Edición n° 2747 . 30/05/2024

Le apuntan a Edenor y Edesur

El Observatorio de Servicios Públicos de la Universidad Nacional de La Plata confeccionó un relevamiento sobre las auditorías realizadas por el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) y la Auditoría General de la Nación (AGN) de la renegociación de tarifas de Edenor y Edesur. En sus conclusiones el informe consigna que «una de las principales evidencias que dejan las auditorías del ENRE y AGN es la ausencia de participación y consulta a diversos actores fundamentales en el proceso de RTI convocado por la gestión Cambiemos». 

El director del OSP-UNLP, Eduardo Baldi, enfatizó al respecto que resulta “ostensible la falta de intervención de universidades nacionales con amplia trayectoria en materia de servicios públicos”. El informe agrega que “recurrir a las universidades nacionales en el marco del debate de las RTI podría constituir una protección natural de los intereses y derechos de la ciudadanía y los sectores productivos”.

El ENRE en la auditoría consigna que la Revisión Tarifaria Integral (RTI) fue «carente de validez jurídica», que a partir de distintos procedimientos irregulares el proceso fue una «fachada para el blanqueo de mayores ingresos a las distribuidoras» porque el Estado no contaba con la información necesaria. La auditoría afirma que el objetivo de la política tarifaria fue garantizar una rápida transferencia de ingresos a las empresas Edenor y Edesur. Y que se «flexibilizaron» los parámetros de calidad y de inversiones para beneficiar a las operadoras.

La Auditoría General de la Nación consigna que el proceso de la RTI fue poco transparente, que hubo mucha informalidad en los procedimientos, incumplimientos, exceso de subjetividad en el comportamiento de una «consultora externa» contratada por el ENRE y una gran asimetría de información entre regulador y regulado. Además, afirma que se aprobaron costos operativos mayores a los reales. La auditoría estableció que los costos admitidos en la RTI por el ENRE fueron en promedio para ambas empresas un 57,5 por ciento mayores a los registrados durante el ejercicio contable 2015. Ello es, en el caso de Edesur una brecha excedente de 2021,21 millones de pesos (61 por ciento) y en el caso de Edenor de 2193,9 millones de pesos (54 por ciento), según consigna el informe. 

Fuente: Página 12