Edición n° 2657 . 01/03/2024

Ley Ómnibus: el punto que habría habilitado un acuerdo entre el Gobierno y la oposición light

En el Consejo Federal de Inversiones, los representantes del «opo-oficialismo» consiguieron el compromiso del Gobierno en coparticipar el 30 por ciento del impuesto PAÍS, que hasta ahora administraba Nación y lo manejaban las organizaciones sociales mediante el Renabap. 

Luego de anunciar que la sesión en Diputados para tratar la ley Bases se realizará el miércoles, el ministro del Interior Guillermo Francos y el vicejefe de gabinete, José Rolandi, se reunieron en el Consejo Federal de Inversiones con un grupo de gobernadores del Pro, la UCR, con Martín Llaryora de Córdoba, también con representantes de los gobernadores peronistas de Tucumán y de Catamarca y con los presidentes de los bloques de la UCR, Rodrigo De Loredo, de Hacemos Coalición Federal, Miguel Ángel Pichetto y de Innovación Federal, Pamela Calletti, entre otros diputados, y acordaron destrabar el tratamiento de la ley con el compromiso del gobierno nacional de que el 30 por ciento del impuesto País, que ahora administra Nación y lo manejan las organizaciones sociales mediante el Renabap, pase a ser controlado por las provincias. Es decir, que se coparticipe. 

El gobierno se mostró obsesionado con una cosa en particular: las privatizaciones. Todavía faltan las confirmaciones oficiales, la redacción final del apartado del Impuesto País y también el poroteo para el debate en el recinto. Allí no está confirmado que las privatizaciones salgan por requisitos que están poniendo los distintos bloques –sobre todo la UCR y HCF– y se espera que el miércoles la pelea en ese tema se de voto a voto. El martes seguirán las negociaciones. 

Cumbre de gobernadores y legisladores con Guillermo Francos

De momento, ese pedido llegó a un final feliz. Ahora, la administración de La Libertad Avanza (LLA) espera tener el apoyo en la Cámara baja para que por fin el tan postergado mega proyecto avance en el parlamento. La cumbre tuvo como particularidad haber reunido a dirigentes de escuderías variopintas, aunque todos con voluntad de «ayudar» a que Nación tenga finalmente aprobado su paquete.

Los gobernadores que dijeron presente fueron Martín Llaryora (Córdoba); Leandro Zdero (Chaco); Ignacio Torres (Chubut); Rogelio Frigerio (Entre Ríos); Marcelo Orrego (San Juan); y Maximiliano Pullaro (Santa Fe); y Jorge Macri (Ciudad).

Todos, a excepción del peronista no K Llaryora, son de Juntos por el Cambio (JxC). Catamarca y Tucumán, dos provincias administradas por el justicialismo, enviaron a sus vicegobernadores y reforzaron su posición autónoma respecto a Unión por la Patria (UP).

Francos, por su parte, fue de los primeros en llegar. Su visita duró apenas media hora, hecho que bastó para que las partes tejieran un acuerdo. Casi treinta minutos después de su arribo, el funcionario nacional partió en su camioneta, levantando el pulgar. «El clima del encuentro fue muy bueno», detallaron desde su entorno. En cuanto al curso de la reunión, un diputado en fuga comentó: «El país no se acaba el viernes».

Aunque catastrófica en su espíritu, la frase refiere a que continuarán las negociaciones con el oficialismo. «Esto destraba algo que las provincias pueden vender», apuntó otra voz que participó del mitin. A la vez, fuentes al tanto de las negociaciones indicaron que la pulseada por los biocombustibles «está cerca de saldarse». «La cosa es cómo se escribe, hoy todo pasa por ahí», explicaron. De momento, la letra chica juega un partido aparte.

En vísperas del cónclave, el tucumano Osvaldo Jaldo había confirmado su presencia luego de oficializar su ruptura con UP. Sin embargo, horas más tarde, decidió desistir el convite y finalmente no viajará. La secuencia fue revelada a este medio desde el entorno del jefe provincial.

El Congreso, en tanto, dijo presente. Estuvieron los diputados Nicolás Massot; Emilio Monzó; Miguel Ángel Pichetto; Rodrigo de Loredo; Diego Santilli; y Ricardo López Murphy, entre otros.

La palabra de los gobernadores

Antes de ingresar el gobernador Pullaro destacó que de parte del gobierno «muchas cosas fueron escuchadas y corregidas» y adelantó que, a su criterio, «no estamos lejos de que salga la ley».

El mandatario de Chubut, Ignacio Torres, afirmó que «el ánimo es colaborar, de llegar a acuerdos» y resaltó: «Es momento de que todos nos pongamos de acuerdo para salir adelante».

Emilio Monzó y Rodrígo de Loredo participaron de la cumbre.

Emilio Monzó y Rodrígo de Loredo participaron de la cumbre.

A su turno, Llaryora remarcó que lo que tiene que primar «es la voluntad de poder obtener una ley que sea buena para la Argentina, que cambie el paradigma». Sin embargo, consideró que «hay muchos artículos que podemos mejorar».

Esta mañana, el vocero presidencial, Manuel Adorni, volvió a advertir que, con el capítulo fiscal eliminado, el ajuste sobre las provincias será mayor. Sobre este ítem pende ahora a la principal incógnita de los gobernadores: por dónde pasará la motosierra.

Las declaraciones del funcionario no cayeron bien en las provincias. Creían que una vez destrabado el conflicto por los artículos impositivos, se había alcanzado una pax con la Casa Rosada después de una semana de fuego cruzado y acusaciones subidas de tono.

Ahora, la tensión volvió a escalar y el futuro del paquete legislativo vuelve a depender de las disposiciones de los mandatarios. que reclaman que Nación cese con sus amenazas.

En su habitual conferencia de prensa, Adorni anticipó que «claramente va a haber un ajuste mayor a las provincias» y que «ajustarán partidas que no estaban contempladas si se aprobaba el paquete fiscal». «Se ajustará todo lo que se tenga que ajustar», disparó el funcionario.