresa pertenece a la patrimonial de los Revoredo, Gubel SL. Es dueña de un importante patrimonio inmobiliario en Madrid y es el casero del gigante de la seguridad privada en varios de sus inmuebles en la capital de España.

Las salvedades de EY están relacionadas con la falta de información sobre la situación de Proactinmo US, Corp, una filial de Proactinmo que se creó en Estados Unidos en el año 2021 y que desde entonces ha realizado inversiones en al menos cuatro sociedades inmobiliarias con sede en el refugio fiscal de Delaware.

Según explica EY en su auditoría, la española Proactinmo recoge en sus cuentas la inversión en el capital de esa filial por su coste de adquisición, de unos 22 millones de euros. Pero deja entrever que esa cifra puede no corresponder con la realidad.

“En el transcurso de nuestro trabajo no hemos dispuesto de evidencia de auditoría adecuada y suficiente en relación con la estimación del importe recuperable de esta inversión, incluyendo, entre otras, las cuentas anuales auditadas de la sociedad dependiente, por lo que no nos ha sido posible concluir acerca del valor recuperable de la misma y la necesidad, en su caso, de registrar correcciones por deterioro de su valor al 31 de diciembre de 2022”, dice el informe de EY.

Por su parte, Proactinmo señala en sus cuentas que a 31 de diciembre de 2022 “no se han puesto de manifiesto indicadores de deterioro sobre la inversión” en esa filial en Estados Unidos. elDiario.es contactó con Prosegur para preguntar por este asunto, sin obtener respuesta.

La auditoría de EY está fechada el pasado 20 de diciembre de 2023. Esta firma audita tanto a Proactinmo como a Gubel. También es el auditor de Prosegur y de su filial Prosegur Cash (estas últimas, cotizadas en bolsa).

La filial estadounidense de la inmobiliaria de los Revoredo fue inscrita en North Palm Beach, Florida (EEUU) en mayo de 2021. Desde entonces y hasta el cierre de 2022 había invertido, según explica Proactinmo en sus cuentas de ese ejercicio, en cuatro sociedades radicadas en Delaware: Rienzi Dallas LLC, Homefield KS LLC, Carlton Miami LLC y Apache Tempe LLC.

Todas ellas han realizado “inversiones en otras sociedades vehículo” cuyo fin es invertir en proyectos inmobiliarios para la venta o alquiler, que Proactinmo no detalla.

Domiciliada en Madrid, Proactinmo es dueña de oficinas, hoteles, locales comerciales, viviendas y garajes en las mejores zonas de Madrid. También es propietaria de inmuebles en Sotogrande (Cádiz).

Desde 2015 tiene una filial dedicada al alquiler de viviendas, Proactinmo Viviendas, dueña de dos edificios de apartamentos en el barrio madrileño de Justicia, en pleno centro de la capital, en las calles Prim y Conde de Xiquena, por cuyas rentas facturó en 2022 cerca de 840.000 euros, según sus cuentas de ese ejercicio.

Activos por 283 millones

Con activos de 283 millones a cierre de 2022, un 13,8% más, ese año la cifra de negocios de Proactinmo creció un 36,5%, hasta 10,7 millones. De esa cantidad, unos 4,8 millones fueron alquileres que cobró al grupo Prosegur.

Entre los edificios que la compañía de seguridad privada alquila a Proactinmo está su sede central en Madrid, en la calle Pajaritos, 24, y el inmueble colindante, en la calle Santa Sabina, 8. En 2023, las rentas que pagó Prosegur a la inmobiliaria de sus máximos accionistas crecieron un 13,3%, hasta 5,44 millones, según detalla la multinacional en sus últimas cuentas anuales. En ellas deja claro que esos alquileres se pagan a precios de mercado. 

Los Revoredo también alquilan a terceros, entre otros, el edificio de la calle Barquillo, 13 que durante años fue la sede de la antigua Comisión Nacional de la Energía (CNE) y que actualmente alberga la delegación madrileña de la New York University. Los dueños de Prosegur adquirieron el inmueble en 2014 por 11,3 millones en una subasta organizada por el Ministerio de Hacienda, en una operación que fue ruinosa para el erario público: el antiguo regulador energético (que el Gobierno va a resucitar) había comprado el edificio el 16 de septiembre de 2008 –un día después de la quiebra de Lehman Brothers y en plena sacudida mundial– por un importe muy superior, de 19 millones.

Los dueños de Prosegur también han apostado por el sector hotelero. En el número 17 de la calle Alcalá, sobre antiguas oficinas del BBVA y junto al Casino de Madrid, en una zona con numerosos alojamientos de alto nivel como el Four Seasons, el Ayuntamiento tramita desde el año pasado un hotel de lujo con 60 habitaciones en una reforma que va a costar a los Revoredo 3,8 millones.

En 2022, Proactinmo amplió su apuesta por ese sector con la compra de un establecimiento en el barrio madrileño de las Letras, en la calle Moratín, 52 de Madrid, que tienen alquilado a la cadena Radisson.

200 millones para inversiones

La inmobiliaria de los Revoredo ha recibido desde su creación hace dos décadas cerca de 200 millones de euros de sus dueños para realizar inversiones en ladrillo. Está administrada por Bárbara Gut Revoredo, hija de Helena Revoredo, la presidenta de Prosegur y ex consejera de grandes cotizadas como Mediaset o Endesa.

Proactinmo pertenece a Gubel SL, la sociedad con la que esta familia canaliza parte de su participación en Prosegur y que es propiedad de la matriarca (49,99%) y de sus cuatro hijos. Recientemente la familia ha ampliado su participación en el grupo de seguridad privada hasta el 73,133% por unos 132 millones, tras lanzar recientemente una oferta pública de adquisición (opa) con la que han adquirido un 13,23%, adicional al 59,9% que tenían hasta entonces. La opa se quedó ligeramente por debajo del capital al que iba dirigido, del 15%.

La familia Revoredo es una de las más ricas de España, pese al desplome de la cotización que ha sufrido Prosegur en los últimos años. Actualmente, la capitalización del mayor grupo español de seguridad privada ronda los 850 millones, frente a los 4.000 millones que valía a cierre de 2018.

El último ranking de El Mundo coloca a esta familia en el puesto 74 de mayores fortunas del país, con un patrimonio estimado de 800 millones. Además de Prosegur y sus inversiones inmobiliarias, los Revoredo tienen fincas rústicas en Cuenca y Ciudad Real. 

Esta actividad la canalizan a través de filiales de Gubel como Agrocinegética San Huberto SL. Esta empresa fue condenada el año pasado por tratar de eludir 94.000 euros en el IVA por deducciones indebidas relacionadas con, entre otros aspectos, la reforma de un castillo medieval propiedad de la familia en su coto de caza en Salvacañete (Cuenca).

Esa sociedad es una de las firmas agrícolas de los Revoredo que durante años contrató los servicios del aristócrata, ingeniero agrícola y terrateniente Juan Pedro de Borbón. Borbón, hijo de un primo del rey emérito, Juan Carlos I, fue uno de los beneficiarios de la amnistía fiscal que el PP lanzó en 2012.