Edición n° 2700 . 13/04/2024

Los bonaerenses descreen del Pacto de Mayo/Según una encuesta reciente publicada por la cordobesa Explanans

El Presidente tiene cada vez menos aceptación en la provincia. La mayoría de los encuestados en Buenos Aires no le ve buen destino a la propuesta del jefe libertario.

A cien días de gestión, no hay luna de miel entre la sociedad y Milei y la crisis ya golpea al sesenta por ciento de al población. Apenas un tercio de los argentinos cree que el Pacto de Mayo servirá para algo. A cien días de iniciada su gestión, discriminado por provincia, los bonaerenses son los que peor califican al gobierno de Milei. 

En el extremo opuesto se sitúan mendocinos y cordobeses. El estudio sólo contempla los cinco distritos con mayor peso electoral en el padrón nacional. Los datos surgen de un informe recientemente publicado por la consultora cordobesa Explanans.

La encuesta se terminó de confeccionar para la misma fecha en que el Senado rechazó el DNU 70/2023, por un contundente 42 a 25 y es previa al anuncio de modificación de la fórmula de ajuste jubilatorio por decreto que consolida la pérdida de poder adquisitivo de los adultos mayores y genera una tensión aún mayor en la relación del Ejecutivo con la Cámara de Diputados.

El 21 por ciento de los bonaerenses cree que el Pacto de Mayo es una mala idea, destinada al fracaso, el 30 por ciento cree que se trata apenas de un artilugio para ganar tiempo y otro 10 cree que no es mala idea pero no saldrá bien

Sólo el 30 cree que funcionará.

Entre los porteños, los números son similares. El 14 por ciento cree que es una mala idea, casi el 33 cree que sólo le sirve al gobierno para ganar tiempo, el 15 cree que no saldrá bien y el 30 por ciento restante deposita expectativas en él. 

Como contrapartida, los más optimistas respecto a la propuesta del Presidente son los cordobeses (46 por ciento), seguidos de mendocinos (39 por ciento) y santafesinos (38 por ciento).

También son los bonaerenses quienes peor califican la gestión. Le otorgan, en promedio, en una escala que va del 1 al 10, 4,9 puntos. Los porteños lo califican con 5,2, los santafesinos con 5,6 y los mendocinos con 6,3. Una vez más, los cordobeses son más generosos: 6,6.

Por otro lado, un contundente 60 por ciento afirma estar peor que antes de la llegada de Javier Milei a la presidencia, frente a un 35 que no percibe cambios en su situación y un 5 que afirma estar mejor que cien días atrás.

Aunque la responsabilidad sobre esta situación crítica aparece repartida, Milei ya encabeza ese listado con 28,7. Atrás vienen los gobiernos anteriores de Alberto Fernñandez, Mauricio Macri y Cristina Fernández.

Respecto de la credibilidad del Presidente, el 40,5 por ciento de los encuestados sostiene que estamos frente a una estafa electoral y el 39,5 afirma que está haciendo exactamente aquello que prometió durante la extensa campaña electoral. 

La clave

En los próximos meses, que los economistas de distinto signo coinciden en pronosticar como los peores de la crisis, será la evolución del 20 por ciento restante, que cree que el presidente «hace lo que puede». 

A la hora de analizar el estilo de expresión presidencial, al 43,5 por ciento no le gusta para nada, un 17 coincide en algunas cosas pero espera que sea más respetuoso, a un 7,4  sus modos no le interesan en absoluto y, sorprendentemente, un 31 está de acuerdo tanto en la forma como en el fondo.

Otro dato relevante que aporta el informe es que el 43,5 por ciento de los que no concurrieron a votar en noviembre o votaron en blanco se arrepienten de haberlo hecho, aunque no se consigna por quién votarían si tuvieran la oportunidad.

El estudio se realizó a partir de una muestra de 6.558 casos, respetando cuotas por zona geográfica, género y edad, entre el 11 y el 16 de marzo pasados, sobre un cuestionario on line estructurado, con un margen de error de 1,2 puntos.

Explanans, la empresa radicada en la ciudad de Córdoba, que dirige Sebastián Puechagut, fue una de las empresas que más cerca estuvo de acertar el resultado del último balotaje, en noviembre pasado.

Hace una semana la encuesta de Zuban Córdoba, que constituye una serie mensual y permite establecer comparaciones, mostró una caída de la imagen presidencial aún más contundente, junto con la caída pronunciada de otra variable central: las expectativas económicas. 

En los últimos días, el Gobierno decidió postergar los aumentos de tarifas de servicios públicos, para que no impacten en la inflación de marzo, que viene empujada al alza por los alimentos. Cada dato oficial de inflación fortalece los reclamos de devaluación del sector agroexportador, que en las próximas semanas deberá decidir si liquida o no la cosecha.