Edición n° 2739 . 22/05/2024

Las dos caras del consumo

En un contexto con alta inflación, la demanda se comporta de manera variada. Productos de primera necesidad y bienes suntuarios. Pymes, las más afectadas.

Con un alza de precios que se sostiene en niveles altos, tanto para productos de primera necesidad como para bienes suntuarios, la demanda parece moverse por carriles distintos. Mientras el costo de llenar el changuito es cada vez mayor, hay compras de oportunidad con el objetivo de ganarle al proceso inflacionario que mantienen alta demanda.

De acuerdo con las últimas cifras del INDEC, en mayo las ventas totales a precios constantes muestran un incremento de 0,2% respecto a igual mes de 2022. Mientras que el acumulado enero-mayo presenta una suba de 1,9% respecto a igual período del año pasado. De todos modos, la serie desestacionalizada muestra una variación negativa de 2,5% respecto al mes anterior. El crecimiento en la facturación es por precios. Las ventas totales a precios corrientes para mayo, relevadas en la Encuesta de supermercados, sumaron 388.908,9 millones de pesos, un incremento de 116,5% respecto al mismo mes de 2022.

Esos mayores aumentos fueron en alimentos. Los grupos de artículos con los aumentos más significativos respecto al mismo mes del año anterior fueron: «Verdulería y frutería» (174,5%); «Bebidas» (139,9%); «Alimentos preparados y rotisería» (139,3%); y «Panadería» (120,9%).

Mientras que, en la otra Argentina, los shoppings están atiborrados de gente. Las ventas totales a precios corrientes en mayo, relevadas en la encuesta alcanzaron un total de 121.174,8 millones de pesos, un incremento de 148,8% respecto al mismo mes de 2022. Si se lo mide a precios constantes, sumaron 6.710,6 millones de pesos, lo que representa un incremento de 12,5% respecto al mismo mes del año anterior. Las ventas reflejaron que los rubros con mayor incremento interanual fueron: «Diversión y esparcimiento»; «Librería y papelería»; «Amoblamientos, decoración y textiles para el hogar»; y «Electrónicos, electrodomésticos y computación». En estos casos, aprovechando las tasas subsidiadas del Estado. Con una desaceleración, los rubros que lideraron las ventas de los centros de compras fueron: «Indumentaria, calzado y marroquinería», seguido por «Patio de comidas, alimentos y kioscos», «Electrónicos, electrodomésticos y computación» y por último, «Ropa y accesorios deportivos».

Rubro por rubro
Los datos anticipados por las consultoras privadas muestran un junio más prometedor, pero con la misma tendencia, afectando principalmente a la pequeña y mediana empresa. Las ventas minoristas pymes descendieron por sexto mes consecutivo en junio, al ubicarse 3,6% por debajo del mismo mes de 2022, en la medición a precios constantes. El primer semestre del año cierra así con una baja de 1,8% interanual. También en la comparación mensual, se vendió 0,9% menos en junio que en mayo.

De acuerdo con los datos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), el rubro de indumentaria y calzado mostró en junio una caída estimada de 1,7%, continuando el proceso de contracción iniciado en octubre de 2022 (en consonancia con la evolución del poder de compra de los hogares), acompañado de un encarecimiento relativo de los precios del sector en la comparación interanual (6,06%). Por otro lado, el capítulo de transporte y vehículos mostró un crecimiento estimado del 4,7%, con patentamientos de autos avanzando en un 9,9% y motos reduciéndose en un 4,7%.

Por su parte, el mercado ofrece pocas opciones de cuotas sin interés como en otros tiempos, y eso frena compras de valores más elevados, que repercuten sobre todo en el sector indumentaria, perfumerías y electrodomésticos. «Una tendencia que en el comercio se viene observando, es el mayor peso de los servicios en la canasta de consumo, especialmente vinculados con ocio, recreación, que le resta ventas a bienes», señala CAME. Este segmento es el de los sectores de mayor poder adquisitivo que lograron ganarle a la inflación. 6 de los 7 rubros medidos tuvieron caídas anuales en sus ventas durante el mes de junio. La mayor retracción la sintió Textil e Indumentaria (-9,6%) y el único ramo en alza fue Farmacias (3,9%), aunque con dificultades en la reposición de algunas drogas específicas.

En las ciudades del interior del país, donde se registra un consumo por encima del promedio nacional, los almacenes pyme se vieron afectados por las ofertas de las grandes cadenas de supermercados. En tanto, en provincias como Santa Fe y Entre Ríos, las billeteras virtuales lanzadas por los gobiernos locales intentan impulsar un alicaído consumo. Estas herramientas dan descuentos de hasta 30% en alimentos y bebidas en un listado de comercios donde la presencia pyme crece.

Por su parte, en un contexto en el que los consumidores buscan opciones para ganarle a la inflación ya que no accede a opciones tradicionales de ahorro, como la compra de un vehículo, los electrodomésticos ofrecen la alternativa para hacerse con un bien durable. Desde el sector aseguran que las ventas se han mantenido e, incluso, crecido en unidades. De acuerdo con el INDEC, en el primer trimestre, los artículos seleccionados con mayor volumen de cantidades vendidas fueron: pequeños electrodomésticos; teléfonos celulares; ventiladores; televisores, TV LED, smart TV y LCD; equipos de aire acondicionado; heladeras con y sin freezer, lavarropas; equipos de audio; cocinas eléctricas, hornos eléctricos y microondas y calefones y termotanques.

Fuente: https://accion.coop/