Edición n° 2710 . 23/04/2024

La gran estrategia china: una visión general de las causas y consecuencias de la Franja y la Ruta

Por Federico AlistairD’Alessio>moderndiplomacy.eu

Este documento busca identificar las causas y consecuencias de la Iniciativa de la Franja y la Ruta teniendo en cuenta que es una estrategia relativamente nueva y en curso; por lo tanto, es posible que algunas implicaciones aún no sean predecibles con precisión. En primer lugar, se centrará en los factores económicos y políticos que favorecieron la implementación de este plan, incluidos los que podrían percibirse como los principales objetivos que el gobierno chino busca alcanzar. Este ensayo analizará más adelante el impacto político y económico del BRI en China y los demás países involucrados, incluidos los riesgos actuales y los obstáculos que puedan surgir. En esta sección del documento, las consecuencias se diferenciarán en dos categorías: la primera subsección se centrará en los efectos, mientras que la segunda identificará y examinará los desafíos que pueden surgir.

Causas

La decisión de adoptar la Iniciativa de la Franja y la Ruta estuvo influenciada por varios factores que están sujetos a interpretación según diversas visiones del mundo. Por ejemplo, una perspectiva occidental explicaría los objetivos del BRI como meramente políticos y estratégicos, con el objetivo principal de aumentar la influencia de China en todo el mundo. Por el contrario, el gobierno chino afirma que fue diseñado principalmente para abordar los problemas que enfrenta la economía nacional y mejorar la conectividad entre las diferentes regiones del mundo . Las posibles razones detrás de la implementación del BRI pueden explicarse tanto en términos económicos como políticos.

Factores económicos

El primer factor a destacar es la desaceleración económica en China desde 2012, lo que podría justificar la necesidad de una gran estrategia para recuperar e impulsar la economía. El gobierno necesitaba especialmente lidiar con el exceso de capacidad industrial del país y el estancamiento de las exportaciones . La baja demanda interna era inadecuada para hacer frente al alto nivel de producción y, por lo tanto, China necesitaba mejorar la conectividad con las economías en desarrollo para conquistar nuevos mercados en todo el mundo. La Iniciativa de la Franja y la Ruta se concibió así para mejorar el comercio y la cooperación entre diferentes regiones y continentes del mundo. Según el Banco Mundial, el BRI logrará aumentar la inversión extranjera y mejorar las condiciones de vida en los países participantes. Otro beneficio es la eliminación de los obstáculos al comercio, como las barreras comerciales, lo que beneficiaría a todos los gobiernos involucrados. De hecho, se estima que las reducciones en los costos de transporte y la liberalización del comercio atribuidas a este plan generarán grandes beneficios para el PIB de los países a lo largo del corredor BRI.

BELT AND ROAD INITIATIVE ¿LA SOLUCIÓN A LOS PROBLEMAS ENERGÉTICOS DE CHINA?  – GEOPOL 21

Además, el BRI llega a regiones del mundo que estaban marginadas de la globalización , y lo hace desarrollando redes de transporte y facilitando así el comercio con esos países. Por ejemplo, el proyecto del corredor China-Pakistán intenta reducir la distancia entre la RPC y Oriente Medio : de los actuales 12.900 kilómetros por mar, la distancia se acortaría a 3.000 kilómetros por tierra. Este punto nos lleva a otro factor a considerar, que es la necesidad de China de mitigar sus preocupaciones de seguridad energética, ya que la demanda del país ha ido en aumento y casi el 60% de las reservas de petróleo se encuentran en Medio Oriente. Por lo tanto, la República Popular China ve la Iniciativa de la Franja y la Ruta también como una oportunidad para obtener suministros de energía regulares .de la forma más rápida y segura.

Factores políticos

El gobierno chino tiene como objetivo utilizar la cooperación económica también para abordar los desafíos en la política interna y exterior, como las tensiones políticas con los países vecinos, especialmente los de Asia Central. El BRI podría servir como un medio para conectar a Xinjiang con sus vecinos de Asia central y Europa, al tiempo que mitiga las amenazas percibidas de terrorismo y separatismo que se originan en esta región.

También se podría argumentar que mientras EE. UU. optaba por un enfoque más bien aislacionista, China vio la oportunidad de lograr una gobernanza global y convertirse en el nuevo modelo a seguir. Osnossugirió que “a medida que Donald Trump renuncia a los compromisos globales de Estados Unidos, Xi Jinping está aprendiendo a recoger los pedazos”, lo que implica que el gobierno chino tiene una gran oportunidad de obtener el liderazgo mundial, mientras que Estados Unidos se está retirando lentamente. Esto es plausible ya que se considera que uno de los principales impulsores del BRI es el deseo de China de crear una nueva ruta de la seda: una nueva red de relaciones económicas, políticas y de seguridad centradas en China, que promovería la visión china de gobernanza global. Como resultado, esta estrategia podría mejorar efectivamente su poder político e influencia sobre otros países, mejorando así la imagen nacional y el poder blando .

