La Rural: contra el gobierno en la apertura de la exposición/ Un discurso peligroso

PARECE QUE A LOS DUEÑOS DE LA TIERRA Y DE LOS GRANOS NO LES GUSTA LOS CAMBIOS Y UN PROCESO DE UNIDAD DEL FRENTE GOBERNANTE EN ARGENTINA

Nicolás Pino, presidente de la entidad, pidió una baja en las retenciones. Acusó de «especulador» al Estado y reclamó una reducción en el gasto público.

En un tramo de la apertura, Pino arriesgó: “Este lugar que nos convoca, es la casa del campo en la ciudad”. Dio cuenta, además, de que el sector agroganadero “genera más de un tercio de la fuerza laboral del país” y “7 de cada 10 dólares que ingresan al país”.

En el tramo más encendido de su discurso, Pino apuntó a las retenciones: “Exigimos la total liberación de los mercados para carne, trigo, maíz y los demás productos”. Agregó: “Seguiremos trabajando para tener la apertura total. Son ilegales e inconstitucionales las retenciones, y esto lo repetimos enfáticamente”.

Al dirigirse a los gobernantes actuales y a los que aspiran a gobernar, Pino remarcó que «el campo no es un problema, es una parte indispensable de la solución», y aseguró que «con reglas justas y claras el campo podría aumentar en un 40 por ciento rápidamente» su producción.

En referencia a los cambios en el área de Economía, el presidente de la Sociedad Rural afirmó que «debemos mantener el rango ministerial» en Agricultura, Ganadería y Pesca.

El dictador Videla aclamado en la rural.

Al acabar, Pino llamó a la unidad de las entidades: «No seamos funcionales a políticas mezquinas que pretenden dividirnos y lucrar con nuestra desunión».

“La inflación no se baja con controles de precios, sino eliminando el mal gasto del Estado”, dijo en otro pasaje. En otro momento, cargó contra toda la dirigencia posterior al colapso de 2001. “No podemos aceptar que el Estado ataque a la inversión. Los gobernantes argentinos de los últimos 20 años deberán rendir cuentas de todo esto a la sociedad”, sostuvo. Así, cuestionó a Mauricio Macri junto a los gobiernos kirchenristas.

Hizo un llamamiento: “A los gobernantes les decimos que no intenten distraernos más: las medidas intervencionistas como las trabas y los cupos sólo generan la caída de la inversión”, y remarcó que “hemos sufrido desidia y agresión de distintos gobiernos”. 

En el corazón de su discurso, apuntó: “Exigimos la total liberación de los mercados para carne, trigo, maíz y los demás productos”. Aseguró: “Seguiremos trabajando para tener la apertura total”. Además, y en medio de aplausos, criticó el cobro de retenciones porque “son ilegales e inconstitucionales, y esto lo repetimos enfáticamente”.

Luego consideró que «no hay diferencia entre productores pequeños, medianos o grandes; no hay diferencia entre patagónicos, norteños, litoraleños, cordobeses, pampeanos o puntanos. Nuestros valores son los mismos: la justicia, el trabajo honrado, el respeto por la propiedad privada, la legitimidad del lucro y la libertad de tomar decisiones económicas. Lo que le sucede a uno de nosotros, nos sucede a todos».

A las entidades del campo les pidió mantenerse unidas: «No seamos funcionales a políticas mezquinas que pretenden dividirnos y lucrar con nuestra desunión».