Edición n° 2700 . 13/04/2024

La timba financiera y los jóvenes/Apuestas, cripto y mucho más.

Especial para Motor Económico / Verónica Sforzin (*)

Sin ningún tipo de regulación estatal para las apuestas, en una sociedad en crisis que no propone un proyecto de país que incluya a los jóvenes,la ludopatía digital crece en esta población en Argentina, incrementándose exponencialmente luego de la pandemia. 

Desde la pandemia observamos un aumento de ofertas de casinos digitales,los cuales operan en plataformas extranjeras sin la autorización de muchas de las loterías provinciales argentinas.“Usan depósitos en efectivo o transferencias a través de billeteras virtuales, con intermediarios llamados “cajeros” que manejan la carga de fichas y la adquisición de nuevos jugadores. La facilidad de operar desde un teléfono celular permite que adolescentes de tan solo 13 años se conviertan en usuarios.”  

Desde edades cada vez más tempranas los jóvenes se acostumbran a que todo esté en el celular: redes sociales,billeteras virtuales, casinos, bancos privados de criptomonedas.Un mundo de corporaciones que incentivan la adicción a las pantallas por sus necesidades de monetización.

Sin regulación de los tiempos y sin una educación digital estatal las nuevas generaciones quedan a merced de las necesidades de los grupos concentrados de poder occidentales, que hoy están en crisis y decadencia económica, ideológica y cultural. 

El problema estalla en la familia y en las escuelas, instituciones que no están preparadas para trabajar con adolescentes el uso y consumo de lo digital. Los jóvenes ven sus intervenciones como vetustas, propias del siglo pasado, y tienen razón. 

Nos encontramos con una carencia de capacitación y formación en las instituciones educativas, en el Estado y en la familia en relación a los riesgos de la navegación,y el uso adecuado de lo digital.

La autosuficiencia se vuelve un problema a la hora de comprender que el buen uso solo se puede constituir incorporando las reglas de convivencia del mundo físico,no usando lo digital como vía de escape.

“Según el Estudio exploratorio sobre el conocimiento y las percepciones de las y los adolescentes (SENAF y Faro Digital, 2022), ante un comentario o situación en línea que los hace sentir incomodidad o agresión,la totalidad de las adolescencias entrevistadas afirmaron que no solicitan ni solicitarían ayuda de docentes ni otras personas de la escuela. Mientras que según Unicef (2016), ante una experiencia negativa en internet, solo el 30 por ciento de los chicos y chicas acude a su mamá o papá, mientras que un 9 por ciento pide ayuda a un o una docente.” (SENAF y Faro Digital, 2022).

Este fenómeno va de la mano de la creencia social de que en el mundo virtual no hay intereses y proyectos políticos en juego. Proyectos políticos, para los que la transmisión del ideario de la libertad – liberal, del individualismo,la timba (lo financiero especulativo vs. lo productivo),son estratégicos en el sostenimiento de los altos grados de desigualdad social.

Se promueve la desregulación total de las relaciones sociales para instalar las nuevas mediaciones digitales hegemónicas corporativas.

 La timba o la inversión en criptomonedas privadas son la alternativa a la falta de trabajo. Estas alternativas corporativas instalan el nuevo “sueño americano” de triunfar con un golpe de suerte financiero y digital”.

Los valores de la productividad, la estabilidad, el sostenimiento de procesos educativos o personales no son un camino viable para las nuevas generaciones. El fin, objetivo liberal de querer tener dinero le ganó al proceso de producción a través del trabajo: se quiere tener dinero, pero no trabajando.

 El capitalismo tecnocrático construye nuevos velos, mientras lo real atraviesa las subjetividades de la época,el capital sólo ofrece el goce permanente bajo el dios dinero, el proceso productivo que constituía la modernidad se desintegra.  

En el caso de las casas de apuestas online, es de destacar que en Argentina patrocinan a los equipos de futbol, así como hay una reivindicación de las sectores nacionales y populares respecto de que los clubes de futbol no sean Sociedades Anónimas, también hay que concientizar acerca del financiamiento a través de casinos virtuales que afecta la salud mental en niñas, niños y adolescentes (“En la camiseta de River Plate está Codere; en las de Vélez y Estudiantes de La Plata, el auspiciante es Bplay; mientras que la selección nacional se aseguró el auspicio de Betwarrior. La sueca Betsson luce en el pecho de las camisetas de Boca y Racing; City Center aparece en las de Newell’s Old Boys y Rosario Central.” Página 12. 13 de agosto del 2023).

 Este fenómeno ya se encuentra prohibido en otros países. 

La desregulación del espacio digital por parte de los Estados Unidos y organismos regionales genera la imposibilidad de contar con herramientas propias de la política pública para enfrentar los riesgos a los que están expuestos los jóvenes (Sforzin 2023). 

En este sentido es necesario otorgar herramientas que permitan comprender estas situaciones como fenómenos sociales globales. Las redes sociales son corporaciones que tienen intereses económicos y geopolíticos lo cual implica que, para comprender en profundidad el fenómeno, tengamos que desarrollar instrumentos que permitan problematizar acerca de las nuevas mediaciones, entendiéndolas como actores sociales y no como un mero terreno tecnológico neutro. La difusión de las noticias falsas, los discursos de odio, las polarizaciones de las sociedades y el crecimiento de la violencia son fenómenos geopolíticos de un alcance global, los cuales tienen que ser abordados en la alfabetización digital de los jóvenes y por una política pública novedosa y eficaz.

( * ) Doctora en Comunicación y licenciada en Sociología. Docente Titular Ordinaria de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de La Plata, Investigadora de la UNLP y del CIEPE – CLACSO. Autora del libro: Geopolítica de las Tecnologías de la Información y la Comunicación. Un análisis desde América Latina y el Caribe. Ganadora del premio ensayo Pensar Nuestra América con categorías propias de la fundación CICCUS y la Asociación Filosofía Latinoamericana y Ciencias Sociales (ASOFIL), con el libro: Ética, poder y tecnologías. Redes sociales e inteligencia artificial desde el Sur Global.

Mail: veronicasforzin@gmail.com