De hecho, Summers argumenta que podría compararse con el Plan Marshall de EE. UU. para Europa después de la Segunda Guerra Mundial: de la misma manera que EE. UU. ganó influencia geopolítica sobre Europa Occidental con esta iniciativa, el BRI podría permitir que China ganara influencia sobre varios países de Europa, África y Asia.

Otro elemento a incluir es la llamada teoría de la ‘Cadena de perlas’ , que representa las intenciones potenciales de China en el Océano Índico. La Iniciativa de la Franja y la Ruta permitirá al país establecer puertos en rutas marítimas para aumentar su influencia en el Océano Índico, especialmente porque la estrategia marítima agresiva de India puede contrastar con los objetivos de China. Un lugar importante que afecta los asuntos y la influencia de China sobre el océano es el Estrecho de Malaca., que está controlado por Singapur y protegido por el ejército estadounidense. Esto plantea un dilema al gobierno chino, y el BRI busca resolver este problema mediante la construcción del Canal Karat en Tailandia. De esta forma, el Océano Índico y el Mar de China Meridional se conectarán con éxito, y China reduciría su dependencia del Estrecho de Malaca.

Consecuencias

Como se presentó anteriormente, es complicado determinar efectivamente las consecuencias, dado que muchos proyectos BRI están en curso o aún no han comenzado. Sin embargo, es posible identificar los efectos inmediatos y estimados en relación con China y los demás países involucrados. Además, podemos detectar los riesgos, incluidas las repercusiones que pueden surgir en los próximos años si los desafíos no se abordan adecuadamente.

Es China una superpotencia? ¿Cómo cambió tan rápido? - Quora

Efectos

Una consecuencia inmediata es el crecimiento económico tanto de China como de los países del corredor BRI, así como la creación de nuevos empleos: se estima que se crearon casi 300 mil puestos de trabajo desde el inicio del proyecto. Además, un informe publicado por el Banco Mundial calculó que las inversiones relacionadas con BRI podrían reducir drásticamente las tasas de pobreza extrema y moderada global. Por lo tanto, se estima que aumenten las contribuciones al plan chino, especialmente las inversiones directas en el extranjero (ODI). Sin embargo, algunos académicos argumentan que, en lugar de mejorar las condiciones económicas en países extranjeros, el aumento de ODI principalmente mejorará el poder blando de China sobre los países involucrados en la iniciativa.

Otro resultado proyectado y esperado es la mejora de las relaciones entre China y la UE , lo que permitirá incrementar el comercio y las inversiones entre estas dos regiones del mundo, mejorando así también la estabilidad económica del viejo continente. Por lo tanto, la UE podría beneficiarse de la iniciativa Belt and Road, así como tener la oportunidad de mejorar su influencia global.

Se puede argumentar que los efectos inmediatos de este plan son beneficiosos para todos los gobiernos involucrados, pero también es cierto que la mayoría de los proyectos se asignan a empresas chinas , en lugar de extranjeras. Freymann también argumenta que muchas corporaciones chinas están explotando la marca Belt and Road Initiative como un atajo para obtener fondos de los bancos estatales chinos. La mano de obra y la mano de obra también son principalmente chinas y, por lo tanto, el BRI podría no crear mucho empleo en países extranjeros. Además, los estándares a los que estamos acostumbrados, como los derechos de los trabajadores, pueden no ser los mismos bajo la supervisión china: de hecho, muchos países africanos están comenzando a oponer resistencia a ciertos proyectos debido a los bajos salarios y las malas condiciones laborales .

Desafíos

Junto a las consecuencias económicas y políticas, también existen riesgos y obstáculos a tener en cuenta. La amenaza más inminente se origina por el brote de Coronavirus , que afectó a más de la mitad de los proyectos BRI. El gobierno chino ha anunciado que la iniciativa se adaptará a esta circunstancia: se destinarán más recursos a la salud pública, la sostenibilidad medioambiental y la tecnología, para facilitar su avance y atraer a más socios. Sin embargo, es complicado establecer cómo se implementarán estas estrategias y cuáles serán los impactos a largo plazo de la crisis del Covid-19 .

