Edición n° 2707 . 20/04/2024

Las ventas minoristas continúan estancadas

CAME aseguró que la suba de precios está impactando de lleno en el consumo. Algunos rubros también se vieron afectados por las restricciones para importar.  

Las ventas en los comercios minoristas pymes cayeron 0,9 por ciento en febrero frente al mismo mes del año pasado, medidas a precios constantes, con lo que acumulan un descenso de 0,6 por ciento en los primeros dos meses del año, según un relevamiento de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

De los siete rubros relevados crecieron Farmacia (+7,9 por ciento), Alimentos y Bebidas (+2,6) y Perfumerías (+1,7 por ciento). En cambio, se retrajeron Textil e Indumentaria (-11 por ciento), Bazar, decoración, textiles del hogar y muebles (-3,4), Ferretería, materiales eléctricos y materiales de la construcción (-1,1) y calzados y marroquinería (-0,8 por ciento).

“Las ventas del mes se concentraron mayoritariamente en bienes y servicios vinculados al sector turismo. Además, en febrero se registró un fuerte aumento en los precios de los alimentos con su máximo exponente en la dinámica de la carne vacuna, con subas mensuales que promediaron el 25 por ciento, que redujeron la capacidad de compra para otros productos”, señaló la entidad pyme en un comunicado.

Detalle de la actividad por rubro:

Alimentos y bebidas. Las ventas en febrero crecieron 2,6 por ciento anual, pero declinaron un 1 por ciento mensual, a precios reales. En los primeros dos meses del año acumulan un aumento de 3,1 por ciento. «Los más complicados fueron quienes vendieron productos frescos, especialmente cárnicos y sus derivados, y frutas, que tuvieron subas de precios fuertes en el mes y los negocios no pudieron trasladar al público completamente para no frenar las ventas», subrayó CAME. 

Bazar y decoración. Las ventas cayeron 3,4 por ciento anual y 3,1 por ciento mensual, a precios constantes. En los primeros dos meses del año suman una retracción de 1,9 por ciento. “Fue un mes con algunas disparidades en los resultados. Las mueblerías en ciudades universitarias como Rosario, Córdoba, La Plata, Mendoza, Paraná o Ciudad de Buenos Aires, reportaron buenos niveles de ventas muy orientadas al amoblamiento de departamentos de jóvenes estudiantes. El resto, en general, no tuvo un buen mes y se manifestó afectado por el feriado de Carnaval y la inflación”, informó CAME.

Calzado y marroquinería. Las ventas del mes disminuyeron 0,8 por ciento anual pero se incrementaron 1,8 por ciento mensual, a precios reales. En el primer bimestre 2023 acumulan una caída de 1,6 por ciento. “El sector tuvo un mes dinámico por el inicio del ciclo lectivo, y se espera que en marzo incidan el comienzo de las actividades deportivas y de las reuniones formales y laborales que generar un mejor clima de demanda. Pero aun así los comercios señalan que no será fácil remontar si no mejora el poder adquisitivo de la gente”, remarcó CAME.

Farmacia. Las ventas en febrero aumentaron 7,9 por ciento anual, pero retrocedieron 2,5 por ciento mensual, a precios constantes. En los primeros dos meses del año llevan un alza de 9,3 por ciento. Se reportaron más faltantes de medicamentos que en enero y una mayor preferencia hacia los genéricos para compensar las subas de precios. “Algunos encuestados comentaron que febrero y enero fueron similares y la diferencia en la variación negativa mensual estuvo en el cierre de algunos días por vacaciones del segundo mes del año y al calor, que sacó más gente de las calles de lo habitual”, informó CAME.

Ferretería y materiales eléctricos y de la construcción. Las ventas disminuyeron 1,1 por ciento anual (a precios constantes) y 1,5 por ciento en la comparación mensual. Entre enero y febrero acumulan un declive de 0,3 por ciento. En el sector destacan que la demanda está baja porque los precios quedaron altos. La gente compra lo necesario, demora arreglos y recambios. En febrero hubo menos faltantes que en enero, en parte porque los negocios están decidiendo invertir en stock para evitar faltantes temporales.

Textil e indumentaria. Las ventas cayeron 11 por ciento anual, pero crecieron 3,9 por ciento mensual, a precios reales. “En este bimestre del año llevan una baja de 12,7 por ciento. La buena noticia del mes fue que los precios se mantuvieron más estables, con pocos ajustes. La mala, es que la demanda no repunta. Para el consumidor promedio la ropa quedó cara en relación a su ingreso”, destacó CAME.

Perfumería. Las ventas mejoraron 1,7 por ciento anual en febrero, pero se redujeron 3,4 por ciento en la comparación mensual. En los primeros dos meses del año crecieron 3,5 por ciento frente a los mismos meses del 2022. Los comercios consultados contaron que la venta de perfumes, que suele ser uno de los productos fuertes, fue muy baja, en parte porque hay pocas variedades y falta el importado. Pero se compensó con otros artículos.

Los datos surgen del Índice de Ventas Minoristas Pymes de la CAME, elaborado en base a su relevamiento mensual entre 1.135 comercios.

Fuente: Página 12