Edición n° 2710 . 23/04/2024

La invasión de Macri, un presunto plan del que Venezuela exige respuesta

Kelly Carreño

CARACAS (Sputnik) — La revelación de un presunto plan militar del expresidente argentino Mauricio Macri (2015-2019) patrocinado por Estados Unidos para invadir Venezuela causó el repudio de las autoridades de este país caribeño, quienes de forma inmediata solicitaron al actual Gobierno de Alberto Fernández iniciar una investigación.

Pero hasta el momento la Casa Rosada guarda silencio.

El domingo pasado salió a la luz una investigación del periodista argentino Horacio Verbitsky, quien publicó en el portal El Cohete a la Luna un artículo titulado «Un general Paleo (Lítico)», en referencia al jefe de Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Argentina, Juan Martín Paleo.

De acuerdo con Verbitsky, entre abril y julio de 2019, el Ejército argentino realizó el ejercicio «Puma», con la hipótesis de una invasión de Venezuela. Se realizó en siete sesiones y estuvo comandado por Paleo, quien en ese entonces era comandante de la fuerza de despliegue rápido.

Según la investigación, el plan buscaba invadir el territorio venezolano desde Brasil, Colombia y Ecuador.

La abogada y analista internacional Laila Tajeldine, profesora de la escuela de Estudios Políticos de la Universidad Bolivariana de Venezuela, recordó en conversación con la Agencia Sputnik que en reiteradas ocasiones Caracas realizó denuncias sobre las pretensiones de Estados Unidos y sus aliados de invadir a esta nación sudamericana.

«Esta acción de la operación Puma que estaba llevando adelante Macri se enmarca dentro de todas estas actividades (de agresiones). Me atrevo a decir que en este mismo paso andaban las fuerzas militares de Colombia y Brasil, que fueron los otros países tocados por el Gobierno de (Donald) Trump (2017-2021) para llevar adelante toda su acción bélica en contra de Venezuela», afirmó.

Sucesos

En 2019, cuando se ejecutaría la presunta invasión, se sucedían en Venezuela diversos acontecimientos políticos que, según la administración de Nicolás Maduro, eran parte de un plan orquestado desde Washington para desestabilizar a la nación caribeña.

En enero de ese año, el opositor Juan Guaidó, quien en ese entonces era el presidente del parlamento, se autoproclamó «presidente encargado» de Venezuela, en una plaza del este de Caracas, en compañía de cientos de seguidores.

Seguidamente, más de 50 países decidieron expresarle su apoyo y desconocer a Maduro, quien iniciaba su segundo mandato tras resultar reelecto en mayo de 2018.

Un mes después, el 23 de febrero, la oposición anunció que ingresaría por la frontera con Colombia cargamentos con alimentos y medicamentos donados por Estados Unidos y otros países con fines «humanitarios», lo que el Gobierno calificó de «show para justificar una intervención».

En esos dos meses, Maduro rompió relaciones diplomáticas con Estados Unidos y Colombia.

Entretanto, el 30 de abril de 2019, un grupo de militares aliados con la oposición tomaron tanques y armas de guerra y desde el distribuidor Altamira, ubicado en el este de la principal autopista del país, grabaron un video llamando al alzamiento.

El intento de golpe fue dirigido por Guaidó, y Leopoldo López, quien había sido liberado en la madrugada. Cumplía una condena por haber sido encontrado culpable de incitar a la violencia en las manifestaciones que sacudieron el país en 2014, y en las que fallecieron 43 personas.

Macri fue uno de los que apoyó el intento de golpe, tras argüir que era «el momento decisivo para recuperar la democracia».

Tajeldine señaló que la oposición venezolana disfrazó la invasión con el pretexto de la ayuda humanitaria, cuando dijo que el objetivo «era matar».

«Estamos claros de que esta investigación realmente existió y que la operación Puma estaba andando, pero evidentemente las fuerzas internas en Venezuela, la fortaleza del Gobierno venezolano, la forma en que pudo salir adelante fue lo que detuvo y neutralizó todas estas acciones bélicas. Hablaban de ayuda humanitaria cuando el objetivo era matar», comentó.

Explicaciones

Maduro calificó de «muy grave» la denuncia del plan de invasión de Macri, y pidió a la justicia argentina realizar una investigación objetiva.

Por su parte, el primer vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello, exigió al actual Gobierno argentino aclarar el caso, pues dijo que «no pronunciarse en este momento y dejar que todo quede ahí, pareciera que fuese un mismo paquete».

Tajeldine señaló que la administración de Fernández no es enemiga de Venezuela, por lo que dijo que espera que no se «acobarde».

«Esperemos que no se acobarde este Gobierno de Argentina y tenga una misma posición coherente con la política exterior de no intervención en los asuntos internos de otro país y de respeto a la soberanía y por eso tienen que salir a condenar», afirmó.

Entretanto, el parlamento venezolano exigió al Congreso argentino abrir una investigación sobre el presunto plan de invasión, y aprobó la conformación de una comisión de diputados que viajará en los próximos días a Buenos Aires.

Fuente: Sputniknews