Un desafío crucial es el impacto ambiental, ya que la construcción a gran escala de varias infraestructuras podría tener efectos negativos sobre la biodiversidad , como el aumento de la mortalidad de la vida silvestre y las restricciones al movimiento de animales. Además, se estima que el transporte aumentará las emisiones de dióxido de carbono hasta en un 7 por ciento en los países donde se expandirá la producción. Los diversos proyectos también podrían generar contaminación de diversas fuentes, como el ruido, los productos químicos y la luz, lo que afectaría gravemente el ecosistema en las áreas involucradas. Por lo tanto, este aspecto debería recibir más atención por parte de los formuladores de políticas y la administración del BRI, a fin de mitigar con éxito los diversos riesgos ambientales antes de que la situación se deteriore.

Un aspecto adicional a considerar es la deuda acumulada por los países prestatarios. Desde 2013, China ha hecho varios préstamos a muchos gobiernos y existe el riesgo de que use esa deuda para ejercer influencia política y económica en esas naciones. Según un documento de política publicado por el Centro para el Desarrollo Global , se estima que ocho países se verán empujados a una crisis de deuda debido a los préstamos relacionados con BRI. Por lo tanto, la República Popular China podría hacer uso de una estrategia comúnmente conocida como «diplomacia trampa». Un ejemplo es el caso de Sri Lanka , que no pudo pagar sus deudas y tuvo que entregar un importante puerto a una empresa estatal china durante 99 años.

Además, en un plan muy costoso y global como el BRI, la corrupción es otro factor que requiere un enfoque profundo. Según el Banco Mundial , el soborno en proyectos de transporte “puede representar del 5 al 20 por ciento de los costos de transacción”. Por lo tanto, la corrupción es uno de los principales riesgos que el gobierno chino debe gestionar para garantizar la transparencia en los proyectos BRI. Tal preocupación a menudo se asocia con el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB, por sus siglas en inglés), que podría apoyar la Iniciativa de la Franja y la Ruta socavando las buenas normas de gobernanza.

El último aspecto en el que debemos centrarnos implica las amenazas percibidas a la seguridad humana. Los desafíos relacionados con la seguridad son cruciales para abordar, y particularmente en este caso. Algunos corredores BRI están ubicados en países afectados por conflictos, extremismo y terrorismo en curso. Por lo tanto, el nivel de riesgo en estas áreas es muy alto, especialmente si tenemos en cuenta que el gobierno chino es acusado a menudo de discriminación hacia las minorías étnicas y religiosas. También se cree que la República Popular China puede no tener suficiente poder militar para hacer frente a este problema, por lo que no protege los sitios de construcción y la infraestructura, como carreteras y vías férreas a lo largo de la ruta.

Conclusión

A pesar de que la Iniciativa de la Franja y la Ruta está en constante desarrollo, ya podemos inferir que tendrá serias implicaciones económicas y geopolíticas. Dos visiones diversas del mundo interpretan de manera diferente el propósito del BRI, y ambas perspectivas se basan en argumentos válidos. Lo más probable es que China vea un aumento en su influencia económica y obtenga un dominio estratégico en tres continentes. Utilizará el BRI para su propio beneficio y recuperación, pero también mejorará las relaciones y la cooperación con muchos países, además de crear empleo y reducir la pobreza. El gobierno chino creará una nueva ‘Ruta de la Seda’ para invertir en regiones del mundo que quedaron fuera de la globalización y el comercio, al mismo tiempo que mejorará su imagen nacional y ejercerá influencia política para asegurar los objetivos chinos.. Mientras los EE. UU. liderados por Trump se volcaron hacia el proteccionismo, China ha abierto su mercado con el resto del mundo y se ha aprovechado de la situación. El BRI podría permitir efectivamente que el gobierno chino tome el control de la mayoría de las rutas marítimas y terrestres en África, Asia y Europa.

Sin embargo, aún es pronto para determinar si el BRI tendrá éxito o no, ya que también dependerá de su impacto en los países involucrados. Después del brote de Coronavirus, algunos países pueden no decidir invertir en proyectos que se vieron gravemente afectados por la crisis de Covid-19, lo que podría generar más complicaciones en los próximos meses. Los gobiernos extranjeros podrían elegir un enfoque diferente hacia la legitimidad de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, especialmente si consideramos la ambigüedad en algunos aspectos del plan chino. Por ejemplo, los EE. UU. liderados por Biden han adoptado un enfoque diferente hacia la iniciativa global de China, a diferencia de Donald Trump. Además, hay desafíos ambientales y de seguridad que abordar, que podrían afectar drásticamente el progreso del BRI.

Sin embargo, es prematuro afirmar que la República Popular China está eclipsando estos obstáculos por una mera agenda política porque el gobierno chino puede decidir tomar más medidas y encontrar soluciones valiosas en los años venideros. Como resultado, los eventos y desarrollos futuros serán útiles para comprender y evaluar mejor las implicaciones de esta gran estrategia, así como la posición de China en el panorama político y económico mundial.