LA DIVERSIDAD CULTURAL DECLAMADA

Porque el idioma de la infancia
es un secreto entre los dos.
Porque le diste reparo
al desarraigo de mi corazón.
(Serenata para la tierra de uno)María Elena Walsh

¿50 años más de cine sin películas infantiles?

(@Alejandro MalowickiDirector de cine-Docente) Si hablamos de diversidad cultural deberíamos saber que ella solo será posible si nos ocupamos de nuestras infancias y está visto que en estos tiempos lo que se estaría haciendo por las infancias no alcanza para protegerlas. Son muchas y muchos las niñas y los niños que sufren las inclemencias de la falta de un techo, de un plato de comida o mejor dicho de las 4 comidas diarias qué necesitan para vivir. Un solo plato de comida no alcanza salvo qué se piense solo en su sobrevivencia.

Sí a estas carencias graves incluimos la ausencia de películas y series nacionales dirigidas a las infancias entonces la batalla cultural será definitivamente una batalla perdida.

En la Argentina se estrenan un promedio de 200 películas por año y en muchos de esos años y en el presente,dentro de esas 200 películas y salvo excepciones están ausentes laspelículas dirigidas a las audiencias infantiles.

Es muy triste qué la producción audiovisual tenga por olvidada a los niños y a las niñas y por supuesto a les adolescentes. Y esto no es consecuencia de la pandemia pues está realidad es muy anterior a esta desgracia.

Instituciones públicas cómo el Ministerio de Cultura, el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales y aquellas entidades que agrupan a directores, productores, técnicos y actores tampoco tienen presente al público infantil. Existen entidades de directores y de productores que organizan cursos y charlas para sus asociados sobre temas qué importan al cine pero no incluyen conversatorios que aborden la situación de la producción de películas y series dirigidas al público infantil. Inclusive publican revistas, notas y producen programas de televisión promoviendo a nuestro cine y a sus autores y el cine infantil y sushacedores brillan por su ausencia.

Entonces qué bueno sería qué en lugar de recitar discursos acerca de la necesidad de proteger a la cultura, a nuestro cine y a nuestra diversidad cultural intenten defenderla y promover con acciones que vayan en dirección a qué nuestras infancias desde hoy y hasta dentro de 50 años y más puedan gozar de películas y seriesnacionales que los entretengan que los emocionen y que alimenten sus almas con las semillas de la diversidad cultural.