La Cumbre de los Pueblos elevará un documento y se movilizará en el marco del encuentro de la CELAC

Las actividades comenzarán el lunes a las 9:30 con una conferencia de prensa.

Fuerzas políticas, centrales sindicales, organizaciones y movimientos sociales, realizarán un foro social, emitirán una declaración conjunta y marcharán hacia el hotel Sheraton, donde deliberarán los presidentes reunidos en la VII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC) que se desarrollará el martes 24 de enero en Buenos Aires.

Las acciones de la “Cumbre de los pueblos” comenzarán el lunes a las 9.30 con una conferencia de prensa que se realizará en Bartolomé Mitre 744, el Encuentro CELAC Social que se desarrollará a las 14 en el Museo Malvinas, ubicado en el predio de la ex ESMA, y culminará el 24 de enero una movilización que partirá desde Cerrito y avenida Santa Fe a las 12.

La iniciativa es impulsada por los partidos integrantes del Foro de San Pablo, y participarán por Argentina El Frente Grande, la CTA de los Trabajadores; CTA Autónoma; Confederación General del Trabajo de la República Argentina CGT-RA; UTEP; Frente Grande; Movimiento Evita; Frente Transversal Nacional y Popular; Partido Comunista de la Argentina; Partido Solidario; Partido Intransigente; FORJA; Somos Barrios de Pie; Organizaciones Libres del Pueblo; Corriente Clasista Combativa; Movimiento Territorial Liberación; MP La Resistencia, entre muchos otros.

Estas organizaciones elaboraron una declaración de cinco páginas en la que parten del diagnóstico de que “el mundo se encuentra hoy en una situación de crisis estructural, de disputa hegemónica y de crisis ambiental, que presentan nuevos desafíos para el sistema internacional en general y para América Latina y el Caribe en particular”. “La unidad de América Latina y el Caribe es una condición para alcanzar la verdadera  independencia; consolidar a la región como una zona de paz, en el sentido expresado en la Proclama aprobada en la II Cumbre de la CELAC, en La Habana, Cuba, el 29 de enero de 2014; tomar un sendero de desarrollo que dé fin a las inaceptables brechas con los países centrales; obturar la posibilidad de que nuestra geografía devenga un territorio de disputa entre potencias ajenas a ella; garantizar la estabilidad política”, añade.  

El documento incluye una serie reclamos al organismo regional: “Es necesaria una Nueva Arquitectura Financiera Internacional, orientada al desarrollo productivo con inclusión social. Esta nueva arquitectura financiera Internacional debería comenzar con una fuerte revisión del proceso de endeudamiento salvaje de nuestros países por parte de los centros financieros y sus agentes especulativos, así como diseñar estrategias donde el repago de las deudas soberanas recaiga en los actores económicos que se han beneficiado de estos procesos, y no sobre el conjunto de los sectores populares de la región”.

Las demandas incluyen encarar la “cuestión de la extranjerización de la tierra en la región”, condenar los golpes de Estado, en especial el de Perú y el reciente intento en Brasil, y contempla una condena “a los recientes intentos de magnicidio de la ex presidenta y actual vicepresidenta de la Argentina, Cristina Fernandez de Kirchner, y de la actual vicepresidenta de Colombia, Francia Marquez”.

“Demandamos la promoción, por parte de los gobiernos de la CELAC, de procesos de democratización de los poderes judiciales en América Latina y el Caribe, que se encuentran cooptados por intereses internacionales y locales que no corresponden con los de nuestros pueblos, para así dar fin al disciplinamiento social, la criminalización de la pobreza, la juventud y la protesta, así como a la persecución político-judicial o guerra jurídica contra los y las líderes populares”, señala el texto en relación al lawfare.

También demandan “la liberación de todos los presos políticos y todas las presas políticas en la región” y mencionan en particular a la dirigenta argentina Milagros Sala.

Las organizaciones consideran “imperioso que la CELAC sostenga un posicionamiento firme en relación con la finalización de la guerra en Ucrania”, a la vez que rechazan “toda forma de colonialismo o neocolonialismo en América Latina y el Caribe” y ratifican la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas.

“Denunciamos que la base de la OTAN, representada por Gran Bretaña, en el territorio usurpado a la República Argentina, representa un peligro para toda la región y forma parte de un dispositivo de dominio anglosajón más amplio y ambicioso sobre la región. Exhortamos a los gobiernos de la CELAC a tomar las medidas necesarias para poner fin pacíficamente a esta  situación, al amparo del derecho internacional”, añaden.

El documento base de la Cumbre de los Pueblos también repudia “todo bloqueo ejercido contra cualquier país de la región”, y demanda “no solo la finalización de los bloqueos actualmente existentes sino la definición de mecanismos de reparación a los pueblos que los sufren”.

Otras de las organizaciones que participarán de los debates son: el Frente Social Patria Nueva; Frente Social 17 de Octubre; Movemos; Espacio Puebla; Movimiento Octubres; Corriente Nuestra Patria; Corriente Pueblo Unido; Peronismo de la Soberanía; Partido por el Trabajo y el Pueblo – Partido Comunista Revolucionario; Confederación Sindical de las Américas; Encuentro Sindical Nuestra América; Asociación Trabajadores del Estado; Federación Judicial Argentina; Sindicato Federación Gráfica Bonaerense; Federación Argentina de Trabajadores de Prensa; Sindicato de Obreros Curtidores; Movimiento de Trabajadores Organizados; Confederación Latinoamericana de Trabajadores del Estado; Asociación de Educadores de América Latina y El Caribe, entre otras. A ellos se suman organizaciones de Uruguay, Brasil, Chile, Paraguay, Perú, Colombia, Cuba, Venezuela, Honduras, Costa Rica, Panamá, Ecuador, Haití, Nicaragua, El Salvador, República Dominicana, Guatemala, México y los Estados Unidos.